Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)
Vázquez-Martirena ha  trabajado con un  gran número  de  artistas  y  músicos del jazz, pop  y música  clásica en y fuera de Puerto Rico. (Jorge Ramirez Portela)

No todos  los días un músico caribeño se  presenta  en  China.  Igual de inusual resulta que el bajo eléctrico sea el  principal solista de un concierto con  orquesta sinfónica. 

Con estas dos extraordinarias peculiaridades que marcan un hito en la música, el bajista, compositor y productor Ramón Vázquez-Martirena llegará  la  semana  entrante por primera vez a la República Popular de China a presentarse en concierto junto al profesor y compositor puertorriqueño Alfonso Fuentes y la Orquesta  Filarmónica de  Sichuan. 

El  concierto será  el  10  de  abril  bajo la  dirección del  director belga Daniel Gazon y  la participación  del  compositor chino  Zou Xiangping en el  Chengdu Pride Concert Hall. El dúo de músicos además dictará  talleres  y  clases  magistrales  en Beijing.

Para  el  bajista, nacido en Cuba  y  criado  en Puerto Rico  tratar  de  describir  la emoción y  responsabilidad  que  le  provoca este  concierto es  similar a  la  explicación de  cómo  el  bajo  eléctrico  se  confabula a la  perfección con la  familia de las cuerdas, viento, metales  y  percusión.  

El bajista lleva meses ensayando la obra  compuesta  por Fuentes, profesor  de  orquestación  y  composición  del  Conservatorio  de  Música de Puerto  Rico   en Miramar. 

De entrada, Vázquez-Martirena quien ha  trabajado con un  gran número  de  artistas  y  músicos del jazz, pop  y música  clásica en y fuera de Puerto Rico reconoce que  la  obra compuesta por  el  profesor es  “muy  complicada y de alto nivel musical”, por lo que  le ha  dedicado un sinnúmero de horas de estudio. 

“Es un honor y  es una responsabilidad bien grande  que Alfonso me haya buscado para  la  obra. Esta  pieza tiene  una importancia fuerte  para  el instrumento. Es  la primera obra  de ese  tipo  para  el bajo eléctrico con  orquesta  sinfónica  completa. El nivel musical de  China  es  muy  elevado. Esta  obra ha  sido un gran reto”, reveló el bajista, quien  ha  tenido  la oportunidad de  trabajar  desde  otra  perspectiva con la Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica, la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico y la Orquesta San Juan Pop.

La idea

La  iniciativa  de  este  concierto  fue del  profesor  Fuentes, cuando hace dos años  fue  invitado a  Chinapara  dictar  unas  charlas  en el  Conservatorio de Música  Sichuan que  alberga  17,000 estudiantes  de música. Una  vez conoció el sistema  educativo de la institución, que es  muy  distinto al que  se  utiliza  en   el  Occidente,  el  profesor  creó  el programa  de  Intercambio  China y  Puerto  Rico de  música  y  cultura. Como  parte  de esa iniciativa  los  profesores  y  músicos  del Conservatorio de Sichuan, Zou Xiangping y Mao Zhu  vinieron el  año pasado a la  Isla. 

“Ellos  se  llevaron una  grabación  mía y  se  la  presentaron al maestro de la Orquesta Sinfónica   y  fue  él  quien  me  cursó   una  invitación  para  regresar con  una  segunda  obra Fue   ahí  que  pensé en Ramón, porque tenía una obra  de  concierto  para  bajo  eléctrico. La  escribí  en el 2006  y la  revisé en el  2014.  Este  es  el primer concierto  escrito  para  bajo  eléctrico,  cuando lo  escribí  en  el  2006 era  el primero. Entiendo que   hay  dos conciertos  más  en el mundo. Ramón es el número uno de los  bajista  que  conozco”,  sostuvo  Fuentes  desde  uno  de   los  salones  que  dicta   sus  clasesen el Conservatorio  de  Música, institución a  la  que  se  ha  dedicado  por  27 años.

Técnica depurada

De acuerdo  con el profesor de  composición, un concierto de  bajo eléctrico sinfónico  es  inusual por el  instrumento  en sí. Según explicó Fuentes, cuando se  toca  bajo  en la  mayoría de los casos lo que se  utiliza es  el  registro, por lo que  en esta obra  musical se requiere que  Vázquez  utilicé todo  el instrumento en función. 

“Todos los  agudos del instrumento se  utilizan.  Quise  hacer  el concierto de  bajo  eléctrico  porque  son instrumentos emergentes que me  gusta  explorar. Lo había  hecho  con el bongó y  el  fagot. En aquel momento, (2006) escribí  la obra  pensando  que reuniera tres elementos:  jazz, música caribeña   y  música   clásica. Por  eso cuando Ramón toca  algunas  frases  parecen que  son  de jazz en medio  de  una  base clásica. Además, tiene  cosas  se  música caribeña  y  qué  mejor que  Ramón que  conoce  estos  géneros”,  sostuvo el profesor.

Esa  composición musical es la que ha requerido que Vázquez practique de manera segmentada cada  parte del concierto, ya que según confesó cuando  vio  por primera  vez  la  partitura exclamó: “¡Esto  no se   puede tocar!, ¿quién va  a  tocar esto?”.     

“Esto  ha requerido  un entrenamiento de  muchos días.  Hay  que  conocer la parte   de la orquesta. Eso  es  una  cosa  que  siempre  les digo a mis  estudiantes. Si están tocando  salsa, tienes que  saber  lo  que  hace  la conga,   el  bajo y  lo que  hacen  los  demás. En este  caso  tengo que  saber lo que  está  haciendo la  orquesta completa para poder  interactuar con ella y que  sea efectivo. He tenido que  segmentarlo.  Me   ha  pasado que  estoy en casa y  estoy  a las  4:00 de la mañana  practicando  todavía   pedazos que no  me  salían y  ahí   viene  el  pensamiento  de ‘¡wow!  no  se  puede’”, narró  el músico que  desde  enero se  ha  concentrado  en el  estudio  de   este  concierto.  

Vázquez  y  Fuentes emprenden juntos  mañana  el viaje   a  China, país  donde permanecerán por dos semanas. 

Durante ese  tiempo, además  del concierto realizarán presentaciones como  solistas, donde  se acompañan musicalmente. 

La posibilidad de que  el  concierto  de  bajo  sinfónico  se  presente  en Puerto Rico  es  otro  de los planes  de  Vázquez.  La idea se  vislumbra para abril del 2016 en el marco del Festival Interamericano de las Artes junto a la Orquesta Sinfónica de  Puerto  Rico.


💬Ver 0 comentarios