Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El actor puertorriqueño Armando Riesco decidió viajar a Puerto Rico para filmar parte de su primer largometraje (Luis Alcalá del Olmo)

El pasado mes de octubre, cuando el país apenas despertaba de la pesadilla y la destrucción causadas por el huracán María, el actor puertorriqueño Armando Riesco decidió viajar a Puerto Rico para filmar parte de su primer largometraje.

Pudo haber escogido otra ocasión u otros escenarios, pero Riesco apostó a su país en uno de sus peores momentos. Mientras él filmaba en la isla, su esposa, la también actriz puertorriqueña nacida en Nueva York, Shirley Rumierk, hacía esfuerzos para ver de qué manera la organización artística 52nd Street Project, de la que forma parte, y que trabaja con niños y jóvenes, podía ayudar al país.

“Sentíamos que si no hacíamos algo nadie lo iba a hacer por nosotros”, resalta Shirley. Armando coincide y manifiesta que no había manera de no hacerlo.

“Yo dejé mi corazón aquí, como dice la canción. Cuando uno se va afuera, no sé lo que piensa la gente, pero duele. Cuando pasó lo del huracán me dio bien fuerte ver cómo respondió el gobierno americano. Me sentí asqueado, de verdad, y eso me dio doble fuerza para venir aquí y filmar esa película”, narra sobre lo que será su primer largometraje, el cual aún no cuenta con título.

Nada de esto resultaría extraño si no fuera porque Armando y Shirley son una pareja de actores exitosos en Estados Unidos, que actualmente participa en las series “The Chi” (Showtime) y “Rise” (USA), respectivamente. Películas y series como “Garden State”, “Colateral Beauty", “Law and Order”, “The Good Wife” y “Royal Pains” son solo algunos de los títulos en los que aparecen los nombres de estos artistas, quienes también se han destacado en el teatro.

El “éxito” los une

Esa fama que han alcanzado, sin embargo, no los ha alejado de su tierra ni de su comunidad, sino todo lo contrario. Cada éxito que suman es un logro que utilizan para darle visibilidad a lo que realmente les preocupa.

“El éxito para mí es llevar conmigo a mi comunidad a donde quiera que vaya. Ya sea desfilar en una alfombra roja con (ropa de) diseñadores puertorriqueños, ya sea ayudar a unos chamaquitos de una escuela de Puerto Rico, eso para mí es el éxito, aportar a mi comunidad”, comparte Shirley, quien forma parte de la junta directiva de la entidad 52nd Street Project, la cual provee teatro para niños y jóvenes de bajos recursos.

Cuando era una niña, la actriz se benefició de este programa donde dice encontró su propia voz, por lo que sabe cómo el teatro y la escritura transforman vidas. De madre puertorriqueña y padre colombiano de raíces francesas, Shirley nació y se crió en la ciudad de Nueva York con su madre. Al graduarse de escuela superior, se fue a estudiar economía a la prestigiosa universidad de Harvard, en Boston. Pero el amor por las artes pudo más y terminó su bachillerato en Estudios Hispánicos. Luego de percatarse que esa tampoco era su pasión, se trasladó nuevamente a su querida ciudad para ir detrás de su verdadero sueño: actuar.

“No quería llegar a tener 70 y pico de años y pensar qué hubiese pasado, entonces decidí tratarlo con todo mi empeño”, cuenta.

Posiblemente a la misma vez que Shirley iba tras su meta, Armando Riesco también lo hacía en la Universidad Northwestern, en Chicago, donde se fue a estudiar luego de graduarse del Colegio San Ignacio en Puerto Rico.

Jamás imaginó que estudiar actuación era una posibilidad, pero tuvo un maestro en la escuela superior, el padre Golden, que lo motivó.

“La verdad es que no me gustaba hacer otra cosa que no fuera actuar y escribir, así que le seguí la corriente y me tiré por ahí. Ahora estoy tratando de hacer una beca a su nombre porque él acabó siendo mi mentor. Hace como siete u ocho años murió y quiero aprovechar la suerte que estoy viviendo ahora para hacer una beca a su nombre”, expresa Armando demostrando que, al igual que Shirley, la fama para él es el vehículo para ayudar a los demás.

"Yo pienso que el éxito es algo bien complicado y que depende de cómo uno se siente. A veces yo he tenido 'éxito' y no me siento exitoso, y hay veces que he estado enseñando en una cárcel en Nueva York y siento como una magia, así que yo nunca sé cuando estoy ganando o perdiendo, lo que trato es de no caerme de la canoa y seguir en el río”, reflexiona.

El encuentro

Esa filosofía de vida y el amor hacia el teatro fue lo que precisamente unió a Armando y Shirley. La pareja se conoció en el 2002, cuando el actor trabajó como voluntario en la entidad en la que trabajaba la actriz.

“Eso fue para una Navidad y en una fiesta un amigo de ella nos dijo 'tú eres puertorriqueño y tú eres puertorriqueña, hablen'. Entonces, empezó la cosa de la división de que si tú eres nuyorican y ella que si yo era un guaynabito. Y a los tres minutos fue como ‘dame tu teléfono’. Desde entonces hemos estado resolviendo ese problema”, relata Armando entre risas. Los artistas se casaron en el 2007 y tienen una niña de tres años. Cada momento que tienen, tratan de venir a Puerto Rico, donde viven los padres de Armando y donde Shirley tiene familia.

“Lo vemos como un deber y cada momento que tenemos disponible, venimos”, comenta Shirley.

Camino por andar

Aunque la pareja goza en la actualidad de estabilidad laboral, gracias a las series en las que participan, coinciden que el camino no ha sido fácil.

Luego de hacer comerciales y participar como anfitriona de un programa web, Shirley tuvo su gran oportunidad en la obra “Latinlogues”, en Broadway, la cual le abrió las puertas. En el caso de Armando, fue la obra “Four” que provocó su mudanza a Nueva York, donde le cambió la vida.

Ahora, ambos tienen roles importantes en las series “The Chi”, donde Armando interpreta al “Detective Cruz”, y en “Rise”, en la que Shirley le da vida a la madre soltera “Vanessa Suárez”. Ambas propuestas le dan visibilidad y humanidad a comunidades históricamente marginadas en Estados Unidos, como son losafroamericanos y los latinos.

Al preguntarle a los artistas si perciben en la actualidad mayor oportunidades en ese mercado para los latinos, las respuestas son mixtas. “Creo que sí y que no. En el show de Armando (‘The Chi’) y en el mío (‘Rise’) están tratando de ser inclusivos y de llenar esa ausencia (de representación). Lo que no ves en Casa Blanca, por lo menos lo ves en la televisión, así que en cierto sentido sí hay un esfuerzo o por lo menos una conciencia de ser más inclusivos. Ahora, hay que investigar bien la calidad de esos papeles y preguntarse si son personajes que verdaderamente tienen una trayectoria interesante o solo sirven de decoración. En el 2016 de 455 series que había, solo dos eran protagonizadas por latinas, así que vamos a ver qué pasa este año”, indica Shirley.

Para Armando la mejor forma de asegurarse ese lugar es haciendo lo que uno quiere. Por eso trabaja en la actualidad en su primer largometraje, ese que comenzó a filmar en Puerto Rico. La producción, la cual protagonizará y en la que participarán actores del patio, aborda el tema del éxito, el cual le intriga al actor puertorriqueño.

“Yo creo que realmente uno como que nunca ‘llega’. Quizás hay momentos que te abren las puertas, pero puede ser que de repente te des contra una pared”, resume sobre la profesión/pasión que escogió con su esposa, esa donde la búsqueda no cesa.


💬Ver 0 comentarios