Trelles, un amante de la literatura, también es miembro de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española. (Suministrada)

Los personajes de las novelas y cuentos dejan huella en los lectores. Permanecen en el recuerdo, regresando a la vida a partir de alguna situación que los evoca, como si se tratara de viejos amigos.

La memoria del pintor Rafael Trelles está poblada por esos personajes que ha ido conociendo a través de su hábito de devorar historias de diferentes temas y épocas.

Por eso no es extraño que un día, en las semanas posteriores al azote del huracán María en Puerto Rico, Trelles agarrara unos rollos de papel que tenía guardados entre sus materiales, se ubicara cerca de la ventana a través de la cual entraba la mayor cantidad de luz y al ponerse a dibujar, varios de estos individuos -mujeres, hombres y niñas- comenzara a aparecer en las páginas.

Pero ya no eran los personajes que imaginó al darles vida en su mente cuando los conoció. Estaban algo transformados por las ideas y las emociones del momento.

En medio de ese proceso creativo, al artista le surgió la oportunidad de exhibir en la Galería Point of Contact de la Universidad de Syracuse en Nueva York. Entonces decidió continuar dibujando al ritmo de esa misma línea de pensamiento.

"La selección fue aleatoria, de acuerdo a mi preferencias. No hubo ninguna intención de síntesis, sino pensar en los libros que a través de los años me han tocado", explicó Trelles en entrevista telefónica.

"La metamorfosis" de Frank Kafka; "Axolotl", de Julio Cortázar; "Cien años de soledad", de Gabriel García Márquez; "El reino de este mundo", de Alejo Carpenter, entre otros, forman parte de las obras literarias a partir de las cuales Trelles creó los 22 dibujos que conforman la exposición "La palabra imaginada".

Este trabajo será presentado en Nueva York a partir del 28 de enero. Mientras, en octubre de este año será trasladada al Museo de las Américas en el Viejo San Juan.

Trelles comentó que el desarrollo de los dibujos fue "un proceso lúdico, de juego", al que poco a poco fue fue encontrándole significados. Por ejemplo, como parte de la colección hay tres niñas preadolescentes en tres contextos muy distintos. Ellas son las protagonistas de las obras Alicia en el país de las maravillas (de Lewis Carroll), Miriam (de Truman Capote) y Lilus Fikus (de Elena Poniatowska).

Aunque los dibujos están abiertos a la interpretación del espectador-lector, hay varios temas que Trelles identifica en la obra, tales como la lucha de la mujer por emanciparse del patriarcado y la transformación del ser humano; el hecho de que la vida es un cambio constante.

También hay personajes que reflejan una crítica a la sociedad industrial contemporánea y la deshumanización de la sociedad. Todas estas son también reflexiones del artista, cuyo trabajo

“La lectura es parte fundamental de mi trabajo y de mi vida. Y como me interesa mucho la figuración enlas artesplásticas, la lecturaha sido fuente de inspiración para muchos trabajos", comentó el pintor, quien en octubre del año pasado fue nombrado miembro de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española.


💬Ver 0 comentarios