Alex Cintrón volverá a dirigir a los Gigantes de Carolina en el béisbol invernal. El boricua también es coach de bateo con los Astros. (Archivo)

El coach de bateo de los Astros de Houston, el puertorriqueño Alex Cintrón, restó peso a las acusaciones en contra de su organización respecto al robo de señales en la temporada de 2017 en Grandes Ligas, y cuestionó las intenciones que hayan podido tener quienes hicieron las alegaciones públicamente.

El béisbol de Grandes Ligas anunció este martes que ampliará su investigación en torno a esa acusació, luego de que el sitio especializado en deportes The Athletic publicó una historia en la que citaba al exlanzador de los Astros, Mike Fiers, y a otras personas que no identificó, alegando que el equipo utilizó una cámara instalada en el jardín central del Minute Maid Park en 2017 para el robo de señales de los equipos rivales.

Fuentes de The Athletic indicaron que el equipo utilizó el sistema durante la temporada regular y la postemporada ese mismo año, en que los Astros emergieron campeones de la Serie Mundial, por primera vez en su historia.

“Yo no quiero hablar de ese tema. Realmente no se ha tocado mucho en la organización de Houston. Deben emitir un mensaje luego, pero no han querido hablar del tema. Siempre ha existido eso de los pitcheos, de lo otro y de aquí y allá. No sé cuál es el issue, no sé cuál es la intención, pero lo dejamos ahí hasta que salga todo lo que pueda salir de los Astros y si hay alguna cosa que abundar luego, se abunda”, fue la primera reacción de Cintrón al concluir la conferencia de prensa que ofrecieron este miércoles los Gigantes de Carolina de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, a quienes dirigirá por segundo año consecutivo durante la temporada 2019-2020 que inicia este viernes.

“Yo era traductor del equipo para ese entonces en 2017, y obviamente yo estaba envuelto más en lo que era con Yuli Gurriel (el primera base) y ellos me estaban entrenando a mí arriba en el ‘front office’ para poder yo leer lo que es la analítica, lo que es todo esto nuevo que está en el juego. Por eso, al ellos entrenarme, paso luego a ser el año pasado (2018) un coach de primera base y un hitting coach (en 2019) porque ya tenía conocimiento de todo. Estuve en entrenamiento por tres meses. Mi trabajo era estar más en el ‘front office’ de 9:00 de la mañana a 12:00, y luego bajar a ver vídeos. Pero mi trabajo era más traducir con Gurriel”, recordó Cintrón, distanciándose así de la controversia.

En efecto, ese fue el primer año de Cintrón en el cuerpo técnico de la organización, en la que también laboró como coach de la banca el boricua AlexCora, quien un año luego debutó como dirigente de los Red Sox de Boston.

“Después hubo un momento que me pasaron a ‘quality control coach’ y me permitieron estar más en el terreno y más envuelto en el clubhouse. Pero estaba más derechito, calladito, haciendo mi trabajo porque era mi primer año y me mantenía más al margen. Ya este año pasado tenía más responsabilidad como hitting coach. Pero sí sé quién es Mike Fiers. Sé que es un lanzador que tenía un anillo de nosotros (de Serie Mundial), y no sé cuáles son las intenciones de él ni por qué salió con todo eso, ni qué hay detrás de todo esto”.

Cintrón reconoce que para una organización que se ha levantado del polvo, luego de tres temporadas con más de 100 derrotas entre 2011 y 2013, estas acusaciones pueden resultar perjudiciales.

Pero también resaltó que la gente no puede olvidar el talento que tiene el equipo y que su éxito se debe a sus figuras en el terreno de juego.

“Puede afectar, pero hay que recalcar que nosotros tenemos un talento increíble. El talento siempre ha estado ahí y ha sido la clave. Y si tú puedes tomar ventaja en pequeñas cosas como ver el juego más allá que otros, sumado al talento que tiene, puede ser sustancial. Pero esas acusaciones, eso no es así de fácil”, dijo refiriéndose a las alegaciones de que los Astros hicieron trampa valiéndose de un monitor cercano al dugout, en el que recibían las imágenes captadas con la cámara localizada en el jardín central.

Según los señalamientos de Fiers y las otras fuentes citadas por The Athletic, alguien en el equipo utilizaba esa información para hacer un ruido, presumiblemente con un bate golpeando un recipiente de basura o el casillero de los bates, para alertar al bateador de turno de Houston que estuviera en el plato, cuando viniera un pitcheo rompiente o un cambio de velocidad.

“Tampoco es así de fácil como la gente piensa. El juego es demasiado rápido como para concentrarte (el bateador) cuando tienes a un lanzador tirando a 98 millas, y cuando tienes que reaccionar en 1.7 segundos (para tratar de batear un envío)”, indicó Cintrón, quien jugó nueve temporadas en Grandes Ligas, de 2001 a 2009.

“Pero siempre están las especulaciones cuando tú ganas y cuando tienes éxito por tres años consecutivos, y cuando ven lo que estás haciendo. Yo digo que el talento está ahí. Son jugadores talentosos”, recalcó el coach boricua mencionando, entre otros, al jardinero y Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2017, George Springer, al segunda base venezolano José Altuve, al campocorto puertorriqueño Carlos Correa, al antesalista Alex Bregman, al primera base cubano Gurriel, y a lanzadores como Justin Verlander.

“Hay especulaciones, hablan, dicen... pero yo sigo creyendo en el talento que tenemos nosotros”, concluyó Cintrón, Dirigente del Año la pasada campaña en el béisbol invernal boricua.


💬Ver 0 comentarios