Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

"Siempre que voy a un sitio esperan ver otra cosa y se encuentran a una persona normal. Un nene de 21 años tranquilo", dijo Kevin Manuel Rivera Allende, nombre real del exponente.
"Siempre que voy a un sitio esperan ver otra cosa y se encuentran a una persona normal. Un nene de 21 años tranquilo", dijo Kevin Manuel Rivera Allende, nombre real del exponente. ([email protected])

En medio de la competencia por sobresalir en el género de la música urbana, el intérprete Kevvo busca separarse del resto con un estilo diferente al estereotipo de artista al que la gente se ha acostumbrado.

"Siempre que voy a un sitio esperan ver otra cosa y se encuentran a una persona normal. Un nene de 21 años tranquilo", dijo Kevin Manuel Rivera Allende, nombre real del exponente.

Para el joven de Toa Baja, criado en Río Grande, la vida comenzó a cambiar bastante este año, especialmente tras lanzar el remix del tema de su autoría “105F”. La canción de reguetón, en la que participan Farruko, Myke Towers, Arcángel, Darell, Ñengo Flow, Brytiago y Chencho Corleone, sobrepasa actualmente los 75 millones de reproducciones en YouTube.

El artista, que se identifica como toabajeño, cantará este tema durante su presentación en el concierto de Alexis y Fido el viernes, 15 de noviembre en Vivo Beach Club.

“Ese tema (“105F”) es muy especial, no solamente porque cambió todo para mí, sino porque estoy con otros artistas que crecí escuchando como Arcángel o Farruko y otros de una generación más 'fresh', como Darell y Brytiago. Tener esas dos generaciones en mi tema es un logro, un orgullo", comentó.

Durante el evento del viernes, Kevvo también compartirá con el público canciones como “Farandulera” y “Crossfit”, que también lanzó este año.

Proveniente de una familia que sigue la fe protestante, el joven artista creció influenciado por su abuelo, un pastor pentecostal, y su padre, quien disfruta de producir música.

Tan temprano como entre los 8 a 10 años, queriendo imitar a su papá, empezó a experimentar con programas de computadora para desarrollar ritmos. En aquel momento no pensaba que su pasatiempo podía convertirse en un trabajo.

Sin embargo, cuando llegó a los 16 años le tocó empezar a pensar qué hacer con su futuro. Entonces descartó los estudios porque aunque salía bien en la escuela no le atraía otra cosa que no fuera la música, pasión a la que tantas horas le había dedicado.

El tema “5:12” fue el primero que Kevvo lanzó con el apoyo de una disquera, Visión Quintana, Inc. La canción de trap tuvo buena acogida y desde entonces (marzo de 2019) su presencia en la escena de la música urbana es constante.

Escribir letras que describe como “impactantes” es el reto que se impuso para continuar avanzando en la música y piensa que por ahora lo está haciendo bien.

“Mi música la veo como un arte. Trato de que no se parezca a ninguna, que sea propia y mi voz es diferente”, enumeró Kevvo entre sus aportacionesal género urbano.

Por eso se considera "el rey del 'punchline', y el de la mejor lírica".

Respecto a cómo se ha transformado su vida al empezar a ganar fama, el joven destacó que hoy siente cierto alivio por tener logros haciendo lo que le gusta. Además, puede ayudar a su familia y ser independiente, aunque no se confía en la rapidez de su éxito ni quiere que la fama cambie su personalidad.

“Yo oro mucho. Le pido mucho a Dios que dirija mis pasos todos los días. Vengo de una familia cristiana con esos valores”, apuntó.

Al reguetonero y trapero le interesa continuar escribiendo canciones que se conviertan en éxitos con la meta de celebrar el año que viene un concierto en solitario en Puerto Rico, además de viajar a otros países para presentar su música.

“Quisiera viajar el mundo entero”, aseguró.