José Juan Barea junto a Eddie Casiano en 2016.
José Juan Barea junto a Eddie Casiano en 2016. (Ramon Tonito Zayas)

Para José Juan Barea, la salida de Eddie Casiano de la dirección del Equipo Nacional significa un nuevo comienzo para el programa adulto de baloncesto en la isla y una oportunidad para establecer un plan que le devuelva el brillo perdido al combinado patrio.

El ahora integrante de los Cangrejeros de Santurce reaccionó sorprendido ante la noticia del fin de la relación entre la Federación de Baloncesto y el mentor luego de una estadía en el puesto por cinco años.

“Me tomó desprevenido porque no estoy pendiente a lo que está pasando en la Selección ahora mismo. Estoy 100 por ciento en el BSN. Son cosas que pasan”, dijo el armador de los Cangrejeros a El Nuevo Día.

“Ahora, tenemos que comenzar a movernos, a un nuevo comienzo con un nuevo líder. Hablé con Carlos (Arroyo, gerente general) y con Yum (Ramos, presidente federativo) para decirles que estoy dispuesto a ayudar en lo que necesiten para el futuro de la Selección. Ya la semana que viene nos sentamos (a hablar) con más calma”, agregó Barea antes del tercer partido de la serie de cuartos de final en Arecibo.

Barea, capitán del seleccionado por los pasados años, fue crítico de la gestión de Casiano el pasado febrero cuando expresó su deseo de verlo fuera como mentor del combinado. Tras jugar en la última ventana clasificatoria a la AmeriCup 2022, el mayagüezano, de 37 años, desistió de participar en el Repechaje Olímpico el pasado junio para tomar un descanso. Insistió en que la decisión no tuvo nada que ver con Casiano, al indicar que habían conversado sobre sus declaraciones para limar asperezas.

Desconoce si el pedido de un cambio influyó en la partida.

“No sé. No sé si funcionó. Qué se yo. Fue mi opinión al momento. No sé qué pasó que decidieron ahora (en su salida). Pero nada, espero que sea bien para la Selección. Son cosas que pasan en el baloncesto y más cuando uno está en un trabajo así de importante”, expresó.

“Quiero decir gracias a Eddie. Estuvo seis años e hizo lo que pudo por la Selección. Ahora, es un comienzo nuevo y vamos a ver si podemos hacer un buen plan y con un buen grupo de trabajo que lleve a la Selección a una buena dirección”, recalcó.

El próximo compromiso del Equipo Nacional será el 28 y 29 de noviembre contra México en el inicio de las ventanas clasificatorias al Mundial 2023. FIBA anunció que la sede de los juegos será en Chihuahua.

El nuevo mentor hará su debut en dicho encuentros y Barea entiende que el sucesor de Casiano tiene que ser bien pensado sin importar que sea puertorriqueño o extranjero.

“Tenemos que tomar las cosas con calma, tener un plan y decidir quién será la persona correcta. Ahora mismo, estoy tratando de jugar baloncesto. No me he puesto a pensar en coaches. He visto que ha sonado Sergio (Hernández, extécnico de Argentina), Nelson (Colón, dirigente de los Vaqueros de Bayamón), Carlos González de Fajardo. Para mí, lo más importante es el grupo de trabajo, no la persona. Tiene que ser un buen grupo con un buen plan para el futuro de la Selección. Cuando me siente con Yum y Carlos tendré más detalles”, opinó.

Arroyo, quien en una entrevista con El Nuevo Día a principios de mes expresó su deseo de ver cambios en el cuerpo técnico, trajo para el Repechaje al estratega español Daniel García, del FC Barcelona en la Liga ACB.

Al momento, tanto Ramos como Arroyo no han hecho expresiones sobre la salida de Casiano fuera de un comunicado de prensa enviado ayer por la Federación.

El exjugador de los Mavericks de Dallas no precisó si jugará en la ventana.

“Lo que quiero es mantenerme saludable. Cuando termine aquí, tomaré unas decisiones importantes. Si sigo o no. Cuál será el próximo paso. Tengo que ir a Dallas también así que vamos a ver”, dijo.

Barea regresa a la franquicia de los Mavericks, con la cual jugó por 11 de sus 14 temporadas en la NBA, en un puesto por definirse.

💬Ver comentarios