Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La Miss Universe venezolana, Thalia Olvino Torres. (Suministrada)
La Miss Universe venezolana, Thalia Olvino Torres. (Suministrada)

Poco antes de llegar a Atlanta, Georgia, donde se celebrará el certamen de Miss Universe, la venezolana Thalía Olvino Torres conversó con El Nuevo Día sobre los propósitos que tiene si ganara la corona universal el 8 de diciembre.

También compartió que lo que más anhela es que en su país haya un cambio político definitivo, pues asegura que ella, su familia y su pueblo, carecen de lo más elemental. La joven afirma que tomó la decisión de quedarse en su país para  defender sus derechos, y desde donde espera que su voz sea escuchada.

“El Miss Universo va a ser toda una experiencia para mí porque es una oportunidad para llevar un mensaje valioso de mi país ante el mundo, para llevarles alegría y continuar representando esa belleza de la mujer venezolana que va mucho más allá de lo físico, viene del corazón, de nuestra valentía y de todas nuestras capacidades”, afirmó la atractiva modelo de cinco pies y seis pulgadas de estatura y 21 años.

Luego de graduarse en Ciencias Gerenciales con especialización en Mercadeo, Thalía, residente en Valencia, Carabobo, se convirtió en Miss Venezuela.

“Soy una de muchos jóvenes que hemos decidido quedarnos en nuestro país estudiando y preparándonos porque siento que como venezolana es mi responsabilidad prepararme para contribuir a la transformación de mi país. Todos los venezolanos tenemos la esperanza, aunque vivimos una crisis en este momento, que son tiempos de reflexión y reinvención para nosotros. Mantenernos con la esperanza no es fácil, por las circunstancias en las que se vive en mi país, pero siempre es importante recordar que no podemos elegir lo que vivimos, pero sí podemos elegir como lo afrontamos, y nosotros lo afrontamos con mucha valentía, con solidaridad, optimismo y respeto para el otro”, expresó.

¿Has enfrentado situaciones que pudieras describir como peligrosas?

“Creo que todos los días vivimos situaciones que nos dan miedo, que nos retan, pero nunca se ha puesto en peligro mi vida en Venezuela, también soy consciente de lo que pasa y por supuesto evito la exposición y tomo precauciones. Debemos tomar decisiones y amoldarnos a lo que estamos viviendo de una forma positiva y ser parte de la solución, no del problema”, indicó.

Los padres de la reina, Neftalí Olvino y Marilú Torres, al igual que la menor de sus hijas están aferradas a un nuevo porvenir de su patria.

“Mis hermanas emigraron hace tres años y eso también me motivó a quedarme en mi país para alcanzar un sueño que tenía desde hace tiempo, el de convertirme en Miss Venezuela con la esperanza de que un día todas nuestras familias nos volvamos a encontrar”.

¿Qué esperas del Miss Universo?

“Es una oportunidad para proyectar la mejor versión de mí misma. He estado trabajando durante toda mi vida para lograr mis deseos, en especial ahora que voy al Miss Universe. A nivel internacional puedo decir que no he participado en ningún concurso, por primera vez represento a Venezuela en el mundo y eso debe hacerse con mucha responsabilidad”.

Comparte Thalía, nombre que le puso su padre Neftalí por la similitud que tiene con el suyo, que la preparación para su participación en Miss Universe ha sido integral.

“He trabajado tanto en lo que es oratoria, pasarela y todo lo que se necesita para participar en un certamen, pero sobre todo ha sido un tiempo para redescubrirme a mí misma, para aferrarme a mi fortaleza, para redescubrir mis nuevos talentos”, dijo.

Gabriela Isler, Miss Universe 2013, quien es directora de las dos franquicias venezolanas más importantes entre los principales concursos de belleza, comentó a El Nuevo Día que la reconocida entrenadora de reinas, la puertorriqueña Grace Fontecha fue quien la preparó para ganar la corona, y ahora le ha ofrecido los mejores consejos a Thalía.

“Grace ha estado encargada de las misses y mantenemos una relación muy bonita de cariño y sinceridad siempre. Grace representa un antes y un después en mi vida, y de muchas venezolanas que preparó”, aseguró Isler.