Una de las obras que se presentará durante la Campechada, de la artesana de mosaicos, Alma Hernández. (Suministrada)

Ya todo está listo para la presentación de la novena edición de la Campechada, que este año se efectuará de manera virtual, del viernes 20 al domingo 22 de noviembre. Un evento cultural que este año el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) se lo dedica al insigne escritor y educador cagüeño Abelardo Díaz Alfaro, considerado el más importante cuentista puertorriqueño del siglo XX.

Lograr un programa artístico de este calibre ha sido, sin duda, una labor titánica por parte del ICP y del Municipio de Caguas, donde inicialmente, antes de la pandemia, se iba a realizar de forma presencial este festival cultural.

“Ha habido unos retos muy grandes para todos. Pero los resultados van a mostrar que el talento puertorriqueño, no importa en la plataforma que se muestre, continúa siendo de primera clase”, expresó la gerente general de la Campechada, Mariana García Benítez, quien destacó que se trata de un proyecto que usualmente atrae a miles de personas y donde se presentan obras de teatro, performance, música, artesanía, artes plásticas y libreros, entre otros.

Ahora, al ser virtual, han tenido que tomar vídeos de todas las presentaciones y desarrollar un libreto con los textos que van a acompañar a cada una de las presentaciones. “Ha sido una aventura, pero estamos muy agradecidos con toda la comunidad cultural por todo el apoyo y la cooperación para poder crear un proyecto virtual”, indicó García.

Para el artista Quintín Rivera, se trata de una oportunidad para reaccionar a “la inmediatez histórica del momento que se vive a través del performance”. Es lo que va a presentar en colaboración con otro artista cagüeño, Ramón Aponte Vázquez, con el poema El Josco, de Abelardo Díaz Alfaro.

El escritor Abelardo Díaz Alfaro es considerado el mejor cuentista puertorriqueño del siglo XX. (ELNUEVODIA.COM)

“Es un poema que me toca profundamente y me parece que tanto años después de que se haya escrito, hoy día tiene una contemporaneidad especial. Sobre todo, por toda la conversación de la igualdad y la equidad de género”, explicó Rivera, para resaltar que el título de su performance es “El Josco, las nuevas masculinidades”.

Según el artista, lo hace de esa forma para examinar “nuestras raíces y entender lo que pasa en el poema, en el que un toro prefiere suicidarse antes de no poder comprobar su virilidad o su capacidad de reproducción”. Por eso, en su performance busca que, aunque aquellos que se identifican como hombres no pueden dar la lucha desde la femineidad, “sí podemos solidarizarnos desde la masculinidad”.

Otra de las participantes de esta Campechada es la artesana Alma Hernández, creadora de Mosaicos del alma, quien espera aprovechar esta oportunidad para mostrar sus trabajos en mosaicos. Un arte que aprendió primero para tener una distracción y que desde hace unos años se convirtió en su forma de sustento. “Mi trabajo se inspira en todo lo relacionado con la cultura y Puerto Rico”, añadió, tras indicar que esta es la cuarta vez que participa en la Campechada, aunque ahora, por ser virtual es un poco diferente.

“El ICP ha hecho un trabajo excepcional dándonos la mano, sobre todo con los vídeos para mostrar nuestros trabajos y que el público conozca nuestro arte”, dijo entusiasmada, al tiempo que destacó los beneficios de que muchas personas de diferentes partes del mundo pueden acceder a los vídeos a través de internet.

“El ambiente artesanal ha sido muy afectado por la pandemia. Desde marzo para acá, la gran mayoría de los artesanos no han tenido ingresos. Hay algunos que no tienen acceso a las redes sociales o que no la dominan y se les ha hecho muy difícil”, lamentó Hernández.

Experiencia educativa

Precisamente, según García Benítez, la experiencia de grabar con los artistas y artesanos ha sido muy grata, aun cuando para algunos fue un reto hacer un vídeo para mostrar su arte. “Sin embargo, este ejercicio los ha ayudado a crear material para sus redes sociales; se han atrevido a hacer videos en vivo, a editar y a mejorar la calidad de la presentación de sus productos. En ese sentido sufrimos, pero al final nos ha convenido y hemos aprendido muchísimo en términos técnicos de cómo subir material a la internet”.

De forma parecida se expresó José Luis Colón, director cultural del municipio de Caguas, quien dijo que antes de la llegada de la pandemia ya habían comenzado a organizarse para que la Campechada fuera un éxito en Caguas.

“Para nosotros fue un honor cuando nos dijeron que habíamos sido seleccionados para realizar esta edición de la Campechada aquí. Pero como la nueva realidad de los eventos culturales es el movimiento virtual, bastante rápido se trajo la idea de hacerla de forma virtual”, señaló Colón, tras exhortar al pueblo a que apoyen este festival cultural.

“Se van a presentar muchos temas relacionados con Abelardo Díaz Alfaro y en Caguas estamos más que orgullosos. Los invitamos a que se conecten porque hay para todos los gustos. Somos la ciudad donde Abelardo nació, invitamos a que visiten nuestros museos, están abiertos de martes a sábado y se pueden hacer citas para las visitas”, agregó.