Noticia
Basado en hechos que el periodista haya observado y verificado de primera mano, o en información verificada que proviene de fuentes bien informadas.
Playa Puerto Nuevo en Vega Baja: Seis años con la bandera azul

El lugar se ha convertido en un símbolo de seguridad y sostenibilidad en la isla

2 de junio de 2024 - 11:10 PM

La Playa Puerto Nuevo en Vega Baja ha logrado la distinción desde el 2018 hasta el presente. (Suministrada)

Hace 20 años que el Programa Bandera Azul, operado por la Organización Pro Ambiente Sustentable (OPAS), certifica las playas, marinas y embarcaciones en Puerto Rico que cumplen con altos estándares de seguridad, sostenibilidad y sustentabilidad, garantizando una experiencia inigualable para sus visitantes.

Sin embargo, a pesar de la abundancia de recursos marinos en el archipiélago puertorriqueño, solo un puñado de litorales cumplen con los patrones del ente a nivel internacional, cuyo propósito es la conservación de los espacios naturales en el globo terráqueo.

Aunque parezca una misión casi imposible, la Playa Puerto Nuevo en Vega Baja ha logrado la ambiciosa distinción por seis años consecutivos, del 2018 hasta el presente, convirtiéndose en un modelo a seguir para la cantera de espacios paradisiacos que tanto atraen a turistas y locales.

¿Qué representa una certificación Bandera Azul?

Carmen Rosa Valentín del Río, directora ejecutiva de OPAS, resaltó que, “el que una playa sea Bandera Azul representa una garantía o una oferta tanto al turista como al local, a tener una playa que es segura, sostenible y sustentable”.

“Es decir, es una playa a donde puedes ir con tu familia y sentir que vas a tener esa seguridad de que es un lugar que no tiene corrientes (marinas), hay salvavidas, es un lugar donde la calidad del agua es apropiada y donde hay unos códigos de conducta que se supone que están dirigidos a que tengan un buen día con la familia en lo que es seguridad y el lugar es saludable”, resumió.

En el pasado, otras playas que ostentaron el galardón fueron: “Balneario de Cabo Rojo, el Islote Caja de Muerto que fue la primera reserva marina con el galardón en Puerto Rico y el Caribe y el Balneario Punta Salinas en Toa Baja”.

Igualmente, “(la playa) Cerro Gordo en Vega Baja, Seven Seas en Fajardo, Balneario La Monserrate en Luquillo, Sun Bay en Vieques y Flamenco en Culebra”, también recibieron sus certificaciones.

No obstante, “actualmente, solo tenemos la Playa Puerto Nuevo en Vega Baja”.

“Por lo general, casi siempre son balnearios porque las playas que suelen tener salvavidas, que es uno de los elementos más limitantes, suelen ser balnearios”, reveló.

“Cabe mencionar que, después de los huracanes Irma y María, las infraestructuras en general quedaron bastante impactadas y por eso, hay una realidad de que en Puerto Rico, los procesos de recuperación han tomado tiempo y ahora es que están comenzando esos proyectos de restauración de esas infraestructuras y mejoras”, explicó.

El programa, según Valentín del Río, “reconoce o promueve el uso sostenible de los recursos marinos y reconoce lo que son playas, marinas y embarcaciones de operaciones turísticas que tienen una operación sustentable”.

“Además de que cumplen con unos criterios de educación ambiental, de seguridad, de salud, que tienen sus salvavidas, que son playas donde no hay corrientes, donde hay una calidad de agua satisfactoria y tiene unos componentes de infraestructura donde están en buen estado”, manifestó.

“También, estos lugares son accesibles para personas con diversidad funcional y sus prácticas ambientales son sostenibles. Es decir, que tienen cuidado con lo que hacen, cómo manejan la playa para velar por la continuidad del recurso”, señaló la bióloga marina egresada de la Universidad de Puerto Rico en Humacao.

Entre los factores a evaluar, luego de la solicitud para entrar al programa, está el asunto de los salvavidas que, según la directora ejecutiva de OPAS, “es una de las cosas críticas”.

“Igualmente, se evalúa si tiene salidas de agua, historial de calidad de agua, así como el manejo de desperdicios; tienes un programa de cómo manejar y no es solamente recoger la basura sino promover que se recicle o se reduzcan los desperdicios”, advirtió.

“Luego, se solicita información sobre sus tácticas de manejo, planes de emergencia, entre otros criterios. Entonces, nosotros evaluamos, hacemos las recomendaciones para que, si todavía no están cumpliendo los criterios, puedan desarrollar un plan para entrar”, añadió.

El próximo paso es la presentación a un jurado nacional integrado por representantes de seguridad acuática, calidad de agua, Junta de Calidad Ambiental, Asociación de Salvavidas, Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, Programa Sea Grant y otros profesionales relacionados al tema.

Luego, una vez adquiere el visto bueno del jurado a nivel de Puerto Rico, la organización somete la propuesta a nivel internacional que, evalúa el caso y planta Bandera Azul en el lugar.

De hecho, la certificación se expide de noviembre a junio “porque dejamos fuera el periodo activo de huracanes; es más complejo cumplir con los criterios. En términos de las marinas y embarcaciones es todo el año”.

“Durante toda la temporada, nosotros estamos visitando constantemente para verificar si en efecto, siguen con el cumplimiento de los criterios”, asintió la ejecutiva de la organización sin fines de lucro que inició con un programa piloto en 2004, en colaboración con la Compañía de Turismo de Puerto Rico.

Otras certificaciones Bandera Azul vigentes se expidieron a Marina Safe Harbor Puerto del Rey en Fajardo, Compañía Caribe Bliss con la embarcación Tortuga, East Island con sus embarcaciones Eco Isleño, Zatara, Caribe Spirit, East Wing, Blue Paradise, Island Flyer y Tropical Escape y, Bella Venturas con U Turn y Josiah’s Reach.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: