El base de los Mavericks, José Juan Barea, dijo que prefiere jugar en una sola sede sin la compañía de familiares. (The Associated Press)

José Juan Barea ha participado en las teleconferencias con el comisionado de la NBA, Adam Silver, y entiende que esta temporada se va a reanudar en algún momento entre julio y agosto en una sola sede sin público en las gradas.

“Últimamente en las reuniones con jugadores, dueños y coaches lo que se habla es que se va a jugar. Que nos preparemos porque se va a jugar en julio o en agosto, y será en Las Vegas o en Orlando”, dijo el armador de los Mavericks de Dallas en el podcast Tiempo Extra de El Nuevo Día.

“Todavía estamos en un 70-75% para que se vuelva a jugar. Todos los jugadores quieren jugar. Hicieron unas votaciones y todos contestaron que quieren jugar. Y la NBA está tomando todas las medidas con mucho cuidado”, indicó.

Escucha aquí el podcast:

La temporada fue suspendida hasta nuevo aviso el pasado 11 de marzo, cuando el pívot del Jazz de Utah, Rudy Gobert, arrojó positivo al coronavirus. Todavía restaban poco más de 250 partidos de la fase regular. Y la NBA desea culminar la etapa regular y luego comenzar los playoffs.

En pasados días, Silver le dijo a los jugadores que espera anunciar una determinación final sobre el futuro de esta temporada entre dos y cuatro semanas.

En las conversaciones con el comisionado de la liga, Barea dijo que el tema más neurálgico es el de las pruebas al COVID-19 al reconocer que las rápidas no son efectivas para detectar el virus. Y este es un aspecto fundamental en un deporte donde siempre hay contacto físico entre jugadores.

“Hasta que no haya suficientes pruebas y que sean 100% (efectivas) no se va a jugar. La NBA no le quiere quitar pruebas a nadie. Para ellos es importante que haya pruebas disponibles para todo el mundo y que no se estén gastando en la NBA por gastar. (Mark) Cuban nos dijo que están bien cerca de tener todo eso listo”, dijo Barea en referencia al dueño de los Mavericks.

“He estado en todas las llamadas con el comisionado, y los jugadores le hacen muchas preguntas. Silver es un duro como comisionado al ver como contesta todas las preguntas”, abundó.

La NBA, a su vez, ha discutido la posibilidad de reanudar la temporada en una sede, sea en Orlando o en Las Vegas. Ha trascendido que el complejo de Disney World en Orlando se perfila como sede favorita para albergar a los 30 equipos y efectuar los 259 partidos que restan de la etapa regular y todas las series de postemporada. El complejo cuenta con hoteles e instalaciones para entrenamientos y partidos.

“Una vez entremos nos harán pruebas y no podrás salir hasta que te elimines. El que llegue a la final podría estar tres meses. Y jugar sin fanáticos será algo bien diferente y raro, pero hay que hacerlo. Se ve que se va a dar. Están en los últimos detalles de cómo lo van a hacer”, apuntó.

Jugar en una sede sin familia

En la opción de jugar en una sede, Barea también dijo que le han preguntado si desean llegar acompañados de sus respectivas familias o no. Él prefiere llegar solo a la sede, velando por la seguridad de su esposa e hijos.

“Hicieron esa pregunta sobre las familias y unos contestaron que sí y otros no. Creo que todos hemos tiempo suficiente para compartir con la familia, y llevar allí a la familia es difícil porque hay más personas (en un mismo lugar). Es un sacrificio que los jugadores tendremos que hacer si quieren jugar. Todavía no hay una decisión”, dijo Barea al indicar que todo apunta a que la próxima campaña, la 2020-21, comenzará el 25 de diciembre.

Camino a la reanudación de la temporada, la NBA autorizó la celebración de entrenamientos en aquellas ciudades donde permiten el uso de las instalaciones de los equipos. Ya hay varios conjuntos activos. Dallas no es uno de ellos.

Barea dijo que en algún momento el propietario de los Mavericks aprobará la reapertura de las instalaciones, cuando el conjunto ocupa la séptima posición en la Conferencia del Oeste y luce encaminado a clasificar a la postemporada.

Su encuentro con Jordan

De otra parte, Barea dijo que disfrutó los 10 episodios del documental “The Last Dance” sobre el último campeonato de Michael Jordan con los Bulls de Chicago en la temporada 1997-98.

“Desde pequeño, Jordan era lo más grande y aquí pudimos ver más detalles de su mentalidad”, dijo Barea antes de recordar su encuentro con el legendario jugador y dueño de los Hornets de Charlotte.

“Una vez en Charlotte estoy saliendo del camerino para calentar y él viene caminando y nos vamos a cruzar. Me puse nervioso y le digo: ‘What's up MJ?’ Y él me dice: ‘What's up JJ?’ Eso fue lo más grande para mí y rápido llamé a mi padre y hermano para contarles”, contó Barea entre risas.


💬Ver 0 comentarios