La acción de la serie final se reanudará este próximo lunes en el Coliseo Luis Aymat de San Sebastián, luego de casi un mes detenida.
La acción de la serie final se reanudará este próximo lunes en el Coliseo Luis Aymat de San Sebastián, luego de casi un mes detenida. (David Villafane/Staff)

La Liga de Voleibol Superior Masculino (LVSM) recibió una dispensa de parte del Departamento de Salud, para que pueda celebrar el remanente de la serie final con la presencia de público en las gradas.

Así las cosas, el sexto partido que quedó programado para el próximo lunes, 17 de enero en el Coliseo Luis Aymat de San Sebastián, hogar de los Caribes, y un séptimo y decisivo de ser necesario para el día 19 con los Changos de Naranjito como locales, podrán tener la asistencia de espectadores aunque con un límite.

La gerencia de los Changos había elaborado una propuesta para jugar dicho encuentro en el Coliseo Roberto Clemente en San Juan, en lugar de la Cancha Gelito Ortega.

La serie final se vio interrumpida el pasado 21 de diciembre cuando se registraron varios casos positivos a COVID-19 en ambos equipos y la Federación decidió posponer el sexto choque hasta que culminara el periodo navideño. Los Caribes de San Sebastián están ganado la misma 3-2, por lo que un triunfo el lunes hará innecesario el decisivo.

Posterior al Día de Reyes los directivos de la liga se reunieron con los apoderados de los equipos finalistas y determinaron las fechas de reanudación de la serie de campeonato, y se vislumbraba que tuvieran que celebrarse sin fanáticos si no procedía la dispensa.

Pero en una carta firmada por el secretario del Departamento de Salud, Dr. Carlos Mellado, con fecha de este jueves, 14 de enero, la Federación Puertorriqueña de Voleibol que preside el Dr. César Trabanco, recibió el aval para que la LVSM reanude la acción con espectadores.

No obstante en la misiva el jefe de la agencia expuso ocho condiciones para permitir la asistencia de fanáticos en medio de la ola de repuntes de contagios en la isla.

En primer lugar, solo se permitirán a los juegos personas debidamente vacunadas con todas las dosis, incluyendo la de refuerzo. Además de los espectadores también deben cumplir con esta disposición todas las personas que laboran en el torneo, como jugadores, árbitros, oficiales de mesa, entrenadores y miembros de la prensa, entre otros.

Otra de las condiciones es que ambos coliseos tendrán entrada limitada de hasta un 10 por ciento de aforo. No obstante, se excluye de esa cantidad, las personas laborando en los partidos.

Así también se requiere que se cumplan medidas como asegurar el distanciamiento físico entre núcleos familiares distintos; establecer un sistema para que las comidas y bebidas se entregue en los asientos de los fanáticos para evitar aglomeración en las cantinas; no permitir la asistencia de menores de 5 años; establecer el requisito de uso correcto de la mascarilla; evitar aglomeración en áreas comunes; y exhortar el lavado de manos frecuente con agua y jabón, o la aplicación de desinfectantes de manos con la menos 60% dde concentración de alcohol.

Esta viene a ser la segunda dispensa a una liga deportiva que otorga el gobierno desde que la orden ejecutiva anterior a la vigente, dispuso que no se permiten eventos multitudinarios de más de 250 personas. La primera fue la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, a la que se permitió iniciar su etapa de postemporada con la presencia limitada de aficionados el pasado 7 de enero. En la más reciente orden emitida por el gobernador Pedro Pierluisi esta semana, permanece dicha disposición de no más de 250 fanáticos.

💬Ver comentarios