Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La cantante y su esposo, Jael Hernández, también son productores de eventos. (Suministrada)

A los cinco años tuvo su primera experiencia como cantante en la iglesia a la que asistía con sus padres en Dorado. De ahí en adelante, afirma Sharil Sánchez, nunca ha dejado de cantar. Lo que ha cambiado con los años, agrega la cantante de música sacra, es que ahora lo hace profesionalmente y puede llegar a un público más amplio.


💬Ver 0 comentarios