De ser seleccionado para entrar al Salón de la Fama, Edgar Martínez dijo que iniciará en español su discurso en la ceremonia del verano en Cooperstown, Nueva York. (AP) (semisquare-x3)
De ser seleccionado para entrar al Salón de la Fama, Edgar Martínez dijo que iniciará en español su discurso en la ceremonia del verano en Cooperstown, Nueva York. (AP)

Cuando el boricua Edgar Martínez piensa en el Salón de la Fama del Béisbol, una de las imágenes que viene a su mente es la posibilidad de ver su placa en Cooperstown, junto a las de sus compatriotas Roberto Clemente, Orlando “Peruchín” Cepeda, Roberto Alomar e Iván Rodríguez.

Es algo que le ilusiona, pero el otrora bateador de los Marineros de Seattle prefiere esperar a que se otorgue el último out para celebrar la victoria en su décimo y último año de elegibilidad.

El próximo martes, Martínez conocerá si se convertirá en el quinto puertorriqueño en ser seleccionado a este recinto de inmortales.

A pesar de que las proyecciones lo ubican superando el 75% de los votos —mínimo requerido para ser exaltado— Martínez habla con mucha cautela sobre sus posibilidades de entrar al Salón.

Hasta ayer, Martínez acumulaba un 91% de los votos en 188 boletas hechas públicas, que representa el 45.6% de la totalidad de las papeletas. Ese 91% es superior al porcentaje registrado el año pasado entre las boletas publicadas, cuando llegó acumular un 77%, antes de terminar con un 70%, quedándose corto por solo 20 votos. Al momento, Martínez ya suma 18 nuevos votos, lo que resulta muy positivo en la proyección de obtener el 75%.

Antes de trasladarse a Nueva York para recibir allí la esperada llamada del Salón de la Fama, junto a su familia, Martínez, quien ganó dos títulos de bateo y jugó en siete Juegos de Estrellas, conversó con El Nuevo Día.

Al momento, hay una proyección real de que tu nombre será uno de los anunciados este martes como nuevo miembro del Salón de la Fama. Pero, ¿por qué estás tan cauteloso a la hora de admitir que estás adentro?

—¿Admitir que estoy adentro? Lo que tengo presente en la mente es que hay un nivel de posibilidad que puede ir en contra de que yo entre. Siempre hay un nivel de probabilidad. ¿Por qué? Porque hay muchos votos que todavía no han sido anunciados. El porcentaje tiende a bajar cuando se cuentan todos los votos. Lo que he visto a través de los años es que siempre puede haber una proyección, pero bajan los votos cuando llega el momento de contar.

Pero eso se llama ser cauteloso. ¿Estás pensando de esa forma aún cuando toda la promoción de MLB sobre la ceremonia donde se anunciarán los nuevos elegidos gira alrededor tuyo, deMariano Rivera y Roy Halladay?

—Yo no he visto ninguno de los shows. No sabía sobre eso. Algo que no he hecho este año es estar pendiente (a los votos y programas). Usualmente oigo a la gente que me dice cómo van los votos.

¿Estás diciendo que en este proceso no has estado pendiente de cómo va el proceso de votos?

—No. Hay suficiente información ya sea de amistades y de mi esposa. De vez en cuando me envían textos. Por esa razón no he estado pendiente. El año pasado verifiqué porque era un año que había un poco más de inseguridad. No sabía exactamente si iba a haber aumento en los votos y si había, no sabía qué porcentaje. Creo que era un añomás crítico porque de no acercarme lo suficiente, no tenía ningún chance para este año.

¿Por qué a lo largo de estos diez años en que fuiste elegible para ser ingresar al Salón de la Fama siempre asumistes una posición algo indiferente con el proceso?

—En los últimos, he aprendido que hay algunas cosas que uno tiene control y mayormente yo sé de las que tengo control. Pero tengo bien claro de las que no lo tengo y he aprendido a no preocuparme por eso. Y eso me da tranquilidad. A veces me da curiosidad, pero pienso que ya no tengo control y no tiendo a estar preocupado. Estoy tranquilo... diría yo.

¿No te ha dado más curiosidad en los últimos días?

—No. Increíblemente te digo que todavía no (ríe). No sé por qué. No sé si inconscientemente es que no quiero vivir una decepción. Sí, es como una barrera, pero yo no creo que sea eso. Pienso en que estoy muy claro en lo que tengo control.

Si en el camino resulta que no eres electo al Salón de la Fama en tu último año de elegibilidad, ¿cómo lo tomarías?

—Si no pasa, no va a afectar mi vida o la de mi familia. No es algo que me tenga que preocupar de nada. Eso lo tengo claro. Mi familia también está tranquila. Quizás ellos me ven como soy. Aquí no se habla mucho de eso. De vez en cuando sale la conversación si estamos con amistades, pero no es que estemos hablando de eso.

¿Has estado anteriormente en Cooperstown?

—Sí, he estado. En el 2016 cuando Jr. (Ken Griffey) fue exaltado. Y no sé si en el 1997 o 98 que jugamos allí en Cooperstown, y vimos el museo.

¿Qué te viene a la mente cuando te mencionan el nombre de Cooperstown?

—El Hall of Fame, claro. Me viene a la mente la exhibición que tienen allí. También la posibilidad de que mi placa pueda estar ahí junto a la de Roberto Clemente, Cepeda, Iván y Roberto Alomar. Eso viene a la mente.

Estamos consciente de que todavía no es oficial de que serás uno de los seleccionados para ingresar al Salón de la Fama, pero ante la cercanía del anuncio ¿ya has pensado en el mensaje que habrías de dar en julio?

—De vez en cuando pienso, pero sé que tengo muchísimo tiempo para eso. En realidad he dado varios mensajes. El de mi retiro, el del número (retiro).Pero claro este es más importante y significa más. Una gran parte de ese mensaje sería de gratitud para algunas personas que han formado parte de mi carrera.

¿Darías el mensaje en los dos idiomas?

—Sería en español al principio; es lo que creo y después cambiar a inglés. La mayor parte sería en inglés. También me gustaría ver muchos puertorriqueños allí. Sería de gran satisfacción”.

¿Qué te parece tener la oportunidad de poder ingresar al Salón de la Fama junto a Mariano Rivera, el mejor taponero que ha dado el béisbol?

—Sería un gran honor poder entrar con él. Mariano, posiblemente, es el mejor en su área en el béisbol. No solo por el tipo de pitcher que era, sino por la persona que es él.

¿Qué comentario te merece el que Mariano ha dicho en varias ocasiones que fuiste uno de los outs más difíciles?

—(Ríe). Pues, yo sé que le van a hacer muchas preguntas sobre eso.

¿Dónde vas a estar reunido el martes para el anuncio?

—Mi familia y yo estaremos en Nueva York. Desde hace un año habíamos planificado celebrarle el cumpleaños a mi hija Tessa (16 años) allá. Así que estaremos reunidos allá cuando se anuncie.


💬Ver 0 comentarios