El eventual campeón Mateo Fernández toma un swing con El Yunque en el fondo.
El eventual campeón Mateo Fernández toma un swing con El Yunque en el fondo. (Ramon "Tonito" Zayas)

Río Grande - Si bien poseía el bagaje montando eventos internacionales de golf como el Puerto Rico Open -torneo de la gira profesional de la PGA-, la celebración este fin de semana del Latin America Amateur Championship en Río Grande revalida a la isla como plaza importante para este deporte y abre la puerta para un posible retorno, según dio a entender un ejecutivo del certamen.

Aunque se trata de un evento para golfistas aficionados, todo el andamiaje y el montaje a cargo de tres importantísimas entidades del golf profesional hacen del LAAC un torneo de envergadura de calibre mundial, donde se exhiben los mejores talentos de latinoamérica.

El torneo se celebró en el Grand Reserve Golf Club de Río Grande.

“El legado de fondo que tenemos aquí, es la posibilidad que tienen los locales de verse involucrados en cómo hacen el ‘set up’ de una cancha los especialistas, no de uno, sino de tres majors”, dijo a El Nuevo Día Mark Lawrie, director de The Royal and Ancient Golf Club (R&A) para Latinoamérica y el Caribe, y quien además es parte de la junta de directores del LAAC.

R&A, así como la United States Golf Association y Augusta National, que son los creadores del prestigioso evento del Masters Tournament, son las tres entidades que se unieron para la creación del LAAC, que en Puerto Rico tuvo su primera aparición este fin de semana, y octava en total desde 2015 (no se celebró en 2021).

“Cómo se manejan las reglas en un campeonato de alto rendimiento, como es este, cómo se presenta el campo, cómo se ensoga, dónde se ponen los carteles… todo es aprendizaje, y aprendizaje de los que más saben de este negocio en el mundo. Así que me parece que por ese lado, hay un legado significativo, y el trabajo de la federación está en saber aprovecharlo”, indicó Lawrie.

Veintisiete países visitantes

En el torneo participaron 108 jugadores de 28 países, incluyendo los nueve de Puerto Rico, y atrajo decenas de periodistas de varias de estas naciones. Eso sin contar la gran cantidad de personal que vino para la producción de las transmisiones de televisión. El evento, dijo Lawrie, fue emitido a alrededor de 190 países, y contó con una cobertura diaria de tres horas en directo en cada jornada, más un programa de análisis de 30 minutos al final de cada ronda.

La telecadena ESPN tuvo a cargo la transmisión para toda América Latina. También hubo transmisiones de ESPN2 para Estados Unidos, Fox Sports (Australia), SuperSport (Sudáfrica), TSN (Canadá), Warner Bros. Discovery Sports (Europa), SpoTV (Asia), SBS Golf (Corea) y Sky Sports (Reino Unido).

“Montar un evento de esta magnitud, para nosotros, empieza mucho tiempo antes. Y probablemente más de un año, y unas cuantas visitas. Y a medida que se aproximaba la fecha, confiábamos cada vez más que íbamos a tener un gran campeonato”, dijo Lawrie sobre la expectativa que tenían los organizadores con Puerto Rico. “Creo que estos cuatro días nos han comprobado que nuestras presunciones eran todas correctas”.

El ejecutivo de R&A para Latinoamérica aseguró que se van contentos.

“Nos vamos contentos de Puerto Rico, sabiendo que es una sede perfectamente que puede darse de nuevo, porque están las condiciones para que pueda retornar”.

Cuestionado sobre cuáles deben ser las condiciones o atributos que debe tener una sede para este evento, que premia al ganador participando en tres importantes torneos profesionales avalados por las tres entidades creadoras del LAAC, Lawrie mencionó algunas y aseguró que no basta conque el país tenga un buen campo de golf.

“Ya el campeonato tiene un tamaño que es muy grande, y hay veces que hay canchas muy buenas en países que realmente no dan el espacio. El ‘TV compound’ nada más te ocupa un espacio que tiene que estar en un lugar determinado con referencia a la cancha. Tienen que tener ciertos requisitos y a veces las visitas (a las potenciales sedes) terminan ahí. Por buena que sea la cancha, si no reúne esas condiciones mínimas…”.

Lawrie dijo que en la región hay excelentes campos de golf pero que muchas veces no pueden ser considerados.

“Obviamente la hotelería es un tema. Este es un campeonato grande, movemos mucha gente. Con esto quiero decir que no son tantos los campos en nuestra región que pueden recibir este campeonato, tal cual está planteado hoy día”.

Sobre el impacto, expresó que es incuestionable.

“Estás hablando de más de 190 países viendo esto. Tenía amigos en lugares totalmente alejados, y en horarios muy extraños, haciéndome llegar comentarios de lo bien que se veía la sede, el campo, de lo divertido que estaba el campeonato. Con lo cual, el impacto para Puerto Rico como sede de golf, como destino de golf, creo que es sumamente importante. La posibilidad de mostrarse no es muy frecuente en nuestra región, que a veces es más conocida por sus playas, o sus montañas, o por la pesca, o lo que fuera según el país. El LAAC logra trascender por lo que ofrece en cuanto a campeonatos de golf”.

Las siete ediciones previas a la de Puerto Rico se celebraron en cinco sedes, siendo Casa de Campo en República Dominicana la que más veces la ha organizado con tres (2016, 2019 y 2022). La primera edición fue en Pilar Golf, en Buenos Aires, Argentina en 2015. También hubo una en Panamá (2017), una en Chile (2018), y una en México (2019).

💬Ver comentarios