El 'jockey room' o cuarto de los jinetes es un espacio cerrado tipo camerino, sin ventilación natural. (Archivo / GFR Media)

Dos de los principales componentes de la hípica local, los dueños de caballos y los jinetes, expresaron su desacuerdo con el presidente de la junta directiva del Hipódromo Camarero, Ervin Rodríguez, en torno a lo expresado luego de la nueva orden ejecutiva firmada por la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced.

Por un lado, la Confederación Hípica de Puerto Rico, que agrupa a los dueños de ejemplares purasangre, emitió un comunicado para denunciar que la empresa operadora de Camarero hizo una falsa representación de la industria y el deporte del hipismo, al indicar a la prensa que en una reunión con el director ejecutivo de la Comisión de Juegos de Azar, se había acordado por consenso “solicitar que se clarifique la orden emitida por la gobernadora para la reanudación de las carreras de caballos”.

La Confederación Hípica aclaró que ni los dueños de caballos ni los jinetes estuvieron representados en dicha reunión con el licenciado José Maymó Azize, director ejecutivo de la Comisión de Juegos.

De acuerdo a la orden ejecutiva anunciada el pasado jueves y que entrará en vigor a partir de este martes, 26 de mayo, las carreras en el Hipódromo Camarero se podrán reanudar tras más de 70 días de inactividad debido a la pandemia del coronavirus, aunque podrán operar sin espectadores en las gradas. En esa orden, además, la gobernadora anunció que las agencias hípicas también reabrirán pero que estos negocios podrán atender solo a un cliente a la vez.

Fue precisamente este punto, y el hecho de que no se permitan carreras los domingos, los que hicieron a Camarero expresar su incomodidad con la orden ejecutiva, y solicitar una reunión con el grupo asesor económico (‘task force’) de la gobernadora durante la pandemia. Camarero desea que se le permita expresar que es imposible operar con las restricciones que presenta la orden ejecutiva.

En cambio, la Confederación Hípica indicó mediante un comunicado de prensa que el Hipódromo Camarero lo que busca es que se le apruebe la operación de las máquinas de videojuegos en las diversas agencias hípicas.

En efecto, fue otro de los puntos que Ervin Rodríguez expresó a El Nuevo Día el viernes, que desea traer a la consideración del ‘task force’, pues asegura que la empresa tiene la manera de que aun en dichas agencias en que hay múltiples máquinas, se pueda mantener el distanciamiento social entre clientes. Rodríguez asegura que en remoto, la empresa puede desactivar algunas máquinas. Es decir, que si un local posee 10 máquinas, la empresa puede dejar que operen solo un número limitado de ellas.

Pero es precisamente la aprobación del uso de máquinas de videojuegos en las agencias, lo que ha sido objeto de controversia por años, ya que los dueños de ejemplares entienden que está afectando la industria del hipismo. La queja principal es que las máquinas están interfiriendo con el negocio del hipismo, pues las jugadas en las máquinas acaparan la atención del público apostador.

“Las organizaciones que estamos unidas en favor de nuestra industria del hipismo, jamás vamos a condicionar las carreras de caballos a la jugada de las máquinas de video juego, como alega el señor Rodríguez en su comunicado. Es una farsa y estamos totalmente desvinculados de la reunión en que Camarero y Scientific Games, una vez más, acuerda ir en contra de nuestra industria”, lee parte del comunicado enviado ayer por el asesor legislativo y miembro de la Confederación Hípica, Edwin Mundo.

“Estamos todos claros que estas dos empresas son enemigos del hipismo puertorriqueño y continuarán haciendo todo lo que esté a su alcance con su poder político y económico, para violar la orden ejecutiva emitida por la honorable gobernadora Wanda Vázquez Garced”, agrega en el comunicado.

Rodríguez expresó un día antes que espera que el cuerpo asesor económico atienda los reclamos de Camarero esta semana entrante.

Mientras, este sábado también levantó su voz uno de los gremios que representan a los jinetes, por medio de su portavoz y representante legal, licenciado Axel Vizcarra.

Preocupados por su salud los jinetes

En esencia, Vizcarra dijo a El Nuevo Día que envió una carta al licenciado Maymó Azize para que atienda el reclamo de mayor seguridad para los jinetes, una vez las carreras vayan a reanudarse.

Vizcarra dijo que contrario a lo indicado por el presidente de Camarero, de que en el hipódromo no han habido casos de contagio con COVID-19, sí han ocurrido incidencias. Durante el periodo de cuarentena en el que no han habido carreras por más de dos meses, el hipódromo sí ha estado funcionando para efectos de los entrenadores de caballos, así como para los jinetes y galopadores que acuden diariamente para mantener en condición a los equinos.

Y la queja principal de Vizcarra, es que en el protocolo presentado por el Hipódromo Camarero para que le aprobaran la reanudación de las carreras, solo se indica que los jinetes mantendrán distancia dentro del ‘jockey room’. El abogado y exjinete, denunció que es ilógico tener a todos los jinetes confinados en un espacio cerrado por más distanciamiento que haya entre vestidor y vestidor.

Entre las medidas que Vizcarra solicitó a Maymó Azize que se implementen para el reinicio de las carreras está lo siguiente: 1. Que se redistribuyan los ‘lockers’ y banquillos dentro del salón de jinetes para establecer un distanciamiento de por lo menos seis pies de separación; 2. Que las pruebas de detección del COVID-19 sean administradas y documentadas por un médico, enfermera(o) y/o laboratorio cualificado independiente, y no por un guardia de seguridad empleado de Camarero según propone la empresa; 3. Que Camarero coloque filtros de carbón activado en las salidas de los ductos de aire acondicionado que dan al ‘jockey room’ y se saniticen o desinfecten los mismos diariamente previo a la entrada de cualquier persona; 4. Que durante los días en que se celebren carreras, se provean mascarillas protectoras suficientes de clasificación N-95 con respiradero, para todos los jinetes, entrenadores, mozos de cuadra, pony boys y los parafreneros que habrán de manejar los ejemplares desde el ensilladero hasta el arrancadero.

La misiva al comisionado de juegos de azar incluye además otras peticiones, y establece como ejemplo medidas que han tomado hipódromos de Estados Unidos, como el de Santa Anita en California, en el que los jinetes fueron ubicados en ‘campers’ en el área de estacionamiento, para así tenerlos más distanciados y más seguros.

“Por dicha razón es necesario que se establezcan medidas similares y un protocolo para que los salones de jinetes sean desinfectados diariamente”, lee la carta.

Por otro lado, en conversación con El Nuevo Día a principios de mayo, el presidente de Camarero, Rodríguez, había asegurado que se realizarán pruebas todos los miércoles a los jinetes, un día antes de que inicien las carreras durante el fin de semana. El viernes, sin embargo, no dio seguridad de que se realizarán todas las semanas, cuando El Nuevo Día le preguntó al respecto.


💬Ver 0 comentarios