El cantante de música urbana, Bad Bunny, anticipó que el año que viene traerá muchas sorpresas para su público.

El 2020 llega cargado de proyectos nuevos para Bad Bunny. Aunque declinó ofrecer detalles por el momento acerca del giro que tomará su carrera, el artista de música urbana aseguró que pasará “de todo un poco”.

“No puedo dar mucho detalle, pero estamos trabajando. Hay muchos proyectos que de corazón me gustaría decir, pero muchos, muchos proyectos grandes que vienen en camino para el 2020. Agradecido por eso”, sostuvo el artista.

Cuando se le pregunto si habrá trabajos, por ejemplo, en el cine, dijo que “va a haber de todo, real, de todo un poco. Siempre he querido hacer cosas en diferentes áreas y creo que este año vamos a poder hacer lo que siempre he querido, eso de trabajar aquí y allá. No quiero dar detalles. Me gusta el efecto sorpresa”.

Bad Bunny hizo las expresiones en una conferencia de prensa que realizó ayer durante la entrega de regalos “La vieja tradición” que celebro por segundo año consecutivo como parte de las iniciativas de su fundación Good Bunny.

El artista, quien junto a Residente y Ricky Martin lideró el llamado a salir a la calle a exigir la renuncia de Ricardo Rosselló Nevárez en el llamado verano de 2019, prefirió no responder a la pregunta de cuál es su expectativa sobre el proceso de elecciones generales en el país que se avecina en noviembre del próximo año.

“Mis expectativas, no te voy a decir lo que siento”, dijo quien logró colocar a “X100pre” su primer disco, lanzado en enero de este año en el primer lugar de la lista de de álbumes latinos más populares de Billboard.

Por otro lado, cuando se le cuestionó si está al tanto de las luchas ambientales en las comunidades de Peñuelas y Guayama, y si estas podrían contar su apoyo, Bad Bunny dijo que sí.

“Siempre que yo sienta que alguien necesita de mí y yo lo sienta, lo importante es sentirlo, yo siempre voy a estar ahí para la gente”, sostuvo.

El “Conejo malo”, el quinta artista más escuchado en la plataforma Spotify en 2019, resumió el año pasado como “increíble” en su carrera artística que comenzó hace cuatro años.

“Al final los premios y lo que dicen las revistas, etcétera, es a base de lo que decide el público. En verdad estoy bien contento. Yo siempre digo que no trabajo para reconocimientos ni na’ pero al final del día se siente bien que la gente reconozca tu trabajo”, dijo al afirmar que los logros le confirman que “lo que estoy haciendo la gente se lo disfruta”.

Esta navidad Bad Bunny aprovechará para pasar tiempo con su familia y el único regalo que de verdad le interesa es poder seguir haciendo lo que le apasiona.

“Yo creo que lo único que quiero es salud. Estoy más que bendecido, agradecido con Dios con la vida, con todo lo bueno que me ha dado. Con lo hermoso que ha sido el 2019”, expresó.

Durante la entrega de regalos las asistentes esperaban su turno con la supervisión de un equipo de seguridad. Se les entregaba una bolsa de pop corn, una pudieron retratarse frente a un gran inflable con el rostro de Bad Bunny haciendo su característico gesto de levantar los dedos meñiques. Hubo pop corn y camisetas con la frase “la nueva religion” además de los obsequios navideños.

El evento logró reunir desde temprano en la mañana a cientos de padres y madres junto a sus hijos en el Centro de Convenciones de San Juan. Bad Bunny sorprendió a los presentes al llegar antes de las 9:00 a.m., un poco cansado y ronco, tras haberse presentado anoche en la República Dominicana. Luciendo una vestimenta color rosa, espejuelos negros y la mascarilla que usualmente le cubre la boca y según dijo usa por moda y para evitar enfermarse, se mantuvo alrededor de una hora interactuando con los niños y jóvenes que llegaron a verlo, tomarse fotos con él y recibir su obsequio.

Muchos de los asistentes salieron de su casa tan temprano como a las 5:00 a.m. de diferentes pueblos de la isla con la esperanza de saludar a su ídolo y aunque no todos lo lograron estaban contentos por haber participado.

“Yo soy súper fan. Esperaba verlo. El año pasado también pude asistir y tampoco lo pude ver. Pero nada, estoy agradecida por todo lo que ha hecho por nosotros. Estoy súper feliz”, dijo Zarysbeth, de 14 años.

La adolescente se llevó un violín que ahora utilizará para practicar lo que aprendió durante el verano, cuando conoció el instrumento mientras se encontraba pasando tiempo con familiares en Estados Unidos.

En las estaciones de regalos había otros instrumentos musicales, juegos de mesa, balones, audífonos, guantes de boxeo y muchos otros regalos. Los niños también recibían una camiseta violeta con la frase que ha popularizado el “Conejo malo” para nombrar su propuesta: la nueva religión.

“Salimos desde Peñuelas desde las cinco de la mañana. Es una actividad muy bonita”, dijo Helen Echevarría, quien llegó con sus hijos de 14 y 9 años.

También estaba entre los asistentes gente de Barranquitas, así como residentes de la zona metropolitana.

El niño Yetsiel Batista, de 10 años, llegó de Levittown con el deseo de ver a Bad Bunny, a quien le gusta imitar. Pero no se le dio, a pesar de que su mamá,Yahaira Santiago, guardia de seguridad en una urbanización privada salió de su trabajo a las 5:00 a.m. para cumplir el deseo de su hijo.

“Quiero verte Bad Bunny, por favor.Quiero hacer algo contigo, quiero que me veas y quiero taquillas para tu concierto, por favor, si puedes, que me des unas taquillas porque te quiero ver”, dijo al mostrar el cover de su teléfono con una imagen del artista, a quien le gusta imitar.

El artista celebrará en mayo los conciertos “Una nueva leyenda” en el Hiram Bithorn en Hato Rey el 15 y 16 de mayo. La primera función está totalmente vendida.


💬Ver 0 comentarios