El defensa de los Celtics de Boston, Kemba Walker (8), ha estado en cuatro Juegos de Estrellas. (Mark J. Terrill)

La serie final de la Conferencia del Este de la NBA entre el Heat de Miami y los Celtics de Boston, que comenzó esta noche en la “burbuja” de Orlando, presenta a dos equipos que están jugando a un alto nivel, y que hará de esta competencia una reñida y bastante pareja.

Así lo entienden el asistente técnico Leo Arill y los dirigentes Tony Ruiz y David Rosario al hablar del choque entre ambos equipos, cuando los Celtics vienen de eliminar al campeón Toronto en siete juegos y el Heat sacó del camino al mejor equipo de la fase regular, Milwaukee, en cinco juegos.

Arill, quien se desempeña como primer asistente de los Santeros de Aguada en el Baloncesto Superior Nacional (BSN), fue uno de los que señaló que visualiza una serie bien cerrada. De hecho, Arill no se atrevió a vaticinar quién podría salir victorioso en la serie.

“Lo que Miami ha hecho dentro de la burbuja ha sido impresionante. Ambos equipos juegan un baloncesto pequeño. Es un baloncesto interesante. El equipo de Miami es bien completo con un banco que les trae puntos en la figura de Duncan (el delantero Duncan Robinson) y Herro (el escolta Tyler Herro)”, expresó Arill.

“En el caso del equipo de Boston, que viene de ganar una serie fuerte, hay que ver cómo la figura de Hayward (el alero Gordon Hayward) está de su lastimadura, pues este va a ser su primer juego de la postemporada. De verdad que va a ser una serie superinteresante de dos equipos que defienden muy bien, se parecen mucho y que apostaron a un baloncesto distinto de jugar pequeño”, agregó Arill.

Por su parte, Ruiz catalogó esta final como una “bien interesante” porque los dos equipos que la disputarán no eran los favoritos para avanzar a esta fase del torneo.

“Para muchos, ninguno de estos dos equipos iba a llegar a donde están. Todo el mundo esperaba por el equipo de Milwaukee. Así que lo que han hecho estos dos equipos en la cancha con Boston, eliminando al campeón, y Miami eliminando a Milwaukee fue un espectáculo”, declaró Ruiz, quien ha dirigido varios equipos en el BSN.

“Va a ser una serie bien nivelada, en la que la experiencia va a ser un factor bien importante”, agregó.

De hecho, Ruiz entiende que el factor experiencia le da un leve ventaja a Miami, quien era el quinto sembrado de la Conferencia del Este. El dirigente abundó que la experiencia de su dirigente Erik Spoelstra, quien está desde el 2008 con el Heat, y de jugadores como el delantero Jimmy Butler los podría poner al frente.

Por otro lado, Ruiz también reconoció que Boston, que era el tercer sembrado, posee una plantilla joven, talentosa y muy versátil.

En el caso de Rosario, quien está nuevamente al frente del Club Real Esteli de la Liga Superior de Baloncesto en Nicaragua, también declaró que la “serie está bien pareja”.

Puede ser para cualquiera de los dos. Dentro de todo, se esperaba que Boston estuviera ahí con Toronto, pero se enfrentaron antes de y Miami ha sido el que quizás hay avanzado más en las últimas semanas y está en un buen momento”, declaró Rosario. “Ambos equipos son bien sólidos defensivamente y tienen mucha juventud, tienen muy buen ataque y están en su mejor momento de la temporada. No me atrevería a seleccionar a un ganador. Para mí va a ser una de las mejores series que se haya visto en buen tiempo”, dijo.