Mike Bibby aceptó una invitación de Carlos Arroyo, gerente general de la Selección Nacional, para viajar a la isla esta semana.
Mike Bibby aceptó una invitación de Carlos Arroyo, gerente general de la Selección Nacional, para viajar a la isla esta semana. (Xavier Araujo)

Bayamón. El gerente general de la Selección Nacional y exjugador Carlos Arroyo asegura que su colega y otrora armador de la NBA y de la selección estadounidense Mike Bibby, no está en nómina de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico (FBPUR).

Es de esos casos en que la amistad puede más que el dinero, y el compromiso de palabra tiene más peso que un contrato.

Bibby, selección de primera ronda, en el segundo turno global del sorteo de novatos de la NBA en 1998 con los Grizzlies -cuando jugaban en la ciudad canadiense de Vancouver- y quien jugó en la NBA por espacio de 14 años para siete equipos, se encuentra en la isla ayudando a Arroyo en calidad de entrenador con los jugadores del perímetro que pertenecen al programa nacional, incluyendo al recién reclutado armador enebeísta José Alvarado, de los Pelicans de Nueva Orleans.

Alvarado es uno de los nombres que encabeza la preselección de 24 jugadores de la que saldrán los 12 finales para jugar el 1 y el 4 de julio en el Coliseo Roberto Clemente, la tercera ventana clasificatoria al Mundial de FIBA 2023.

Pero el deseo de Arroyo, era que Bibby no solo asistiera a Alvarado, quien acaba de completar su año de novato en la NBA con Nueva Orleans, sino que también se beneficiaran otros jugadores más noveles del país, y que él reconoce son el futuro de la Selección.

Bibby, por su lado, está agradecido por la oportunidad de poder ayudar a su amigo. Y ha sido extraño y sorpresivo a la vez, que Bibby se haya colocado la camiseta de Puerto Rico aunque de manera informal, pues lo que ha hecho esta semana en el Coliseo Rubén Rodríguez en Bayamón es trabajo individual con los gares. Las prácticas oficiales de la Selección con el equipo completo no comenzarán sino a finales de este mes, a cargo del dirigente del Equipo Nacional, Nelson Colón, y su cuerpo de asistentes que incluye a Carlos González y Rafael “Pachy” Cruz.

Es increíble. Hemos seguido siendo amigos cercanos a lo largo de los años desde que jugamos (en la NBA). Y él siempre me dijo que si alguna vez se me presentaba la oportunidad de ir a ayudar a sus gares jóvenes, él me traería (a la isla)”, dijo Bibby a la prensa del país que presenció parte del trabajo que vino a realizar durante una sesión en el Rubén Rodríguez este miércoles.

“Estoy agradecido de que me haya dado esta oportunidad. Mucha gente no me ha dado realmente una oportunidad. Y esta es una gran oportunidad para mí. Y creo que es una gran oportunidad para el equipo. Estoy feliz de hacer lo mejor que pueda para ayudar a los muchachos a mejorar”, agregó el exarmador, cuyo padre Henry Bibby dirigió aquí en la isla en el Baloncesto Superior Nacional (BSN).

Mike Bibby está dando consejos no solo a algunos de los gares veteranos de la Selección, sino que también está trabajando principalmente con los más jóvenes.
Mike Bibby está dando consejos no solo a algunos de los gares veteranos de la Selección, sino que también está trabajando principalmente con los más jóvenes. (Xavier Araujo)

Arroyo, por su parte, dijo que volvió a reencontrarse con Bibby cuando decidió jugar hace unos años en la liga Big 3, que reúne a excanasteros de la NBA en un torneo de básquet 3x3.

“Siempre que estamos en el tiempo muerto discutimos la posibilidad de hacer campamentos juntos, o de él venir a Puerto Rico y ayudarme con lo que son los jóvenes que juegan nuestra posición (gares) y ayudar a la nueva generación. Esa nueva generación es parte del programa que estamos corriendo, y se me ocurrió la idea de traer a Mike a un campamento más privado. Que él pudiera estar con ellos, y aprendan de él”, explicó Arroyo.

Arroyo reconoce que con todo lo que Alvarado impresionó en su primer año en la NBA esta pasada campaña, todavía es un jugador joven que puede sacar partido de experiencias como estas, en sesiones privadas con un exjugador de gran nivel. También invitó a los jóvenes Rafael Pinzón y Alfonso Plummer. Pinzón es un espigador armador de 6′6″ que juega en la NCAA para St. John’s, y Plummer acaba de terminar su carrera colegial con Illinois y anda en busca de cumplir su sueño de llegar a la NBA.

“Solo estoy tratando de hacerlos funcionar, tratando de obtener pequeñas cosas básicas para mejorarlos. El trabajo de pies… ya sabes, uno ve pequeñas áreas que crees que pueden mejorar y solo tratas de decirles. Son muy receptivos y buenos oyentes”, destacó Bibby.

Sobre Alvarado en particular, Bibby resaltó lo mucho que creció en su temporada de novato en la NBA, luego de que ni siquiera tenía un contrato asegurado en el otoño pasado. Alvarado impresionó tanto que terminó recibiendo una extensión contractual por cuatro temporadas y $6.5 millones antes de concluir la campaña pasada.

“Se hizo un hombre en los playoffs la temporada pasada. Es genial trabajar con él, solo tratando de mejorarlo, tratando de llevarlo… hacer que su oportunidad vaya a donde ahora tiene que ir. Respeto su salto y será un jugador aun más fuerte”, dijo.

Bibby dijo que ha enfatizado también en el manejo del balón y en su tiro.

“Creo que fui un buen tirador durante mi carrera como jugador, así que pensé que podía ayudarlo con eso”.

💬Ver comentarios