Carlos Beltrán apareció por primera vez en la boleta para el Salón de la Fama del Béisbol.
Carlos Beltrán apareció por primera vez en la boleta para el Salón de la Fama del Béisbol. (Archivo)

Hay buenas noticias para el manatieño Carlos Beltrán: al menos, desde el 1980 hasta el presente, todos aquellos exjugadores que han obtenido un 45% de votos o más en su primer año de elegibilidad en la papeleta para el Salón de la Fama del Béisbol, eventualmente, han sido seleccionados para entrar a Cooperstown.

El otrora jardinero de las Grandes Ligas recibió un 46.5% de los votos de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica en su primera aparición en la boleta. Beltrán tendrá derecho a permanecer en la papeleta hasta un máximo de nueve años y necesitará el mínimo de 75% de los votos para llegar a este recinto.

El único detalle es que con este porcentaje de votos luce muy difícil hacer una proyección sobre cuándo se convertirá en un inmortal del béisbol.

Pero la noticia positiva es que en los últimos 43 años, ningún jugador que ha registrado, al menos, un 45% de los votos en su primer año, ha quedado fuera de Cooperstown.

El expatrullero Andrew Dawson, por ejemplo, obtuvo 45.3% en su primera aparición en 2002 y tuvo que esperar hasta el 2010 para ingresar a Cooperstown con 77.9%.

El exintermedista Ryne Sandberg acumuló un 49.2% de votos en su primer turno en 2003 y solo dos años después fue electo con un 76.2%.

Así que la historia parece favorecer a Beltrán, según los números acumulados en su primera aparición.

“El 46% estuvo bien”, reaccionó el historiador y autor de libros de béisbol, Jossie Alvarado, a El Nuevo Día. “Habían proyectado que iba a terminar entre 49% y 51%, pero el 46% es un buen número para que de aquí a tres a cinco años pueda ser exaltado”, prosiguió.

“Más del 50% de los escritores que no votaron por Carlos en esta ocasión, dijeron que lo harán eventualmente”, apuntó Alvarado.

Beltrán, ciertamente, fue penalizado por su participación en el escándalo de robos de señales, cuando militaba con los Astros de Houston en su última temporada como jugador en 2017. Algunos de los votantes, así lo expresaron públicamente.

“No hay duda de que entrará al Salón de la Fama”, opinó el también historiador, Jorge Colón Delgado. “Pero lo que no sabemos es cuántos años va a tardar en entrar. Le pasaron factura “.

De un total de 200 papeletas reveladas públicamente, Beltrán acumulaba un 53.3% de los votos. Eso representaba el 54.5% de la totalidad de los votantes. Al final, su porcentaje se redujo a 46.5%. Un margen significativo para Colón Delgado.

“Esperaba un margen de error entre dos y tres por ciento. Pero no fue así. Fue mayor, de un siete por ciento. Y al verlo bajar de un 50% me lleva a pensar que no será seleccionado el próximo año y no sabría decir hasta cuándo van a seguir atrasando su llegada a Cooperstown por el escándalo de Houston”, sostuvo Colón Delgado.

Las estadísticas de Beltrán como bateador y defensor del jardín central están ahí para ser electo al Salón de la Fama.

Beltrán, por ejemplo, es uno de cuatro jugadores en la historia en conectar más de 400 jonrones, más de 500 dobles, en anotar más de 1,500 carreras y en robarse al menos 300 bases.

En su carrera de 20 temporadas totalizó 435 cuadrangulares, 565 dobles, 1,582 anotadas, 1587 remolcadas y 312 bases robadas. También ganó tres Guantes de Oro y dos Bates de Plata, fue electo a nueve Juegos de Estrellas y fue el Novato del Año en 1999.

Y en la postemporada también fue productivo con el madero al sumar 16 jonrones y 42 remolcadas en 65 partidos. Ganó una Serie Mundial con Houston en 2017.

En la historia del Salón de la Fama, también hay un sinnúmero de casos de figuras que recibieron menos de 45% de los votos en su primer año de elegibilidad y, eventualmente, fueron seleccionados.

Vamos a comenzar por el caso más dramático: el de este año de Scott Rolen, quien apenas alcanzó el 10.2% en su primer año de elegibilidad en 2018 y el martes fue electo con un 76.3%.

El doradeño Edgar Martínez también fue otro caso al obtener el 36.2% de los votos en 2010 y luego ser seleccionado con 84.5% en 2019. Y Jeff Bagwell, por su lado, obtuvo un 41.7% en su primer año en 2011 y después entró con 86.2% en 2017.

El dominicano Adrián Beltré luce como una línea para entrar a Cooperstown el próximo año en su primera aparición en la papeleta.
El dominicano Adrián Beltré luce como una línea para entrar a Cooperstown el próximo año en su primera aparición en la papeleta. (Tony Gutierrez)

La Clase 2024 presenta dos fuertes candidatos para ser seleccionados en el primer año de elegibilidad: Joe Mauer y Adrián Beltré.

Estos dos nombres se sumarán a los que siguen en el listado y que ya han acumulado el más 50% de los votos. Estos son Todd Helton (72%), Billy Wagner (68.1%), Andruw Jones (58.1%) y Gary Sheffield (55%).

Y en la Clase 2025 llegarán los nombres de Ichiro Suzuki y CC Sabathia.

Con todos esos nombres en los siguientes dos años, Alvarado entiende que Beltrán deberá esperar hasta el 2026 o 2027 para escuchar su nombre como nuevo integrante de Cooperstown.

“Esa es la proyección que hago para verlo entrar al Salón de la Fama”, dijo el historiador salinense.

💬Ver comentarios