Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

right
Participar en estos concursos es un gran reto para los trovadores y trovadoras, ya que se requiere un gran dominio de la décima espinela.

Es uno de los géneros más icónicos de la música campesina en Puerto Rico y una tradición musical que se ha mantenido en la cultura boricua por siglos. Por eso no es extraño que, en medio de los retos provocados por el COVID-19, siga en pie el Concurso Nacional de Trovadores que ya celebra su edición número 52.

💬Ver comentarios