Eddie Rosario, aquí bateando durante los entrenamientos primaverales, espera que se puede jugar béisbol a partir de este verano. (AP)

Eddie Rosario está confiado de que se volverá a jugar béisbol de Grandes Ligas en los próximos meses.

Sin embargo, el jardinero de los Twins de Minnesota anticipa que será una experiencia diferente, tanto para los jugadores que conforman la familia de las Mayores como para sus fanáticos.

“Esto va a ser lo más diferente que hemos jugado en nuestras vidas. Creo que van a ser muchos menos juegos. Será bien diferente este año”, dijo Rosario en entrevista telefónica con El Nuevo Día.

El comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, ordenó hace algunas semanas la cancelación de los campos de entrenamientos y la posposición del inicio de la temporada hasta, por lo menos, mediados de mayo debido a la pandemia del coronavirus COVID-19.

Estados Unidos es el tercer país con más casos de coronavirus en el mundo con más de 25,000 reportados hasta el domingo.

Rosario, quien se encuentra con su familia en la Florida, indicó que no visualiza que se juegue sino hasta junio o julio, y no descartó que se juegue sin fanáticos en las gradas.

“Yo creo que se va a jugar béisbol este año. Ahora no, porque va a tardar. Creo que va a empezar en verano, junio o julio. Eso es lo que he escuchado hasta ahora que tienen visto para empezar, pero no se sabe cuánto tiempo va a tomar esto. Puede que tarde más. Pero de que se va a jugar, se va a jugar”, agregó el bateador zurdo de 28 años.

Aburridos los fans

El boricua indicó que los fanáticos beisboleros están tan ansioso por ver partidos de Grandes Ligas de la misma forma en que los peloteros desean estar en el campo de juego.

Igual ocurre con los fans de los otros deportes, en especial de los que estaban corriendo en todo el mundo como el fútbol, la NBA entre otros.

“El deporte es necesario. Eso se ha visto. Las personas están aburridas en sus casas buscando qué ver. Están solo viendo películas, noticias. Eso ya mismo cansa”, comentó. “Aunque se juegue sin fanáticos, para las personas sería de bien. Por los menos los fanáticos estarían pendientes, aunque fuera desde sus casas. Eso les haría mejor. Hace falta”.

Rosario, reclamado por los Twins en la cuarta ronda del sorteo del 2010, viene de una de sus mejores actuaciones de su carrera de cinco años en las Mayores.

En el 2019, “La Bala de Guayama” promedió .276 con 32 jonrones, 109 remolcadas y 91 anotadas (sus mejores números en estos tres últimos reglones).

Durante la primavera, estaba promediando apenas .045 en diez desafíos cuando los juegos de exhibición fueron cancelados.

“Me hace falta el béisbol. Ya estábamos sintiendo el gusto. Estábamos a punto de empezar el show. Es triste tener que empezar de nuevo, pero es más importante nuestra familia que arriesgarnos”, reflexionó Rosario.

A volver a comenzar

Rosario, como todos los demás jugadores, deberán reiniciar el plan de entrenamiento una vez el comisionado autorice el regreso a la acción.

Se dice que una vez se otorgue el permiso para regresar al campo de juego, los equipos comenzarán otro periodo —quizás dos semanas— de entrenamiento.

“No se puede negar. Uno vuelve para atrás. El que te diga lo contrario es falso”, comentó. “Ya yo estaba jugando siete ininngs y me sentía bien. No me sentía cansado como en el primer juego del spring training, que después del primer juego estaba explotao. Estaba teniendo la resistencia de mi juego. Pero estas son cosas que no están en manos de nosotros y hay que acoplarse al sistema”.

Los Twins tenían marca de 7-8 con cuatro fracasos al hilo al momento de ser cancelada la acción de los juegos primaverales.

Entrenando con su esposa

Mientras, Rosario permanece en su casa compartiendo con su familia, pero también hace algunos swings ayudado por su esposa.

“Tan pronto suspendieron me vine para mi casa con mi familia. Estoy tranquilo con mis hijos, compartiendo más con ellos. Estoy entrenando con mi esposa. Ella me pone la bola para batear. Yo aquí en casa tengo caja (de bateo), gimnasio. No tengo nada que buscar afuera”.

“Estoy haciendo igual que cuando estaba en el offseason, siempre en mi casa entrenando. Seguiré con lo mismo”.

Por último, el boricua indicó que se mantiene en comunicación constante con sus compañeros de equipo y la gerencia en espera de órdenes.

“Los jugadores del equipo nos hemos mantenido en contacto de cualquier noticia, ellos (Twins) nos lo tienen que hacer saber también. Tienen que comunicarse con nosotros todos los días. Hacen reporte. Si pasa algo, ya tienen un protocolo con nosotros”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios