Doc Rivers reconoció que su equipo no cumplió con las altas expectativas que se tenían. (Mark J. Terrill)

Lake Buena Vista, Florida - El entrenador de los Clippers de Los Ángeles, Doc Rivers, se responsabilizó por el fracaso del equipo en cumplir con las expectativas de campeonato que se tenían con ese quinteto.

“Soy el entrenador y asumiré cualquier culpa por ello. Pero no cumplimos con nuestras expectativas, claramente”, subrayó Rivers al concluir el partido decisivo entre Los Ángeles y los Nuggets de Denver por el pase a las finales de la Conferencia Oeste de la NBA.

En ese séptimo encuentro, celebrado anoche, Denver derrotó al quinteto de Rivers por marcador de 104-89. De esta forma, los Nuggets se convirtieron en el primer equipo en la historia de la NBA en recuperarse de un déficit de 3-1 en dos series en la misma postemporada.

De hecho, esta es la tercera vez que Rivers pierde una serie que su equipo lideraba 3-1. También sucedió cuando estuvo con los Magic de Orlando contra los Pistons de Detroit en el 2003 y con los Clippers ante los Rockets de Houston en el 2015.

Asimismo, los Clippers tienen marca de 0-8 en partidos que podrían asegurarle un viaje a las finales de conferencia.

“Honestamente, se podía ver la diferencia entre los dos equipos. Ese equipo (Denver) ha estado unido”, destacó Rivers. “Todo lo contrario de lo que sucedió con nosotros, que no pudimos definir”.

El dirigente señaló que esa realidad se podía ver a medida que avanzaban los partidos.

“Ellos se mantuvieron unidos en la lucha, sin importar lo que señalase el marcador, mientras que nosotros nos perdimos en la ejecución del juego”, explicó. “Todo el crédito y la mejor suerte para los Nuggets en las finales frente a Los Angeles Lakers”.

Las esperanzas de que los Clippers pudieran llegar a la final de su conferencia, donde nunca han estado en toda su historia, estaban apuntaladas en las incorporaciones de los aleros estrellas Kawhi Leonard y Paul George.

Leonard terminó con 14 puntos en 6 de 22 tiros, incluidos 2 de 7 triples, capturó seis rebotes y repartió seis asistencias, sin que pudiese ser factor ganador.

Lo mismo que le sucedió a George, quien se tuvo que conformar con apenas 10 puntos, después de fallar 4 de 16 tiros de campo, incluidos 2 de 11 desde fuera del perímetro.