Norberto González falleció ayer a los 70 años.
Norberto González falleció ayer a los 70 años. (Archivo)

Despedirse de un baluarte en el mundo de los libros y en la cultura puertorriqueña como lo fue el librero y editor Norberto González es para quienes siguieron sus pasos, el adiós a un mentor en medio del agradecimiento.

El reconocido librero, destacado primero desde el corazón de Río Piedras con la Librería Norberto González y luego con Casa Norberto en Plaza Las Américas falleció el lunes a los 70 años en el hospital Pavía donde llevaba ingresado dos semanas. Su familia confirmó su deceso.

González fue por cinco décadas ese pilar de respaldo para cientos de autores locales y para un sinnúmero de propietarios de librerías que emularon su gesta y se atrevieron a impulsar desde un espacio la producción y difusión del trabajo literario nacional.

Gracias al trabajo de González, hoy otros libreros agradecen su incansable quehacer cultural en el mundo y negocio del libro, siendo él un ejemplo a seguir.

La librería Libros AC Barra y Bistro en Santurce fue uno de los primeros establecimientos editoriales que reconocieron la labor de González en el país, tras conocer su partida física.

“Uno de los últimos baluartes de no sólo el mundo del libro, sino de la cultura puertorriqueña. Libros AC no hubiese sido posible sin su trabajo y apoyo incondicional. Hoy marca el fin de una era. Que descanse en paz y en grandeza. Fortaleza a toda su familia y seres queridos. Norberto González, librero, empresario, editor, visionario, gestor cultural, hombre de familia, padre, amigo y un gran puertorriqueño”, comunicó la librería en su cuenta de Facebook.

Para Tamara Yantín, presidenta y propietaria de la librería El Candil en Ponce, González no solo fue un mentor, sino que también fue esa persona que creyó en ella cuando hace siete años decidió abrir las puertas de la librería en la Ciudad Señorial ante la carencia allí de este tipo de establecimientos. González fue su socio por dos años. Lo hizo desde el 2013 por espacio de 24 meses, pero luego se le presentaron otros planes como fue la apertura de Casa Norberto en Plaza las Américas y tuvo que desligarse como socio de Yantín y de la escritora Luz Nereida Pérez.

Su amistad y colaboración nunca se detuvo y fue hace tres semanas que Yantín y González tuvieron su última conversación antes de su hospitalización en Pavía, donde murió el librero.

Yantín contó a este medio que su relación con González data de varios años cuando ella trabajaba en una oficina legal. Luego ella comenzó a participar en festivales y ferias del libro con exhibidores de mesa y el primer inventario que hizo fue de la Librería de Norberto González.

El librero se convirtió en su mayor aliado para todos los eventos de libros en los que participó. No obstante, ante su estrecha relación laboral y de confiabilidad que tenía con González le propuso en el 2013 ser su socio para poder operar la librería El Candil en Ponce, una de las pocas que hay en el mencionado municipio.

Nuestra relación era diaria porque él fue mi socio. Luego él tuvo otros planes y dejamos de ser socios, pero nos veíamos semanalmente. Siempre confié en él y fue mi apoyo siempre para yo entrar al negocio del libro. Norberto conocía el negocio del libro como nadie. No era un ratón de biblioteca, pero nadie como él para conocer y entender el mundo y el negocio de los libros. Siempre en favor de los autores. Siempre nuestro corazón y nuestro espacio estarán agradecido de su bondad y apoyo”, sostuvo Yantín.

La Casita Books and Gifts en Aguadilla también agradeció la labor de González, a quienes describieron como: “maestro, guía y peñón de todos los libreros de la isla”. Gracias a la visión de González La Casita pudo operar.

“La Casita está de luto, grande el dolor que sentimos. Un gran amigo y hermano ha partido. Norberto Gonzalez, maestro, guía y peñón de todos los libreros de la Isla. Ejemplo de amistad y generosidad para con todos los que caminamos por el mundo de los libros en Puerto Rico. Gran auspiciador de autores y apoyo total para las librerías de nuestro país. Hace 40 años nos unía una amistad legítima que supimos llevar en las buenas y en las malas... Grande como librero, grande como amigo, grande como familia, grande como ser humano. Será muy difícil que tengamos otro Norberto, no será lo mismo sin él. Norberto fue el más grande apoyo para que La Casita naciera, gracias a su ayuda, recomendaciones, empuje existimos. Nos deja un gran vacío y un gran dolor en el corazón. Norberto, siempre estarás vivo mientras haya un niño que lea por amor. Gracias”, compartieron en las redes sociales.

De igual forma el proyecto Libros787.com, cuyo presidente es Carlos Goyco, se expresó en las redes sociales que González fue el primero en respaldar “esa idea loca de vender libros de autores boricuas a través del internet”.

“Hoy, (ayer) es un día triste para la industria literaria y amantes de los libros en Puerto Rico. Nunca olvidaremos el primer día que pisamos su oficina en Río Piedras y le contamos sobre esta idea loca de vender libros de autores boricuas a través del internet. Sin tan siquiera conocernos nos preguntó: “¿qué necesitan?” y así comenzó todo. De parte de todo el equipo de Libros787 estaremos siempre agradecidos por abrirnos tus puertas. Te extrañaremos”, comunicó el equipo de Libros787.com en sus redes sociales.

💬Ver comentarios