El pasado 14 de marzo, los Leonesse negaron a salir a jugar en San Germán, tras la suspensión de Carlos Arroyo. En la foto, el apoderado de Ponce, Jerry Misla. (Suministrada) (horizontal-x3)
El pasado 14 de marzo, los Leones se negaron a salir a jugar en San Germán, tras la suspensión de Carlos Arroyo. En la foto, el apoderado de Ponce, Jerry Misla. (Suministrada)

La gerencia de los Leones de Ponce cumplió con un pago $15,000 a la franquicia de los Atléticos de San Germán ante las pérdidas económicas registradas en el partido confiscado el pasado 14 de marzo en el coliseo Arquelio Torres Ramírez, supo El Nuevo Día.

El equipo de los Atléticos ya recibió el pago de parte de la administración de los Leones como parte de una resolución emitida por la Liga del Baloncesto Superior Nacional (BSN) en la que estableció que la franquicia ponceña debía cubrir las pérdidas registradas por los Atléticos, cuando se negaron a salir a jugar, luego de la suspensión del base Carlos Arroyo por violar el tope salarial de 2015 con los Cangrejeros de Santurce. La gerencia de San Germán sometió un informe detallado con las pérdidas.

Originalmente, el director de torneo del BSN, Alfredo “Piraña” Morales, también multó por $20,000 a la franquicia de los Leones, pero luego el presidente Fernando Quiñones eliminó la misma ante una reconsideración del apoderado Jerry Misla.

Al momento, Quiñones, a su vez, continúa evaluando una reconsideración de Arroyo con relación a su suspensión de 10 partidos y una multa de $8,000. Quiñones lleva más de tres semanas sin emitir una resolución ante dicha petición del veterano canastero. El oficial examinador del BSN, Lee Sepulvado, suspendió y multó a Arroyo al confirmar que éste violó el tope de $120,000 con los Cangrejeros en 2015.


💬Ver 0 comentarios