Se adhiere a los criterios de The Trust Project
prima:La eterna reinvención de René Pérez: una conversación sobre cine, vida y música

El artista puertorriqueño habló con El Nuevo Día sobre su debut actoral y sobre los cambios que enfrenta en esta nueva etapa de su carrera

9 de febrero de 2024 - 3:40 AM

La llamada empieza un poco tarde. Es un día frío en Puerto Rico y también parece serlo en Nueva York.

Hay un cuadrito negro en la pantalla de la computadora.

“¿Me escuchan?”, pregunta la voz al otro lado de la línea. “Dame un break”.

El rostro de René Pérez aparece de repente. Usa gorra y tiene puesto un gran abrigo amarillo. Su barba canosa se ve un poco descuidada y su voz se escucha cansada. Han sido semanas intensas. Trabaja en los detalles finales de su producción más reciente, que sale a finales de mes.

Pero esta entrevista no es para hablar de eso. Solo tenemos 10 minutos.

Esta entrevista es para hablar del giro más reciente en su carrera: su debut actoral en una película independiente que, a penas comenzando la temporada de festivales de cine, ya ha dejado una marca monumental. “In the Summers” es un filme inusual. Captura, mediante viñetas, los veranos que un par de hermanas pasan con su padre, Vicente, personaje al que René da vida. El largometraje, escrito y dirigido por Alessandra Lacorazza, quien también debutó como directora, ganó el premio mayor en el Festival de Cine de Sundance y le ha merecido a René un sinnúmero de elogios por su trabajo actoral.

Pero, ¿cómo un rapero conocido por su peculiar estilo, sus mensajes políticos y sus controversias se convierte en actor dramático?

Sentado en un gran estudio en alguna parte de Nueva York, René Pérez comienza a relatar cómo ocurrió todo esto.

La gran confesión de René Pérez: “La música ya no me hace feliz"
REPRODUCIR

La gran confesión de René Pérez: “La música ya no me hace feliz"

El artista busca alejarse de la figura de "Residente" y quiere desarrollarse más en el cine, mientras celebra los logros de la película independiente “In the Summers”.

“Yo no tenía en mi mente actuar nunca. Lo que yo he estado haciendo es dirigiendo cortos y todos los visuales que tengo. Ahora va a salir uno que siento que está bien potente y está bien chévere. Estoy escribiendo una película con Alex Dinelaris, que escribió todos los diálogos de la película ‘Birdman’ y ha escrito otras cosas, colaboró en ‘The Revenant’, trabaja bastante con Alejandro González Iñárritu. Y entonces estoy trabajando en una película con él y él me dice, ‘mira, tengo este guion para que lo leas para ver si te gustaría actuar’. Mi primera reacción fue, ‘no sé, brother, yo no actúo, no es lo que hago y tampoco es lo que planeo hacer. Yo quiero estar como más detrás de las cámaras trabajando de ahora en adelante’, pero me dijo que como quiera lo chequeara”.

Su estilo de conversación es pausado y un poco desorganizado, pero su voz es suave. Se siente como ponerse al día con un viejo amigo después de mucho tiempo sin verse.

René cuenta que se tomó su tiempo en leer el guion. Estuvo cerca de un año en el que incluso pensó que el proyecto no pasaría. Por su naturaleza, como un filme independiente, muchos largometrajes como este nunca pasan de la etapa de preproducción.

Pero entonces recibió una llamada en enero del año pasado de que la filmación comenzaría en mayo.

“Yo no estaba listo y no lo tenía contemplado. Pero al final decidí hacerlo. Y dije, ‘mira, voy a disfrutarlo, voy a hacer lo que tenga que hacer’, porque el problema mío, más allá de hacer las cosas y ya, es que me gusta hacerlas bien o pues no las voy a hacer. Entonces, yo sentía que no iba a poder actuar. No tengo la experiencia ni nada y que no lo iba a hacer bien. Pero después traje dos ‘acting coaches’ que me ayudaron, que empezaron conmigo. Entonces, me senté con ellos y empezamos a estudiar el guion juntos. Y eso me ayudó mucho más allá de cuando empecé a actuar, ellos mismo me decían que yo era natural. Lo que me ayudó mucho de ellos, más allá de practicar, es el conceptualizar el guion y entenderlo muy bien. Me ayudó mucho de eso y en el set ensayar antes de cada escena. Yo lo tomé bien en serio todo, y me zumbé, pero no pensé que me iba a gustar y me gustó actuar, la pasé bien. Me gustó lo que sentí”.

Para poder interpretar bien el rol, René quiso inmiscuirse profundamente en la psicología de su personaje, explorando cuál era su motivación con el paso de cada verano que se representa en escena.

“Eso a mí me ayudó a entender y ya cuando tú entiendes tu motivación, empiezas a crear esos diálogos internos que te ayudan a decir sin tener que decir. También me ayudó mirar mi relación con quien era mi padrastro, que me llevo bien con él, pero cuando era chamaco crecí como con una situación no igual, pero sí en el sentido de obtener una persona tan especial que jugaba pelota conmigo, que practicaba, y que, a la misma vez, podía tratarme mal de momento. No sé, yo creo que mucha gente tiene ‘issues’ con sus papás o con sus padrastros, con mi papá yo tengo los míos también, desde otro lugar. Y como que todo eso me ayudó a crear un personaje, a entenderlo, a entender que tiene un grado de narcisismo también, y fue así”.

“In the Summers” nunca fue un proyecto de grandes pretensiones. La expectativa era hacer un filme independiente que, con suerte, llegara, quizás, a uno que otro festival, o a premios como los Spirit Awards. Una directora primeriza con un actor sin experiencia no suena como una mezcla ideal. Pero donde muchos filmes cuentan con presupuestos monumentales y algunos de los nombres más grandes de Hollywood, “In the Summers” cuenta con mucho corazón. Ese es su secreto. No es una obra dramática sin igual, tampoco es una historia increíblemente única, pero sí es un filme sumamente humano, que, como la gota sobre la piedra, va dejando su marca sobre quien la ve. René cuenta que cuando fue escogida para Sundance, ya lo veía como un triunfo, pues para llegar a la selección debe competir con cerca de 14,000 otros proyectos.

“Cuando yo vi la película por primera vez en la pantalla y vi la reacción del público, yo dije, ‘oh, esto es una buena película’. Lo que me sorprendió más fue las críticas hacia mi actuación, porque yo veía a las de todo el mundo y pensaba que todo el mundo está tan cabr**, que yo no quería cag** la película”.

“O sea, no la quería dañar”, corrige.

Escena de "In the Summers", donde Vicente abraza a sus hijas.
Escena de "In the Summers", donde Vicente abraza a sus hijas. (Suministrada)

—De tus videos y de tu trayectoria se puede percibir que siempre te ha gustado el medio audiovisual, así que, ¿por qué te tomó tanto tiempo entrar en el cine de lleno?

“A mí siempre me gustó el cine. Me gusta la música también, pero el cine para mí estaba antes que la música, era lo más que me gustaba. Yo no quería estar en el escenario. Tampoco me interesaba estar al frente como una figura pública, así demasiado presente, como soy ahora. Nunca busqué eso. Pero entré por el rap, porque me gusta y, poco a poco, caí y seguí metiéndole con Calle 13 y luego mi proyecto pasó. Fue algo que me gustaba, pero, al mismo tiempo, no me podía zafar. Era lo que me estaba dando de comer en el momento y fue como que la puerta que se abrió, pero siempre el cine era en mi pasión”, responde, y se toma un segundo antes de continuar, como buscando las palabras.

“Yo creo que no me atrevía a meterme de lleno un poco por miedo. Yo casi nunca he tenido miedo de hacer las cosas, pero a pesar de que fue lo que estudié y lo que más me gustaba hacer, le tenía respeto. Y no fue hasta que empecé y usé la música como un vehículo para trabajar visualmente mis videos y a escribirlos, ahí empecé a entrar en el cinema de lleno y a soltarme. La pandemia me ayudó a tomar la decisión de empezar a escribir mi primera película y escribir la historia. Dije, ‘si no lo hago ahora, no lo voy a hacer nunca’”.

La emoción es palpable en su voz cuando habla de este tema. Se puede percibir la energía y las ganas que tiene de entrar de lleno a hacer películas, de contar historias, de estar detrás de las cámaras y, quizás, de cuando en vez, frente a ellas.

La vida de René Pérez es como una gran enciclopedia de reinvención. Entre el “Sandwich de salchicha” y su debut como actor dramático hay un trecho incalculable y no necesariamente directo. De descargar contra el Negociado Federal de Investigaciones (FBI) por la matanza de Filiberto Ojeda, a cantar junto a Silvio Rodríguez; de satirizar las críticas a su vida personal, a lanzar su propia cerveza; de coger lucha con todos, a aprender a escoger sus batallas; de ser amado, a ser odiado, a ser amado otra vez. A fuerza de golpes, René ha forjado un camino único e irrepetible que lo coloca como uno de los artistas puertorriqueños más versátiles en la historia del país.

Pero hasta los artistas más exitosos y completos pueden sentirse vacíos.

En este punto de su carrera, René se encuentra en una etapa extraña.

“Ahora voy a sacar el disco y viene con un video que es súper especial para mí. Yo creo que es de mis mejores videos a nivel visual y saco este disco, que yo creo que es una transición, también, a lo que voy a empezar a hacer. Hay canciones que no tienen que ver conmigo ahora mismo, porque son canciones que yo hice hace cuatro años, pero las dejé en el disco, y hay canciones que tienen que ver conmigo, como la que voy a sacar ahora”, explica.

“Siento que es un disco de transición, este. Yo voy a seguir haciendo música, pero ya no me hace feliz, tanto, estar dentro de la industria de la música. No me siento que puedo dar lo mejor de mí como artista. Todos los proyectos de música que voy a hacer, si hago algún proyecto de música después de este, va a ser por gusto, y el que quiera entrar, que entre”, dice, quizás sin notar la referencia al título de su cuarto álbum junto a Calle 13.

—¿Qué te hace sentir de esta manera?

“Estoy cansado de salir, de montarme en aviones a hacer giras. No sé, no me llena igual que hace 10 años. Entonces, también siento que, creativamente, como que me quiero quedar, estar en mi casa, escribiendo y trabajando, sentado desde allí y, obviamente, viajar cuando tenga que viajar, pero quiero hacer otras cosas. No me siento contento ahora mismo dentro de la música”.

Pero esta no es la primera vez que se siente de esta manera. La primera vez fue en 2020, cuado sacó su sencillo “René”. En ese momento, pensó que sería su último proyecto, deseaba irse por otros caminos o hacer otro tipo de música, pero la vida a veces complica las cosas. Cuando salió la producción, dice, agarró como un segundo aire que lo impulsó a hacer cosas para “divertir”.

“Me metí en dos o tres tiraeras, porque me gusta a nivel de escritura. Me gustaba el reto de escribir algo, pero también le perdí un poco el gusto porque en verdad las tiraeras es como bulear a alguien y como que eso tampoco está tan nítido”, dice, en un inusual momento de lo que da la apariencia de arrepentimiento.

“Un poco me perdí en el camino, yo creo que por mi déficit de atención”, añade.

René Pérez posa junto al elenco de "In the summers".
René Pérez posa junto al elenco de "In the summers". (Suministrada)

—¿Y qué viene ahora?

“He tenido charlas con amigos actores, tuve una bien buena con Óscar Jaenada, que hizo del papa de Luis Miguel en la serie. Y tuve una charla con él de eso mismo, él me decía ‘ya tú hiciste todo lo que tú querías hacer. Has hecho un montón, ahora coge el tiempo para ti, haz lo que te dé la gana’. Y eso es lo que estoy empezando a hacer”.

La entrevista se ha extendido por casi media hora, pero a René no parece importarle. Al final, quizás por formalidad, da las gracias por la conversación y hace un signo de paz para despedirse. Su voz ya no se escucha tan cansada. Por un instante, en sus ojos aparece un resplandor y en el rostro de René Pérez se puede apreciar, por primera vez en mucho tiempo, algo que parece felicidad. Su cara desaparece de repente y en la pantalla de la computadora solo queda el cuadrito negro.

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: