Lucienne Harnández confiesa que creó a Guanina como un vehículo para parodiar el mundo literario y cultural, el cual considera, muchas veces se toma demasiado en serio a sí mismo. (Neidy Rosado)

Descalza, siempre vestida con el mismo traje ancho y el pelo envuelto en un turbante, su figura aparece sobre el escenario con una mueca en el rostro que casi casi demuestra desprecio. Ante la imagen, el público sonríe o gesticula de inmediato, con expectativa. Cuando llega Guanina, anticipan una sola cosa: risa, mucha risa.


💬Ver 0 comentarios