(semisquare-x3)
Más que simples billetes, estos son documentos narrativos que ayudan a contar la historia de “personas de peso”, del país. (Vanessa Serra Díaz)

Los rostros de grandes figuras puertorriqueñas, como Roberto Clemente, Julia de Burgos, Ramón Emeterio Betances, Luisa Capetillo y los hermanos Celestina, Gregoria y Rafael Cordero, así como la comunidad del Caño Martín Peña, engalanan la primera edición de los Pesos de Puerto Rico, un proyecto artístico social que explora qué valoran los y las puertorriqueños.

Las artistas Frances Negrón- Muntaner y Sarabel Santos Negrón son las creadoras de esta innovadora propuesta que presenta la primera moneda social boricua a través del proyecto Valor y Cambio. Como parte de este experimento, las creadoras desarrollaron e imprimieron una serie de billetes que representan cuatro valores: Solidaridad, equidad, justicia y creatividad.

Estos billetes -que no sustituyen al dólar- estarán disponibles y se podrán usar únicamente del 9 al 17 de febrero. Las personas podrán acceder a ellos a través de un cajero automático móvil que estará en diversos puntos de San Juan y Bayamón. Luego de contestar una serie de preguntas sobre qué valora cada persona, la máquina grabará las contestaciones en vídeo, y a cambio otorgará una cantidad indeterminada de pesos, que se podrán intercambiar por artículos en establecimientos participante. Aquellos que no quieran redimirlos y prefieran coleccionarlos podrán hacerlo.

Negrón-Muntaner, quien es cineasta, escritora, curadora y profesora en Columbia University en Nueva York, explicó que el proyecto surgió de la investigación que lleva a cabo con un grupo de académicos, periodistas y artistas de la misma universidad donde enseña, el cual busca entender mejor la deuda de Puerto Rico en un contexto global. Como parte de ese proceso, Negrón-Muntaner descubrió que, en diversas ciudades de España, México, Brasil, Alemania e incluso Estados Unidos, han surgido monedas sociales, una herramienta comunitaria que facilita el intercambio -sea de trabajo, tiempo o recursos- y que ha servido para lidiar con diversas crisis económicas. Esta moneda, que no sustituye la oficial, reconoce el valor del trabajo y los talentos de personas que no tienen acceso al capital por diversas razones, como estar desempleada o vivir en niveles de pobreza.

“Surge para organizar los recursos y los talentos de un lugar donde mucha gente puede estar desempleada, pero donde eso no quiere decir que no tengan destrezas, talentos y recursos. Sirve para poder intercambiar eso que existe sin necesidad de tener dólares o lo que sea la moneda nacional. En ese sentido, me pareció que Puerto Rico era un lugar ideal para que surgiera este recurso que yo lo miro como una herramienta que comunidades o gente de una industria particular puede utilizar para facilitar intercambio porque una cosa es la capacidad de trabajo y otra cosa es el empleo”, dijo.

“La capacidad del trabajo es independiente del empleo. Una persona como un albañil, aunque esté desempleado sigue teniendo una destreza que a lo mejor esa comunidad a la que pertenece le puede hacer falta. En Puerto Rico me parece que es un lugar donde hay mucho recurso humano, pero hay también alta tasa de desempleo y me parecía que era una herramienta que podía ayudar a unas comunidades a reconocer, valorar y organizar mejor los recursos que tenía”, agregó Negrón-Muntaner, toda vez que aclaró que este sistema, que es legal, busca organizar el intercambio de una manera equitativa fuera de la lógica de acumulación de la economía imperante. “Sería como un sistema de trueque más organizado a nivel administrativo”, explicó.

Para presentar este modelo económico alterno en el país, la también artista se le ocurrió que la mejor manera era a través de un proyecto artístico, comunitario, participativo y equitativo al cual llamó Valor y Cambio.

Para esta propuesta, se comunicó con su colega Sarabel Santos Negrón, con quien ideó y diseñó los Pesos de Puerto Rico, que más que simples billetes, son documentos narrativos que ayudan a contar la historia de “personas de peso”, del país.

Cada billete cuenta con un Código QR en la parte posterior, el cual se puede escanear en los teléfonos celulares, dirigiendo a las personas a la historia de cada uno de los protagonistas de los pesos. “La idea con esta moneda social es lanzar la pregunta sobre qué valoramos, qué es lo más importante. Lo más importante, y esto lo dice el 99.9% de los estudios que se han hecho en diversas disciplinas, son las relaciones entre la gente”, indicó Negrón-Muntaner.

Los seis billetes que forman parte del proyecto piloto corresponden a los valores de 1 (Hermanos Celestina Gregoria y Rafael Cordero), 2 (Ramón Emeterio Betances), 5 (Luisa Capetillo), 10 (Julia de Burgos), 21 (Roberto Clemente) y 25 (Caño Martín Peña).

Estos personajes y la comunidad fueron seleccionados por su compromiso con la educación pública, la salud pública, la justicia, la equidad, los derechos laborales, la creatividad, la solidaridad, el medio ambiente, así como por el derecho a la vivienda, respectivamente.

“Los billetes de Estados Unidos, por ejemplo, son todos hombres, todos blancos, todos políticos. Mientras nuestros billetes tienen blancos, negros, mulatos, mujeres, hijos de inmigrantes y tiene una comunidad. A mucha gente le gusta que el billete de más peso es de una comunidad, que es sugerir que la comunidad es más importante que los individuos. La economía capitalista promueve que los individuos busquen sus propio beneficio a través de la competencia, y nosotros estamos planteando que no, que lo importante es la comunidad, las interacciones entre laspersonas”, acotó la académica.

Economía solidaria

Negrón-Muntaner indicó que por un momento, tanto ella como Santos Negrón, pensaron en lo ideal era que las personas adquirieran los billetes sin intercambio alguno, pero se percataron que para que se entendiera el proyecto y empezara a surgir un cambio de paradigma, había que hacer el ejercicio completo. “Hay que practicarser justos, ser solidarios, porque el sistema económico actual no lo promueve. Lo que promueve es la competencia y para tener otra manera de relacionarnos, pues había que practicar”, dijo.

Fue así que se acercaron a varios pequeños comerciantes y placeros para presentarle el proyecto, los billetes y preguntarles si querían formar parte del proyecto. Para su sorpresa, todos aceptaron formar parte de la iniciativa durante los diez días que durará.

Para Negrón-Muntaner esa respuesta, acompañada de los acercamientos que le han hecho diversas comunidades, es esperanzadora. “La gente no está apática porque tú le planteas esta idea que, en cierto sentido puede ser descabellada, y dice 'está interesante'. Creo que una de las razones para esa respuesta es que estamos compartiendo un nuevo vocabulario que no es status, junta, deuda, que de tanto manipularse y tergiversar, no dan valor. Es otro vocabulario y es participativo porque aquí no hay jerarquía, aquí estamos diciendo, 'nos enteramos de esto y vamos a intercambiar estos cuentos a ver a dónde nos lleva'”, sostuvo la cineasta, quien como parte final de este proyecto desea llevar a cabo una exhibición con todas las narrativas que recoja de las personas en estos días, para así devolvérselas al país.

Al preguntarle a Negrón-Muntaner de qué manera este proyecto podría ayudar a mejorar la debilitada economía del país, dijo que la idea no es presentar una solución, sino ofrecer una herramienta sobre prácticas diferentes.

“No se trata de mejorar la economía nacional, sino de poner más decisiones y herramientas en las manos de las personas para que puedan organizar su economía local de la manera que mejor funcione, que sea más justa y equitativa. En un sentido más inmediato, pienso que facilita intercambios que satisfacen todo tipo de necesidad que, de otra forma, no se darían”, concluyó con ese peso que dan las palabras.

El público podrá conseguirlos a través de un cajero automático que estará en los siguientes lugares:

Sábado, 9 de febrero, 10:00 a.m. / 4:00 p.m., Casa de los Contrafuertes, en el Viejo San Juan

Domingo, 10 de febrero, 10:00 a.m. / 4:00 p.m., Mercado Barrio Obrero Pa’ti

Lunes, 11 de febrero, 10:00 a.m. / 2:00 p.m. Latte Que Latte, Hato Rey

Sábado, 16 de febrero,  3:00 p.m. / 9:00 p.m., Miramar Foodtruck Park

Domingo, 17 de febrero, 3:00 p.m./ 9:00 p.m., La Esquina & El Nido, Bayamón

*Pesos son válidos del 9 al 17 de febrero.


Comercios participantes

LaEsquinita, Bayamón

El Nido, Bayamón

Librería Wow, Bayamón

Latte Que Latte, Hato Rey

Obrigado Organic Café & Açai Bar, Cupey

Barel Bastión, Viejo San Juan

Concalma, Viejo San Juan

Miramar Food Truck Park, Santurce

Mercado Agro-Artesanal de Barrio Obrero Pa’ti, Santurce

Mercado Agrícola Natural de San Juan, Viejo San Juan

Marisel Herbal Bath & Body, Viejo San Juan

Deaverdura, Viejo San Juan

Café Paraíso, Río Piedras

Los pagos de los bienes o servicios se complementan con $US o según estipulado por cada comerciante individual. No se dará cambio. Se tendrá que gastar la cantidad completa del peso.


💬Ver 0 comentarios