Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La espera por la entrada de Bad Bunny a tarima había sido larga y desesperante. Pero antes de que el espectáculo terminara de prender con la energía térmica de una bola de fuego, Bad Bunny decidió que era necesario esperar un poco más. Solo unos minutos de show habían transcurrido. Un vídeo de reafirmación patriótica y la canción “El mundo es mío”, con la que empezó.

💬Ver comentarios