Una aficionada en la grada antes del partido del Grupo B del Mundial entre Gales e Irán, en el estadio Ahmad Bin, muestra una camiseta con el nombre de Mahsa Amini, una joven que murió tras ser detenida por la policía en Irán a los 22 años.
Una aficionada en la grada antes del partido del Grupo B del Mundial entre Gales e Irán, en el estadio Ahmad Bin, muestra una camiseta con el nombre de Mahsa Amini, una joven que murió tras ser detenida por la policía en Irán a los 22 años. (Pavel Golovkin)

Rayán, Catar - La agitación política de Irán ensombreció también el viernes el segundo partido de su selección en la Copa Mundial Catar 2022, con aficionados progubernamentales acosando a los antigubernamentales en el exterior del estadio Ahmad Bin Ali en Rayán.

Al contrario que en su debut en Catar contra Inglaterra, frente a Gales, los jugadores cantaron el himno nacional mientras algunos aficionados presentes en las gradas lloraban.

Algunos aficionados iraníes confiscaron banderas persas prerrevolucionarias a los hinchas que entraban al estadio e insultaron a quienes vestían camisetas con el lema de las protestas que sacuden la nación desde hace más de dos meses, “Mujer, Vida, Libertad”.

Pequeños grupos de hombres corearon enojados “República Islámica de Irán” hacia las mujeres que concedían entrevistas acerca de la situación en el país, a medios extranjeros fuera de la cancha.

Un fan sostiene una bandera de Irán antes del juego del Grupo B del Mundial entre Gales e Irán, en el estadio Ahmad Bin Ali, en Rayán, Catar.
Un fan sostiene una bandera de Irán antes del juego del Grupo B del Mundial entre Gales e Irán, en el estadio Ahmad Bin Ali, en Rayán, Catar. (Francisco Seco)

A las puertas del control de seguridad de acceso al Ahmad Bin Ali se produjeron enfrentamientos a gritos entre seguidores que coreaban “Mujer, Vida, Libertad” y quienes les daban la réplica con la frase “República Islámica”.

Muchas aficionadas se mostraron visiblemente incomodadas mientras hinchas progubernamentales las rodeaban con banderas del país y las filmaban con sus celulares.

Maryam, de 35 años y que como otros iraníes no dio su apellido por temor a las represalias del gobierno, comenzó a llorar cuando varios hombres que gritaban y hacían sonar bocinas la rodearon y la grabaron de cerca. Llevaba pintadas las palabras “Mujer, Vida, Libertad” en el rostro.

Otra mujer, Vanya, de 21 años y que reside en Catar, dijo que le aterrorizaba regresar a Irán luego de lo que vivió el viernes en el exterior del estadio. “Temo por mi seguridad aquí”, afirmó.

Un grupo de hinchas con gorras con el nombre del exfutbolista iraní Voria Ghafori, quien fue arrestado en Irán el jueves, dijeron que seguidores partidarios del gobierno les habrían robados las prendas.

“Es evidente que el partido se ha politizado mucho esta semana. Se puede ver a gente del mismo país que se odia”, indicó Mustafa, un iraní de 40 años. “Creo que la detención de Voria también ha afectado mucho a toda la sociedad iraní”.

Algunos aficionados contrarios a la teocracia gobernante en Irán también mostraron carteles en apoyo a las protestas en el primer partido, contra Inglaterra, el lunes. Entonces, los jugadores iraníes escucharon el himno abrazados en silencio.

Las protestas en Irán comenzaron tras la muerte el 16 de septiembre de Mahsa Amini, una mujer de 22 años arrestada por la policía de la moral del país por el supuesto incumplimiento de la obligación de llevar velo. Las movilizaciones se han convertido en uno de los desafíos más serios a la República Islámica desde los caóticos años posteriores a su caótica creación.

💬Ver comentarios