Los jugadores de la selección de Puerto Rico en la sesión de entrenamiento de Puerto Rico el martes con miras al juego ante Túnez. (GFR Media)

Guangzhou, China – Los integrantes de la selección de Puerto Rico confían en que mañana, miércoles, en la noche empacarán maletas para dirigirse a la ciudad de Wuhan rumbo a la segunda ronda de esta Copa Mundial de FIBA.

“Esa es la meta. Llevamos tres semanas trabajando fuertemente para lograr el pase. Nos dimos la oportunidad y ahora nos preparamos para enfrentar a un buen grupo como el de Túnez”, declaró el capitán de la escuadra boricua, David Huertas, al terminar una sesión de entrenamiento, el martes.

El combinado puertorriqueño enfrentará el miércoles a Túnez desde las 4:30 a.m. (hora de Puerto Rico) para definir el segundo y último boleto disponible en el Grupo C para la ronda de los mejores 16 equipos. Ambos equipos juegan para 1-1, tras vencer a Irán y perder ante España, que ya ponchó su pasaje a Wuhan.

El perdedor del partido no terminará su participación en la primera etapa. Viajará a Pekín para jugar en una ronda de consolación con el propósito de definir las posiciones de la 17 a la 32. Es importante figurar en las primeras 26 posiciones para garantizar un espacio en el Repechaje Olímpico del próximo año.

El ganador, a su vez, llegará a Wuhan para cruzarse con los dos mejores equipos del Grupo D, donde Serbia e Italia ya aseguraron sus respectivos pases. Cada equipo jugará dos partidos en esta fase (contra los rivales del otro grupo) y los mejores dos adelantarán a los octavos de final.

El choque de mañana se trata de un séptimo juego; uno de vida o muerte. Y en el grupo hay optimismo. En la sesión de la noche se vieron relajados y confiados en que saldrán por la puerta ancha. Había un buen ánimo entre ellos.

“No es la primera vez que estamos en esta situación”, dijo el base Gary Browne al recordar el compromiso de muerte súbita ante Uruguay por el último boleto al Mundial en el sistema clasificatorio de las ventanas. “Anteriormente pasamos por lo mismo y tuvimos éxito. Es cuestión de hacerlo otra vez. Hay que salir a dar lo mejor”, abundó Browne.

Túnez y Puerto Rico registraron números similares en los primeros dos encuentros. Los africanos promediaron 70.5 puntos, 30.0 rebotes y 18.5 asistencias por juego. Puerto Rico tuvo medias de 73.0 puntos con 36.0 rebotes y 16.5 asistencias.

En su primer choque, Túnez fue apabullado 101-62 por España, pero luego superó fácilmente a Irán (79-67), al tiempo que Puerto Rico tuvo que remontar un déficit de 17 puntos en el último parcial para salir airoso (83-81) ante Irán, y luego batalló de tú a tú con España antes de caer por final de 73-63.

El pívot Salah Mejri ha sido su líder ofensivo con 18.5 puntos, seguido de Michael Roll con 12 tantos y Makram Ben Romdhane con 11.5.

Huertas, en tanto, encabeza la ofensiva boricua con 19.5 puntos, seguido de Browne con 10.5.

El martes, el conjunto entrenó una hora y media, y repasó los esquemas ofensivos de Túnez. En la mañana también vieron videos de su rival de turno.

“Nos seguimos preparando para el desafío de mañana”, dijo el mentor Eddie Casiano. “Túnez es un equipo que no aguanta el balón. Lo mueve muy bien. Tienen un jugador grande (Salah) que corre bien y que tira bien de afuera con tiempo y espacio. Tenemos el reto de defender el pick and roll y contener sus tiradores”, precisó. “Y en la ofensiva no podemos martillar tanto el balón. Hay que moverlo de lado a lado y buscar el tiro de por ciento. Esperamos estar bastante bien para el juego de mañana”.

En su carrera, Casiano enfrentó múltiples juegos cruciales como jugador. Conoce muy bien lo que se requiere para enfrentar un desafío de este nivel. “Estamos claros en la importancia del partido. Hay que jugar con intensidad en los 40 minutos si queremos estar entre los mejores 16 del mundo. Hay que salir a darlo todo”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios