Jesús Manuel Gómez materializó la idea del compositor y cantante para su propuesta musical con una representación plástica única.

Cuando Eduardo Cabra le propuso al artista plástico Jesús Manuel Gómez crear una pieza que representara el concepto de su nuevo proyecto musical “Trending Tropics”, inició un intenso proceso creativo. Casi al término de un embarazo, ocho meses después, llegó Elle.

Este personaje robótico, que cada día asume con más formalidad su propia personalidad a través de las redes sociales, es un ensamblaje de materiales rescatados.

Sus piernas están hechas de muletas y todo el sistema eléctrico que lo hace funcionar está compuesto por elementos descartados de computadoras y otros aparatos que se han vuelto parte de nuestra cotidianidad, por no decir que sin ellos ya no sabemos vivir.

Es, precisamente, la intención de retratar este vínculo de la gente con el mundo virtual una de las razones por las cuáles Cabra se arriesgó a integrar un objeto como Elle a la banda que creó junto al cantautor dominicano, Vicente García.

Queríamos representar en el escenario la dependencia del ser humano en la tecnología. Entonces, en cierta manera dependemos de esta pieza de arte plástico que hizo Jesús”, explicó el músico, también conocido como “Visitante” en la agrupación Calle 13 que mantuvo con su hermano René Pérez, “Residente”.

Muy importante también es el hecho de que Trending Tropics se conceptualizó como un proyecto completamente colaborativo. No tiene un cantante principal sino muchos. En el primer disco, “Cyber Monday”, participan Ana Tijoux, Li Saunet (Bomba Stereo), Wiso G, iLe y la banda española Vetusta Morla, entre otros.

Es ‘awkward’ estar tocando y tener esta cosa, esta pieza, que es el enlace con el público. La gente saca el teléfono y empieza a ver el show a través de él pero lo que están documentando es la pantalla, la cabeza de Elle, que es un monitor. O sea, es pantalla tras pantalla”, comentó Cabra.

Al final, según lo percibe el músico, el resultado es que la banda, lo humano, se impone al robot.

“Es como conquistar a la máquina en vivo”, compartió.

Uno de los retos al crear la pieza fue procurar un punto medio en su apariencia. Elle no debía parecer salido de un filme de ciencia ficción.

“Quería mantener la línea ‘crafty’ (artesanal) de lo análogo y que a la vez fuera medio futurista”, explicó Gómez, mientras armaba el muñeco de metal en su taller, un trabajo que le toma al menos media hora.

El artista plástico, quien anteriormente fue director de arte para Calle 13 e iLe, hizo los primeros modelos de Elle en cartón a gran escala. Luego trabajó con alambre y tuberías amarradas con cintas adhesivas antes de hacer pruebas de movimiento. Inicialmente, parecía más una marioneta que un robot.

Para lograr el movimiento de la pieza en la cabeza y en los brazos el técnico de luces Ram Gómez hizo una especie de “jackeo” tecnológico empatando diferentes herramientas.

El primer (modelo) fue un ‘fail’ brutal, a los minutos se quedó estático. Hemos usado recursos pedestres, aprendiendo en el camino y eso es parte del comentario en la obra”, compartió Gómez.

Entre los dilemas que enfrentó en el diseño estuvieron adaptar el tamaño a uno apropiado para transportarlo vía aérea en maletas. Otro desafío fue que no tuviera batería, pues eso complicaría tanto la operación como los viajes. De todos modos, cada travesía aérea con Elle es una aventura.

El pecho está hecho de tecnología y cables y todos sabemos que después del 9/11 viajar con todo eso se complica”, comentó el artista.

Debido a la cantidad de piezas que lo componen y el manejo que requieren, paradójicamente, este sujeto inanimado ha estado “viviendo” situaciones muy humanas. Varias veces Gómez ha tenido que pasar horas esperando que revisen las tres maletas donde carga a Elle e incluso lo han detenido por lo sospechoso que resulta todo el equipaje.

“Es interesante porque se ha humanizado. En algunos lugares ha ido preso y se le ha pagado fianza. En las redes sociales estamos procurando mostrarlo durmiendo en un hotel, tomando café en la mañana y haciendo ‘sound checks’. Todo esto se suma a la propuesta de la banda. Elle vive pero no está vivo”, dijo.

Con pasaporte

Por si fuera poco, el robot próximamente tendrá su propio “pasaporte”. Se trata de un documento especial diseñado para obras de arte y piezas con fines artísticos. Esta gestión debe facilitar su tránsito, ahora que la banda organiza su gira por Europa. En marzo, se espera pueda llevarse a cabo una presentación en Puerto Rico.

Aunque el “pasaporte” no llevará escrito su nombre o género, es importante destacar que Elle no pretende ser hombre o mujer. De ahí la selección de su nombre, que significa “ella” en francés pero se pronuncia similar a “él” en español.

Para Gómez, darle vida al rostro escénico de Trending Tropics, además de ser “un honor”, representa la oportunidad de dejar volar su imaginación a la máxima expresión, “tener ideas locas, aterrizarlas y hacerlas reales”. De hecho, la pieza todavía está en desarrollo para acomodarse a las necesidades cambiantes del grupo. Por ejemplo, en un futuro quiere lograr que mueva la cintura. Mientras, sigue su viaje a los escenarios del mundo. Su próxima parada será el Festival Centro, en Bogotá.

Hasta la fecha, Cabra está “pompeao” con el resultado de este experimento llamado Elle.

Me encanta. Y lo que más me encanta es que no hay afán de triunfo. Es algo decadente, de cierta manera. Y entonces, esa falta de afán empodera la propuesta”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios