Vista de la obra en cerámica de la artista Diana Dávila. (semisquare-x3)
Vista de la obra en cerámica de la artista Diana Dávila. (Vanessa Serra Díaz)

Hace ocho años, la Fundación Ángel Ramos inauguró su Sala de Exposición de Arte (SalaFAR), en el edificio de su sede en Hato Rey, abriendo un nuevo espacio para los artistas del país. Desde entonces, se han llevado a cabo 40 exhibiciones de artistas de diversas generaciones.

Gracias a la buena acogida y al alcance que han tenido dichas exhibiciones, hace dos años la Fundación Ángel Ramos junto al Museo de Arte de Puerto Rico (MAPR) elaboraron la primera Bienal SalaFAR, la cual regresa este año en su segunda edición.

Se trata de una muestra colectiva que contará con 29 obras de nueve artistas -maestros y emergentes-, que han formado parte de la programación de la sala entre los años 2016 y 2018.

Annie Saldaña, Antonio Martorell, Diana Dávila, Fernando Paes, Naimar Ramírez, Nelson Sambolín, Nereidín Feliciano, Sofía Arsuaga, así como Sandra Vázquez e Isamar Colón, de Taller Una, son los artistas que engalanan esta Segunda Bienal SalaFAR, la cual inauguró el pasado miércoles y se extenderá hasta enero en el MAPR, en Santurce. La exposición colectiva consta de obras en diversos medios, como la pintura, dibujo, fotografía, serigrafía y cerámica.

La muestra coincide con la celebración de los 60 años de la Fundación Ángel Ramos, por lo que el MAPR también ha incluido, como parte de esta segunda edición de la Bienal SalaFAR, obras emblemáticas donadas al museo por la Colección Ángel Ramos y Tina Hills. Los visitantes, además, podrán apreciar en la exhibición, un breve recuento de la historia y aportación de la Fundación a las organizaciones sin fines de lucro del país.

“Desde sus comienzos, en la Fundación se le dio mucho énfasis a la cultura. La primera presidenta de la Fundación, doña Tina Hills, estaba bien comprometida con el arte y la cultura, y nosotros a través de nuestra historia hemos respaldado a nuestros artistas puertorriqueños. Hemos seguido esa tradición de respaldar ese sector de nuestro país, y entendemos que es importante porque quizás hoy en el país le damos mucho énfasis al tema de la deuda, de cuánto ingreso tiene el gobierno, a la Junta de Supervisión Fiscal, pero realmente la cultura es el alma de un pueblo y entendemos que tenemos que seguir respaldando el arte y la cultura porque si queremos lograr un Puerto Rico mejor eso es algo esencial. Pensamos seguir en ese mismo derrotero”, expresó el licenciado Rafael Cortés Dapena, presidente de la entidad.

Marta Mabel Pérez, directora interina del MAPR, resaltó, precisamente, el compromiso de la organización sin fines de lucro con los artistas y la cultura del país. Recordó que don Ángel Ramos y Tina Hills fueron coleccionistas importantes que ayudaron a muchos artistas puertorriqueños, por lo que el trabajo de la SalaFAR continúaesa misión de respaldar a nuestros creadores, tanto a los maestros como a los artistas emergentes.

“La Bienal es un proyecto muy importante porque le ha dado proyección a unos artistas desde que se celebró la primera edición. El anhelo de todo artista es exhibir en un museo, y el espacio de una galería es bien importante porque le da visibilidad a la carrera del artista. Sin esas galerías, estos artistas no tuvieran un espacio de visibilidad”, expresó sobre la importancia de la SalaFAR.

Pérez, en tanto, catalogó a la Fundación como “una aliada” del museo y dijo que sin su apoyo no podrían llevar a cabo muchos de sus proyectos de carácter educativo, como los que se ofrecen en la Galería activARTE, que tiene el propósito de educar y fomentar el aprecio por las artes visuales puertorriqueñas en los niños de manera divertida.

Junte generacional

La segunda Bienal SalaFar vuelve a unir generaciones con artistas emergentes, como Annie Saldaña -quien exhibe por primera vez en el MAPR- y maestros, como Nelson Sambolín, de probada trayectoria artística. Las piezas de ambos artistas, así como de otros seis creadores, dialogarán en la nueva colectiva, curada por Juan Carlos López Quintero, del MAPR.

Para Saldaña, formar parte de esta bienal es un “honor grandísimo”, pues compartirá sala con figuras que admira como Sambolín y Martorell, entre otras figuras artísticas del país. “Poder regresar y presentar mi obra aquí es casi como un sueño hecho realidad”, dijo la joven, quien exhibirá algunas fotografías de la serie que presentó en su muestra individual en la SalaFAR. En estas imágenes, que formaron parte de su tesis de maestría en Miami, Saldaña explora un nuevo paisaje citadino a través de una búsqueda personal.

La artista agradeció la gran oportunidad que le ha brindado la Fundación Ángel Ramos, toda vez que recalcó la importancia de su sala para mostrar el talento joven del país. “Para los artistas emergentes es bien importante que la gente pueda ver nuestro trabajo, que pueda apreciarlo, que puedan identificarse. El arte es cuestión de compartirlo. Y este espacio nos permite eso”, opinó.

Nelson Sambolín, por su parte, presentará en esta segunda bienal tres piezas que formaron parte de la exhibición individual que presentó en la SalaFAR este año y en las que trabaja con dos huracanes, el de la Junta de Control Fiscal y María. “Estos dibujos, estas imágenes, empezaron por un lado con el tema de la Junta, que es otro tipo de huracán, y terminaron con este huracán María. No han terminado porque todavía estoy trabajando con ese tema”, dijo el maestro Sambolín, quien también aplaudió el trabajo de la Fundación Ángel Ramos.

“Yo soy una persona de comunidad, soy un hombre de barrio, y la Fundación tiene una trayectoria de actividad comunitaria que es vital. Veo el arte siempre desde el punto de arranque y la cultura como un servicio público. Una canción no es una canción hasta que alguien la escuche y el fundamento del arte es ese, hacer un gesto de comunicación y un gesto de unidad en los miembros de la comunidad”, manifestó Sambolín, resumiendo el tema que une a esta segunda Bienal SalaFAR que está abierta para el disfrute del público general.


💬Ver 0 comentarios