El veterano cantante indicó que ya está trabajando con el productor Rafael Arcaute en un nuevo album y que "experimenta con procesos de sanación y bienestar".

El cantante Robi Draco Rosa está viviendo una transformación. Su propósito principal ahora es encontrarse consigo mismo en las cosas más simples como el silencio, el contacto con la naturaleza y, sobre todo, con su intuición. Aunque por mucho tiempo luchó contra ella, hoy esa voz interior es su guía.

Los cambios en el estilo de vida del cantante, incluyendo ese giro a su espiritualidad, son el resultado de la batalla contra el cáncer que venció hace cinco años recurriendo principalmente a cambios en su alimentación y al cuidado integral de su salud. Más recientemente, el ex Menudo ha comenzado a explorar el mundo del Kundalini yoga, se fue a un retiro de silencio en Costa Rica y está planificando un viaje el año que viene a la India, donde estará tres semanas profundizando en la práctica de la milenaria disciplina y la meditación, entre otros temas.

Draco afirma sentirse tan bien que ha podido incluso dejar los medicamentos que durante muchos años tomó para poder dormir. Tampoco siente la necesidad de abusar del alcohol o volver a maltratar su cuerpo con las drogas. Aunque se toma una cerveza cuando siente el deseo de hacerlo, prefiere no volver a caer en la “excusa” de necesitar tomar para inspirarse a ser creativo.

Ahora el cantante disfruta de poder compartir su experiencia con el público, como ocurrió hoy, domingo, durante el Festival Larga Vida que organizó en el Gran Parque Agroturístico de Dorado. El evento contó con 50 kioscos de comida vegetariana, productos naturales y servicios para mantener sanos el cuerpo y la mente. Además, se llevaron a cabo varias charlas educativas sobre diferentes temas. Una de las conferenciantes fue la doctora Nena Niessen, quien junto al artista es coautora del libro “El secreto de la vida a base de plantas”.

En actividades como ésta Draco siente que el trabajo que realiza a beneficio de los pacientes de cáncer tiene un impacto. Lo confirma a través de los testimonios del público que ha podido vencer males que afectan su salud haciendo algunos de los cambios que él hizo, como mantener una dieta saludable.

“La vida es una lotería, un ‘big picture’, pero uno hace lo que puede”, afirmó satisfecho por sentirse “cerca de la comunidad”.

Los cambios en la vida del cantante incluyen también el divorcio de su esposa durante 28 años, Ángela Alvarado, y su mudanza a su finca en Utuado que en adelante llamará Larga vida, al igual que su fundación, antes conocida como Vox Forte Alliance. El cambio de nombre, contó Draco, está inspirado en "Blue Zone" el lugar que visitó durante su retiro en Costa Rica, donde es común que la gente viva más de 100 años.

Respecto a su situación familiar, el autor de “Vagabundo”comentó que es un proceso complicado, de muchas emociones, que enfrenta con positivismo.

“Yo estoy feliz haciendo la transición de mudarme acá permanentemente. Me da una tranquilidad y una cierta serenidad cuando voy a la finca. Realmente vivo en un lugar muy especial, privilegiado. Después de viajar el mundo, dices ‘wow’, como puede ser a veces la gente se equivoca. La ciudad tiene sus benéficos, a mí me encanta, pero hay algo que me da la naturaleza, estar al lado del río, es mágico”, aseguró quien está buscando sentirse tranquilo y aprender a mirarse de adentro hacia afuera.

En lo que respecta a la música, Draco se encuentra trabajando en nuevo material junto al productor Rafael Arcaute. En sus composiciones, adelantó, estará reflejado de alguna manera su experiencia personal actual.

“Estoy experimentando con la frecuencia de sanación y bienestar, explorando”, sostuvo.

En su proceso creativo estará la influencia de personas como Bruce Lipton, biólogo celular que ha esbozado la teoría de que las creencias personales pueden manipular el ADN y hasta la genética de las personas, y Joe Dispensa, bioquímico cuyo trabajo se centra en el potencial ilimitado de los seres humanos.


💬Ver 0 comentarios