Yadier Molina, aquí a la izquierda junto a su hermano José "Cheo" Molina, durante el Clásico Mundial de Béisbol de 2017.
Yadier Molina, aquí a la izquierda junto a su hermano José "Cheo" Molina, durante el Clásico Mundial de Béisbol de 2017. (Ramon Tonito Zayas)

Yadier Molina está “tranquilo” a menos de dos meses de comenzar su última temporada en las Grandes Ligas.

Quizá haya algo de nostalgia y lágrimas este año cuando recorra los estadios de las Mayores por última vez, pero el receptor de los Cardinals de San Luis está consciente de que decirle adiós a los diamantes es parte del proceso que debe afrontar en esta etapa de su vida.

El exgrandesligas José “Cheo” Molina percibe esta actitud en su hermano menor, un futuro miembro del Salón de la Fama. El actual dirigente de los Gigantes de Carolina en la pelota invernal compartió con El Nuevo Día cuál es el estado de ánimo de la estrella puertorriqueña de 39 años rumbo a terminar su ilustre carrera.

“Entiendo que está bien. Sabe lo que tiene y todo lo que ha hecho en toda su carrera. Son 19 años ya jugando béisbol y él está listo para dedicarse más a su familia y sus hijos. Creo que lo está haciendo bien y a buen tiempo”, dijo Cheo.

Con casi dos décadas con los Cardinals, Yadier construyó una trayectoria que lo convierte en el mejor cátcher de su generación en las Grandes Ligas. En su resumé, cuenta con 10 Guantes de Oro, cuatro de platino; un Bate de Plata y 10 apariciones en el Juego de Estrellas. Además, suma dos anillos de Serie Mundial conquistados en 2006 y 2011. En septiembre de 2020, además, se convirtió convertirse en el duodécimo receptor en la historia de MLB en alcanzar los 2,000 hits.

Yadier Molina (derecha), junto a su hermano José "Cheo" Molina, durante el partido de los Vaqueros de Bayamón.
Yadier Molina (derecha), junto a su hermano José "Cheo" Molina, durante el partido de los Vaqueros de Bayamón. (David Villafane/Staff)

Su gran desempeño en el terreno fue recompensado con contratos de $75 millones por cinco campañas de 2013 a 2017, y de $60 millones por tres temporadas entre 2018 y 2020. En 2021, experimentó la agencia libre por primera vez pero permaneció en San Luis con un pacto de $9 millones por un año para luego acordar una extensión de $10 millones para el 2022.

Su fortuna lo ha hecho emprender en diferentes negocios dentro del deporte, como ser apoderado de los Vaqueros de Bayamón en el Baloncesto Superior Nacional (BSN) desde 2020, además de tener un equipo en la Liga Superior Doble A en su pueblo de Dorado, más equipos en categorías menores en diversos deportes.

Esto ha sido parte de la transición para abandonar en paz el diamante, además de completar su mudanza a la isla junto a su familia.

Está tranquilo. Está haciendo lo que quiere hacer. Lleva muchos años en eso. Jugando tantos años, uno tiene que prepararse para todo. Está preparado para este momento. Puede que le dé nostalgia, pero hay otros sentimientos que no tienen nada que ver con el béisbol. Le gusta lo que hace y lo hizo por muchos años, pero está tranquilo porque su familia y sus hijos son importantes”, agregó Cheo.

💬Ver comentarios