En el documental, Phil Jackson reconoció la importancia que tuvo el BSN en su carrera para entender "el proceso" como dirigente. (AP / Archivo)

Los fanáticos del baloncesto en Puerto Rico se llevaron anoche una grata sorpresa, cuando el documental “The Last Dance” le dedicó más de un minuto al paso del dirigente Phil Jackson por el Baloncesto Superior Nacional.

El cuarto episodio, que fue transmitido anoche por ESPN, se adentró en la figura de Jackson, quien dirigió a los Bulls a seis campeonatos en ocho temporadas. El documental, de diez episodios en total, trata sobre el último los seis títulos de esos Bulls de Michael Jordan, ganado en la temporada de 1997-1998.

En el documental, Jackson reconoció la importancia que jugó Puerto Rico y el BSN en su desarrollo como timonel. Jackson trabajó en la isla de 1984 a 1987 con los Piratas de Quebradillas y los Gallitos de Isabela.

“Hay una animosidad local entre estos pueblos pequeños. Te tiraban piedras al carro”, recordó sonriente Jackson en la entrevista. “La vez que fui a Quebradillas, fue feroz. El alcalde una vez le disparó a un árbitro y le dio en la parte baja de la pierna”.

En el documental, también es entrevistado Charley Rosen, quien era asistente de Jackson en Puerto Rico. Rosen recordó una anécdota en la que los fanáticos del equipo contrario mataron una gallina y derramaron su sangre sobre el banco de jugadores.

Jackson, por su parte, reconoció en el documental la importancia de su tiempo en Puerto Rico. En 1987 fue nombrado asistente de los Bulls, y dos años después fue promovido al puesto de entrenador en propiedad en sustitución del despedido Doug Collins.

“La realidad es que hay mucho amor por el juego y aprendí muchas cosas en el proceso”, dijo Jackson en la entrevista del documental.

No es la primera vez que Jackson habla sobre el impacto que tuvo el BSN en su carrera.

De hecho, en el discurso cuando fue exaltado al Salón de la Fama del baloncesto en el 2007, Jackson agradeció a las organizaciones que le dieron la oportunidad de dirigir, y mencionó a los Piratas y los Gallitos.

En el libro “Sacred Hoops”, publicado en el 1995, le dedicó dos páginas y media a su travesía de cuatro temporadas en el BSN. Jackson hace diferentes relatos de algunas de sus experiencias en el torneo, describiendo el ambiente dentro y fuera del tabloncillo.

“Los fanáticos se presentaban temprano, a menudo borrachos, haciendo sonar tamboras y sonando cornetas. A menudo había peleas en las gradas”, contó Jackson, quien debutó con los Piratas en el 1984.

En ese libro, Jackson asegura que tuvo roces con la entonces estrella de los Piratas Raymond Dalmau, lo que llevó a su despido y luego fue contratado por los Gallitos.

“Tres semanas después de que llegué a Puerto Rico, fui despedido debido a que a la superestrella del equipo no le gustó el sistema de baloncesto que había implantado. Sin embargo, el dueño del equipo me buscó otro lugar para mí con un mejor equipo, los Gallitos de Isabela. Los Gallitos llegaron a la final ese año -el logro más alto para ellos- y retorné por otros tres veranos”, dijo Jackson, quien perdió la final ante Canóvanas.

También confesó haber quedado impresionado con la pasión de los canasteros locales. “Los jugadores amaban el juego... una vez los jugadores salían al tabloncillo, ellos se envolvían en el juego con una desenfrenada energía. Algunas veces ellos jugaban con tanto delirio que lo que hacía era sentarme y mirarlos jugar”, abundó Jackson, al recordar que “no todos los jugadores hablaban inglés, y mi español consistía en una sola palabra: “Defensa”.

En su más reciente libro, “Eleven Rings” (publicado en el 2013), Jackson también hace un par de menciones a Puerto Rico. En el capítulo 15, Jackson rememora cuando dirigía a los Lakers de los Ángeles y enfrentaban en la postemporada a los Kings de Sacramento. Un reportero le preguntó cómo iba a lidiar con el duro ambiente de la cancha en Sacramento, a lo que Jackson le ripostó con “yo dirigí baloncesto en Puerto Rico, donde si ganabas como visitante, te explotaban las gomas y podrían sacarte del pueblo con piedras rompiendo las ventanas de tu carro”.

“The Last Dance” continuará el próximo domingo con los episodios cinco y seis, de un total de diez.


💬Ver 0 comentarios