Portada del  Catálogo de Arqueología del Instituto de Cultura Puertorriqueña.
Portada del Catálogo de Arqueología del Instituto de Cultura Puertorriqueña. (Suministrada)

Hace cerca de cinco milenios, ya habitaban en Puerto Rico los indios arcaicos, los primeros en pisar esta tierra y donde dejaron sus huellas con objetos rudimentarios hechos de piedra que les servían para la caza y para cortar algunos alimentos. A ellos les siguieron otras culturas, como los saladoides, huecoides, ostionoides y enenoides, hasta llegar a nuestros ancestros más cercanos, los taínos.

Una historia que ahora es contada a través del primer Catálogo de Arqueología del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), un libro de 396 páginas con fotos a colores donde se presenta una selección de piezas de la Colección Arqueológica del ICP y que ilustra la historia indígena a través de objetos y artefactos de un universo arqueológico precolombino poco conocido.

Un libro que comenzó a gestarse hace ocho años entre el programa de Publicaciones y Grabaciones del ICP -conocido también como Editorial Nacional- y el programa de Arqueología e Historia, con el fin de crear un proyecto colaborativo sobre algunas de las 20,000 piezas de la colección arqueológica que custodia el ICP, explica la directora de la Editorial del ICP, María del Mar Caragol Rivera.

“Nosotros documentamos 121 piezas indígenas que nos van narrando a través de diferentes ensayos escritos por arqueólogos, sobre (cómo era la vida en) esas sociedades precolombinas”, explica Caragol, para resaltar que el producto final es un libro de mesa en el que el lector podrá conocer, reconstruir e interpretar -a través de ensayos y los objetos arqueológicos- aspectos de la vida de estas tempranas sociedades humanas.

Una de las vasijas indígenas que se muestran el Catálogo de Arqueología del Instituto de Cultura Puertorriqueña.
Una de las vasijas indígenas que se muestran el Catálogo de Arqueología del Instituto de Cultura Puertorriqueña. (Suministrada)

Una publicación en la que, según describe la directora de la Editorial, se identifican diferentes objetos usados en diversas épocas. Por ejemplo, amuletos de concha, hachas, puntas y navajas, asas de vasijas, cemíes y piezas muy singulares, como los aros líticos, espátulas vómicas, lanzaderas, pintaderas, máscaras, los dujos -que quizás son de las piezas más conocidas- y los colgantes. Incluye, además, varios ensayos escritos por expertos de los estudios arqueológicos en Puerto Rico, como el arqueólogo Miguel Rodríguez López, el Dr. L. Antonio Curet y el Dr. Osvaldo García Goyco.

Precisamente, para el arqueólogo Rodríguez López, este catálogo es una excelente forma que tiene el ICP para dar a conocer un patrimonio “que, un poco, se ha mantenido oculto porque solamente lo conocemos algunos arqueólogos o que, en ocasiones, se conoce cuando ha habido exhibiciones de algunas de estas piezas”.

“El ICP tiene una gran responsabilidad porque custodia una de las colecciones arqueológicas más importantes de Puerto Rico. Creo que es la primera vez que están en un libro, con una gran cantidad de excelentes fotos, donde todos podemos ver gran parte del patrimonio arqueológico nuestro, piezas únicas en la arqueología del Caribe que enriquecen con un caudal de información y que no solamente es importante para los arqueólogos, sino para todos los que quieran conocer un poco más de la historia”, explica Rodríguez, autor de dos ensayos incluidos en el libro, uno sobre el yacimiento Maruca en Ponce y el estudio de las sociedades arcaicas, y otro sobre las culturas saladoides y huecoides.

A juicio del arqueólogo, uno de los retos fue darle un contexto a cada una de las piezas que aparece en el libro “no solamente porque son bonitas”, sino para que se entienda su importancia. Pone el ejemplo de una piedra con una punta, que en el contexto prehispánico se cree que pudo servir como proyectil o lanza.

“Son objetos utilitarios. No solamente hay piezas de gran valor estético, sino que también puedes ver una navaja de pedernal, que son sencillas, pero que nuestros indios más antiguos las utilizaban para cortar las raíces de las plantas que comían o para cazar y hacer redes”, explica Rodríguez, al resaltar la importancia de que el catálogo también tuviera un balance entre objetos utilitarios y piezas ceremoniales de mucha estética.

Menciona, por ejemplo, el dujo Oliver, al que describe como uno de los asientos en piedra indígenas más importantes del Caribe, o el Cemí de Santa Isabel, “que es espectacularmente hermoso, de los más grandes que se han encontrado en Puerto Rico”.

“Es combinar eso con piezas utilitarias, como las hachas de piedras, pintaderas que se llenaban de barro para los indios pintarse el cuerpo con diseños geométricos y ponerlo en un contexto arqueológico. Hasta llegar a la cultura taína, que se especializa en piedra tallada más ceremonial”, abunda el arqueólogo, quien destaca que es un “gran legado que hace el ICP al pueblo”.

Máscara de barro, una de las piezas que custodia el Instituto de Cultura Puertorriqueña y que aparece en el libro.
Máscara de barro, una de las piezas que custodia el Instituto de Cultura Puertorriqueña y que aparece en el libro. (Suministrada)

“Ahora mismo no hay exhibiciones de estas piezas, excepto algunas de las que hay en Caguana, pero en este caso, está el catálogo, que se puede adquirir y ver una muestra de lo mejor de la colección que tiene el ICP”, propone Rodríguez.

Para Caragol, se trata de un catálogo que define como el primero en su categoría o clasificación que publica el ICP exclusivamente para hablar sobre nuestra cultura arqueológica. Y destaca que es una edición bilingüe, en español e inglés, con traducción del Dr. Alejandro Álvarez Nieves, en la que también aparecen dos fotos históricas: una de don Ricardo Alegría en un sitio arqueológico en Luquillo (1947), antes de fundar el ICP y otra de John Alden Mason en Caguana (1914), quien estuvo a cargo de los primeros trabajos de exploración de este centro ceremonial.

“Creamos esta publicación porque hay una necesidad de que nosotros como pueblo conozcamos mejor, de una forma lúdica -porque es ilustrada, es entretenida y muy estética-, para conocer estas piezas de nuestra etnografía. Te permite hacer un recorrido a través de tu pasado y te cuenta a través de estos objetos, la historia prehispánica. Lo hace de una manera que te permite ubicarte en la historia”.

Precisamente, la directora de la Editorial del ICP destaca que se quería que el libro tuviera ese acercamiento educativo para el público general. Más que nada, para despertar el entusiasmo en conocer un poco más allá del sello cotidiano de los “indios”. “Creo se logra de una manera muy vistosa y tiende un puente a los puertorriqueños que están en la patria extendida porque te permite que entiendas la historia en inglés y español”. Mientras, el antropólogo Rodríguez destaca que cada artículo en el libro tiene una bibliografía sobre el tema, por si alguien quiere conocer más información.

El libro está a la venta en la Tienda Cultural del ICP, en el Viejo San Juan a un costo de $65. Para más información sobre la publicación puede escribir a editorial@icp.pr.gov.

💬Ver comentarios