Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Republicanos de la Cámara baja fracasaron al tratar de llevar al secretario Mayorkas a un juicio político

La mayoría también vio derrotada su resolución para asignar fondos de emergencia a Israel, excluyendo a Ucrania

6 de febrero de 2024 - 6:20 PM

Los republicanos de la Cámara baja buscan llevar al secretario de Seguridad Interna, Alejandro Mayorkas, a un juicio político en el Senado. (The Associated Press)

Washington D. C. – El liderato de la mayoría republicana de la Cámara de Representantes fracasó el martes en su intento de llevar al secretario de Seguridad Interna, Alejandro Mayorkas, a un juicio político en el Senado estadounidense, tras imputarle incumplir con las leyes y la “confianza pública”.

Nunca en la historia de Estados Unidos se ha llevado a un miembro activo del gabinete a un juicio político. Tampoco nunca había sido derrotada, por cierto, una votación de este tipo en la Cámara baja.

Con una mayoría de 219 a 212, con cuatro vacantes (tres republicanas y una demócrata) y la ausencia del líder de la mayoría, Steve Scalise (Luisiana), el speaker Mike Johnson solo podía perder tres votos.

Los Tom McClintock (California), Ken Buck (Colorado) y Mike Gallagher (Wisconsin) rechazaron el ‘residenciamiento’ de Mayorkas, lo que mantuvo la votación empate 215-215 por varios minutos. Convencidos de que la resolución estaba derrotada, el vicepresidente de la conferencia republicana, Blake Moore (Utah), cambió su voto para poder pedir una reconsideración próximamente.

La votación final fue 214-216. Si la Cámara baja votara a favor de la resolución, de todos modos los demócratas del Senado han indicado que absolverán a Mayorkas.

“Claramente existe un acuerdo bipartidista en el sentido de que este truco de juicio político inconstitucional y sin fundamento debería fracasar. Los republicanos de la Cámara de Representantes deberían darse cuenta de que maniobras políticas extremas como ésta son una pérdida de tiempo y, en cambio, unirse al presidente, al secretario Mayorkas y a los republicanos y demócratas que quieren trabajar juntos para ofrecer soluciones reales que realmente fortalezcan la seguridad fronteriza”, indicó Ian Sams, portavoz de la Casa Blanca.

La semana pasada, el Comité de Seguridad Interna de la Cámara, en votación partidista, aprobó una resolución que alega que el secretario Mayorkas- nacido en Cuba-, se ha negado de forma “deliberada y sistemática a cumplir” con las leyes de inmigración y violado la confianza pública al alegar “falsamente” que la frontera con México estaba bajo control.

La única vez que se puso en marcha un proceso de destitución contra un miembro del gabinete fue en 1876, contra el entonces ex secretario de Guerra William Belknap, quien fue absuelto en el Senado, donde se requieren dos tercios de los votos para expulsar a Mayorkas.

El congresista McClintock sostuvo que las denuncias presentadas por sus colegas resumen con certeza “el enorme daño económico y social de las políticas públicas de esta administración en torno a la frontera”, pero fallan en “identificar un delito cometido por Mayorkas que justifique un proceso de destitución”.

“En efecto, distorsionan y estiran la Constitución para hacer que esta administración rinda cuentas por distorsionar y estirar la ley”, dijo McClintock, antes de ofrecer un mensaje en el hemiciclo.

El demócrata James McGovern (Massachusetts) elogió, en otro mensaje en el hemiciclo, la valentía de McClintock. “Este proceso es un engaño”, sostuvo McGovern

En la red social X, el presidente del Comité de Seguridad Interna, el republicano Mark Green (Tenesí), ha insistido en que Mayorkas ha incumplido en términos generales con la ley, al no “asegurar” la frontera.

“Lo que evidentemente falta en (estas denuncias) es cualquier cargo real o incluso una pizca de evidencia de delitos o faltas graves: el estándar constitucional para el juicio político. Esto no debería sorprendernos porque la llamada ‘investigación’ de los republicanos sobre el secretario Mayorkas ha sido un asunto notablemente libre de hechos”, indicó el líder de la minoría demócrata en el Comité de Seguridad Interna, Bennie Thompson (Misisipi).

La votación del martes es un nuevo ejemplo de la polarización que domina el debate político en Washington y tiene lugar en momentos en que hay grandes divisiones sobre cómo revisar las normas de inmigración estadounidense.

El Senado tiene previsto votar el miércoles para decidir si avanza hacia una potencial votación final un proyecto de ley que, entre otras cosas, impondría nuevos límites en el proceso de asilo político en la frontera, y a la misma vez asignaría $60,600 millones a Ucrania y $14,300 millones a Israel. Esa legislación puede ser aparcada, ante el rechazo de muchos republicanos y demócratas. Se requieren 60 votos para que avance.

Al mismo tiempo, el liderato republicano de la Cámara baja sufrió otra derrota, al quedar descarrilada una medida que buscaba asignar $17,600 millones a Israel, la cual fue criticada por los demócratas debido a que excluyó a Ucrania o no imponía condiciones al gobierno de Benjamin Netanyahu.

Los demócratas denunciaron tambíén la medida, que requería el apoyo de dos tercios de la Cámara baja, por entender que era un intento del speaker Johnson y los demás líderes republicanos de difuminar su decisión de descartar llevar a votación el proyecto del Senado, si fuera aprobara en el otro cuerpo legislativo.

La votación fue 250-180. Un total de 46 demócratas votó a favor de la medida. Catorce republicanos votaron en contra.

“Estamos dispuestos a apoyar cualquier esfuerzo bipartidista serio en relación con la relación especial entre Estados Unidos e Israel, nuestro aliado más cercano en el Medio Oriente. Desafortunadamente, la legislación independiente introducida por los republicanos de la Cámara de Representantes durante el fin de semana, en el último momento sin previo aviso ni consulta, no se ofrece de buena fe. Más bien, es un intento abiertamente obvio y cínico por parte de los extremistas del MAGA de socavar la posibilidad de un paquete de financiamiento bipartidista integral que aborde los desafíos de seguridad nacional de Estados Unidos en el Medio Oriente, Ucrania, la región del Indo-Pacífico y en todo el mundo”, indicó el líder de la minoría demócrata cameral, Hakeem Jeffries (Nueva York).

El speaker Johnson, por su parte, sostuvo que “la decisión del presidente Biden y del líder Schumer de torpedear este proyecto de ley para ayudar al pueblo israelí en su lucha contra Hamas es una reprimenda decepcionante para nuestro aliado más cercano en Medio Oriente en un momento de gran necesidad”.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: