Sebastían Villarini Vélez se presentará en la isla para el recital de fin de curso de Andanza

Tras seis años como miembro del New York City Ballet, el bailarín puertorriqueño Sebastián Villarini Vélez fue ascendido a la posición de solista junto a otros cinco artistas de la compañía. 

En entrevista telefónica, el boricua de 25 años expresó su emoción por este logro que le permitirá tener una presencia mucho más relevante en el cuerpo de baile en roles principales y la oportunidad de realizar trabajos de manera independiente. 

Todavía no me lo creo, no me lo esperaba. Cuando me mandaron el email para reunirnos ayer (sábado) pensé que me había metido en problemas, por alguna razón. Fue totalmente una sorpresa”, dijo el puertorriqueño. 

Villarini se crío en San Juan y comenzó a bailar a los siete años. Tomó clases en las compañías Andanza y Le Dance Studio en Guaynabo, donde tuvo como maestros a Rodney Rivera, María Carrera, Yolanda Muñoz y el cubano Joaquín Banegas, entre otros. 

Su relación con el New York City Ballet comenzó cuando tuvo la oportunidad de participar de un curso de verano en la escuela de la compañía, School of American Ballet. Luego le ofrecieron tomar otro curso en invierno y, posteriormente, ser estudiante a tiempo completo. Pasó dos años como alumno antes de pasar a a ser aprendiz de la compañía y, eventualmente, miembro del cuerpo de baile.

Del ballet, Villarini atesora el hecho de que a través de movimientos puede expresar sentimientos y emociones. 

“Me libera mucho. Es una comunicación sin palabras”, índicó quien tras el retiro reciente de Giovanni Villalobos, es el único puertorriqueño en la compañía. 

Siempre llevo a Puerto Rico en la mente. El sueño mío y de mi hermano (Jorge Villarini, quien también es bailarín, pero independiente) es devolverle a la comunidad artística del país todo el cariño y el apoyo que nos han dado”, agregó.

Villarini acaba de terminar la temporada de otoño en la compañía y hoy (lunes) parte a China para hacer dos ballets del coreógrafo George Balanchine, fundador del New York City Ballet. Estos son, su versión de El lago de los cisnes y una pieza titulada Serenat. 

Entre las metas del boricua está convertirse en bailarín principal de la compañía, puesto al que fue nombrado Joseph Gordon. Sin embargo, Villarini también está estudiando periodismo. Dentro de dicha carrera le interesan particularmente las áreas de deportes y arte y cultura. 

“Siempre he dicho que lo bonito y lo malo del ballet es que es una carrera corta. Hay que disfrutarla, porque pasa en un abrir y cerrar de ojos, pero por eso mismo te permite seguir una segunda carrera sino quieres o puedes continuar”, resaltó.


💬Ver 0 comentarios