El boricua José Juan Barea, a la derecha, ha servido de mentor del esloveno Luka Doncic durante esta temporada con los Mavericks. (Kevin C. Cox)

Si quedaba alguna esperanza de que José Juan Barea figurará dentro del roster de los Mavericks de Dallas en la activa postemporada de la NBA y en una o dos temporadas adicionales, las mismas podrían haber quedado enterradas con lo que vivió el armador puertorriqueño durante el quinto partido de la serie de primera ronda de la Conferencia Oeste ante los Clippers de Los Ángeles ayer en la noche.