Ricardo Dalmau está en su primer año como presidente del organismo. (GFR Media)

Las pruebas de dopaje brillaron por su ausencia en las últimas cuatro temporadas en el Baloncesto Superior Nacional (BSN) y la nueva administración del organismo no puede garantizar que las mismas estarán de vuelta para esta campaña.

El nuevo presidente de la liga, el exjugador Ricardo Dalmau, expresó que están evaluando la posibilidad de suministrar las pruebas para detectar el uso de esteroides y anabólicos, y drogas antisociales.

“Esto siempre ha estado en el reglamento. No se han realizado por determinación de la gerencia. Pero la gerencia siempre ha tenido esa medida en la mano para ejecutarla”, dijo Dalmau a El Nuevo Día.

“Hay que mirar a medida que pase la temporada. Son cosas que, si uno las va a hacer, no las dice. Siempre ha estado ahí. Si lo fuera hacer no lo puedo decir. Se tienen que analizar ciertos aspectos financieros y operacionales. El costo depende del tipo de prueba, lo que quieres probar, qué tipo droga y hasta cuándo la vas a extender. Hay unas regulaciones de FIBA que nos dejamos llevar. No puedo decir si sí o no, en estos momentos”, agregó Dalmau.

El BSN entra a su quinto año consecutivo sin suministrar pruebas de dopaje ante la falta de recursos económicos.

Durante la administración pasada, el expresidente Fernando Quiñones dijo que la Comisión Antidopaje del Comité Olímpico local (NADO) le exigió al BSN realizar las pruebas a través de un laboratorio certificado por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA), gestión que elevaba los costos.

Quiñones expresó en el 2018 que el precio total de las pruebas en el BSN a un mínimo de cuatro jugadores por equipo durante la fase regular era de alrededor $60,000.

En el 2015 se realizaron por última vez dichas pruebas para detectar el uso de esteroides y anabólicos con Quiñones fungiendo como director de torneo.


💬Ver 0 comentarios