La Federación Puertorriqueña de Voleibol y los Changos de Naranjito piden jugar un posible séptimo partido en el coliseo Roberto Clemente con 3,000 fanáticos en los niveles dos y tres de la instalación.
La Federación Puertorriqueña de Voleibol y los Changos de Naranjito piden jugar un posible séptimo partido en el coliseo Roberto Clemente con 3,000 fanáticos en los niveles dos y tres de la instalación. (XAVIER GARCIA)

La Federación de Puertorriqueña de Voleibol le sometió hoy al secretario del Departamento de Salud, Carlos Mellado, y al gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, una solicitud para una dispensa que permita celebrar un posible séptimo partido de la serie final de la Liga de Voleibol Superior Masculino ante 3,000 personas en el coliseo Roberto Clemente.

La serie entre los Caribes de San Sebastián y los Changos de Naranjito, detenida desde el pasado 18 de diciembre tras un brote de COVID-19 en ambos equipos, se reanudará el 17 de enero. Con ventaja de 3-2, los Caribes serán locales en el coliseo Luis Aymat en búsqueda del campeonato. Ese partido se realizará a puertas cerradas, sin fanáticos.

Si los Changos salen airosos, el séptimo partido se celebraría el 19 de enero. En ese caso, los Changos serían locales y en vez de jugar en la cancha Gelito Ortega sin fanáticos, la gerencia ya considera jugar en el coliseo Roberto Clemente ante una reducida cantidad de fanáticos, supo El Nuevo Día.

La organización de este séptimo partido recaería sobre los Changos y la FPV, que le sometió hoy la solicitud de dispensa a Salud y La Fortaleza.

Bajo la actual orden ejecutiva emitida por el gobernador Pierluisi ante el repunte de casos de COVID-19 en la isla, están prohibidos los eventos multitudinarios con más de 250 personas. Salud, no obstante, le concedió una dispensa a la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente para celebrar sus partidos ante un máximo de 1,200 personas en los estadios, que son al aire libre.

El Nuevo Día obtuvo una copia de la solicitud que realizó la FPV al gobierno. El documento aparece enviado a nombre del presidente de la FPV, César Trabanco.

En la solicitud, se esboza que de celebrarse un séptimo partido en Naranjito con la Gelito Ortega cerrada, esto “provocará una gran aglomeración de público en las afueras de la instalación deportiva donde se efectúe, como también en comercios cercanos a las mismas, calles, avenidas circundantes y en la plaza pública del municipio de Naranjito, donde la FPV y la gerencia del equipo NO son responsables por el cumplimiento de la Orden Ejecutiva emita por el Gobernador de Puerto Rico”.

Bajo ese escenario, según la FPV, “les corresponderá a los gobiernos municipales y a la Policía de Puerto Rico mantener el orden y atender las situaciones que propenderán a la aglomeración desmedida de personas y el consumo de bebidas alcohólicas en dicho municipio durante la celebración del séptimo juego”.

Como alternativa, la FPV y los Changos proponen celebrar el séptimo juego en el coliseo Roberto Clemente de Hato Rey. La capacidad sería de 3,000 fanáticos y como requisito se pedirá evidencia de vacunación, con refuerzo incluido. En la dispensa otorgada a la LBPRC, el refuerzo en vacunación es un requisito para entrar a los estadios.

“Los asistentes estarían presenciando el juego desde los niveles 2 y 3 del Coliseo Roberto Clemente, teniendo un asiento vacío entre cada persona y requiriendo el uso permanente de mascarillas, para lo cual se asignarán ujieres a cada sección para asegurar su cumplimiento. El expendio de alimentos y bebida se realizará exclusivamente por meseros, evitando que las personas se movilicen hacia las cantinas”, lee el plan sometido por la FPV.

El primer nivel del coliseo estaría ocupado por familiares de jugadores, personal de ambos equipos y medios de prensa.

Si se aprueba esta dispensa, la FPV alega que se evita “una situación de potencial descontrol de personas en las inmediaciones del coliseo municipal de Naranjito”. Además, enfatiza que “se evita un duro golpe económico a la franquicia de Naranjito y la propia FPV, la cual genera empleos directos e indirectos, además de los ingresos fundamentales para nuestros jugadores en lo que representa su taller de trabajo”.

Al momento de publicar esta historia, Salud aún no se había expresado en torno a la solicitud de la FPV.

Puerto Rico amaneció el lunes con 750 personas hospitalizadas por COVID-19, la cifra más alta desde que inició la pandemia en marzo 2020. De igual manera, la tasa de positividad se encuentra en 38.55%.

💬Ver comentarios