Amber Midthunder interpreta a "Naru" la joven habitante de Norteamérica en los 1700 que debe enfrentar a un Predator.
Amber Midthunder interpreta a "Naru" la joven habitante de Norteamérica en los 1700 que debe enfrentar a un Predator. (Suministrada)

Considerando el rápido deterioro de la franquicia de Predator” con sus secuelas, precuelas, “reboots” y “spinoffs” subsiguientes al primer filme, celebrar el estreno de Prey” como la mejor producción desde la original no es necesariamente un gran cumplido.

La producción de 20th Century Studios que estrena este viernes en la plataforma digital de Hulu cuenta con logros grandes y pequeños. El primero y más significativo es que el concepto central de su guion, que se remonta a una visita de un Predator a la Tierra en los 1700, no pueda ser minimizado a “Predator vs los Nativos Americanos”.

Bajo la dirección efectiva y destacada de Dan Trachttenberg el guion de Patrick Aison logra balancear el concepto central de “David vs Goliat” de su historia con secuencias que honran los momentos de suspenso y acción de la película de 1987 protagonizada por Arnold Schwarzenegger. La peor versión de esta película hubiera sido secciones paralelas y totalmente desligadas del Predator cazando y Naru (Amber Midthunder), la protagonista, que quiere desafiar las expectativas de su tribu queriendo participar de las cacerías que se encargan de la comida. El trabajo del director y su equipo de producción impide que esto suceda. De hecho, la calidad del mismo es tal que la mayoría de los espectadores van a desear poder haber visto esta película en un cine.

En menor escala, pero mucho más significativo para la jornada emocional de la protagonista, el guion se las ingenia para posicionar al monstruo extraterrestre como el obstáculo más grande, pero no el único, o hasta el más letal que ha enfrentado Naru. Esto resulta clave para resaltar el intelecto de la protagonista como su defensa más grande y que su choque climático tenga credibilidad o registre como algo forzado. El que eso funcione resulta mucho más impresionante que cualquier efecto digital o momento de acción que tenga la película. Lo bueno de “Prey” es que en ese departamento tampoco falla.

💬Ver comentarios