The event will be closed by Congresswoman Velázquez, a Puerto Rican elected by a New York district, who has introduced a legislation to increase transparency of the hedge funds' (also known as "vulture funds") financial activities.
Nydia Velázquez, congresista demócrata boricua.

Washington D.C. - La congresista demócrata Nydia Velázquez (Nueva York) adelantó que la speaker Nancy Pelosi enviará pronto a la Casa Blanca sus candidatos para llenar dos de las vacantes en la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), tras el presidente Donald Trump nombrar a un exrepresentante de bonistas del gobierno al ante fiscal.

“Nancy Pelosi está evaluando candidatos que va a someter a la consideración del presidente de Estados Unidos”, indicó Velázquez, en una conversación con representantes de Boricuas con Biden, un grupo independiente que respalda la candidatura del candidato presidencial demócrata, Joe Biden.

Velázquez - cercana a la presidenta de la Cámara baja-, reconoció que existe la preocupación de que el presidente Trump quiera tratar de obviar las recomendaciones de los líderes del Congreso para acaparar los puestos en la Junta, refiriéndolos al Senado, que en este momento es controlado 53-47 por los republicanos.

“Mi posición era que no se sometiera ningún nombramiento, para esperar al resultado de las elecciones. Pero, entendemos que no podemos asumir que el presidente no decida someter los nombramientos para llenar todas las vacantes”, dijo la puertorriqueña Velázquez

Trump nombró la semana pasada al socio administrador de DCI Group Justin Peterson como nuevo miembro de la JSF, en sustitución del exjuez de quiebras Arthur González, quien fue clave en las decisiones legales del ente fiscal, creado por la ley Promesa hace cuatro años.

“Este señor ha sido un cabildero que ha defendido a los acreedores y los fondos buitre en contra del gobierno de Puerto Rico”, dijo Velázquez, al volver a denunciar la designación de Peterson.

DCI Group representó por lo menos hasta julio de 2018 al primer grupo de bonistas generales del gobierno de Puerto Rico, que buscó evitar que la Isla tuviera un mecanismo para reestructurar su deuda pública.

La empresa de relaciones públicas y cabildeo, con oficina en Washington D.C. y que tuvo bajo contrato a políticos y otras figuras de la Isla, también tuvo a su cargo una campaña de descrédito en contra del gobierno de Puerto Rico.

Los siete nombramientos de la primera JSF vencieron el 30 de agosto de 2019. Recientemente, José Carrión III, José Ramon González y Carlos García, tres de los puertorriqueños del organismo, renunciaron a sus puestos.

Junto al recién llegado Peterson, siguen en la JSF su nuevo presidente, David Skeel, Andrew Biggs, y la puertorriqueña Ana Matosantos.

Bajo el mecanismo alterno de la ley Promesa, Trump podía nombrar directamente a uno de los miembros como hizo al designar a Peterson y sustituir al exjuez González. Mientras, los otros seis puestos dependen de candidatos que presenten los líderes del Congreso.

La speaker Pelosi, como presidenta cameral, debe someter dos listas con tres candidatos para llenar dos de las vacantes. Uno de los que el presidente Trump escoja de las listas de candidatos de Pelosi debe ser residente o tener negocios en Puerto Rico.

El líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell (Kentucky) – quien recomendó a Biggs y Skeel-, puede presentar también una lista con cuatro candidatos para llenar dos de las vacantes. No se descarta que vuelva a recomendar a Biggs y Skeel.

Los otros dos puestos dependen de las recomendaciones que hagan el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer, y el jefe de la minoría republicana de la Cámara baja, Kevin McCarthy.