Franklin Gómez se clasificó a sus terceros Juegos Olímpicos. (Archivo / [email protected])

El luchador olímpico Franklin Gómez reconoce que no se lleva muy bien con el concepto “descanso”.

A sus 33 años, Gómez ha labrado una icónica carrera en el deporte de la lucha, por lo que él es el primero en decir lo difícil que se le ha hecho tomar momentos de pausa.

Así que, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció el martes que aplazará las Olimpiadas de Tokio por la pandemia del coronavirus COVID-19 que mantiene paralizado el planeta, Gómez optó por verle el lado positivo a la situación. Especialmente, cuando se recupera de unas lastimaduras que podría haber arrastrado para los Juegos Olímpicos que estaban inicialmente pautados para inaugurarse el próximo 24 de julio.

Gómez, quien vive en Pennsylvania, se encuentra pasando la crisis en Puerto Rico luego que el centro de entrenamiento que utiliza en Estados Unidos cerrara por la emergencia. En entrevista telefónica con El Nuevo Día, reconoció que el COI tomó la decisión correcta, además de que le beneficia personalmente.

“Era inevitable. Todavía estamos aprendiendo sobre el virus”, reaccionó Gómez, subcampeón mundial en el 2011.

El luchador recordó que uno de los escenarios que se manejaba era celebrar los Juegos sin público en las gradas. “¿Cual era la mejor opción? ¿Competir sin fanáticos? Eso como que quita la emoción y el entusiasmo de mucha gente, que quieren ver a sus familiares en las gradas, quieren estar ahí en vivo”, comentó.

La posposición de los Juegos le cae a Gómez como anillo al dedo. El pasado 15 de marzo, Gómez se clasificó para Tokio al ganar medalla de plata en la categoría de -74 kilogramos durante el torneo clasificatorio que se celebró en Ottawa, Canadá. La presea plateada se debió a que Gómez -ya con el boleto olímpico asegurado- no se presentó a pelear a la final por lesión.

“Yo soy un fiel creyenteen que las cosas pasan por una razón. Dado mi situación, con varias lesiones que he tenido, y con las que estoy lidiando ahora mismo, me beneficia. El cuerpo lo puedo recuperar. Me puedo dar tiempo para descansar. Cuando uno es un atleta olímpico, uno tiende a entrenar mucho. En mi caso, hay veces que se me hace difícil tomar descansos y esto que ha pasado me ha obligado a tomar un descanso porque no puedo luchar, no puedo tener contactos”, contó Gómez, abanderado de la delegación de Puerto Rico en los pasados Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Gómez, no obstante, reconoce que su situación no es la misma que viven todos los atletas. Por ejemplo, en el caso del atletismo, el semifondista Wesley Vázquez expresó el martes a El Nuevo Día que el aplazamiento le afectaba a nivel competitivo, pues consideraba que estaba en su pico.

“En mi caso ha sido algo positivo, pero sé que hay otros atletas para quienes no ha sido positivo, que estaban en su ‘peak’ e iban a competir ya mismo para sus clasificatorios. A algunos nos beneficia más que otros, pero en general creo que un descanso nos puede beneficiar a todos”, culminó.


💬Ver 0 comentarios