Alejandra Espinoza fue la primera ganadora de "Nuestra Belleza Latina" en 2007.
Alejandra Espinoza fue la primera ganadora de "Nuestra Belleza Latina" en 2007. (Suministrada)

A sus 34 años, la modelo y presentadora mexicana Alejandra Espinoza se encuentra en uno de los momentos más transcendentales de su vida. La creación de su línea de ropa, las aventuras con su hijo Matteo y el regreso al escenario de “Nuestra Belleza Latina” son el principal enfoque de la primera ganadora del “reality” de Univision que cuenta con una de las carreras más sólidas de la televisión hispana.

En entrevista telefónica con El Nuevo Día, la también actriz confesó que está impaciente de que el público conozca a las participantes de la undécima edición de la competencia que desde 2007 se ha convertido en la cuna de grandes estrellas como la mexicana Ana Patricia Gámez, la boricua Vanessa De Roide y la salvadoreña Marisela De Montecristo. La espera terminará el próximo 26 de septiembre cuando las luces del “show” vuelvan a encenderse con Giselle Blondet, Daniella Álvarez, Jomari Goyso y Adal Ramones como jueces.

Este año, al igual que siempre, según Espinoza, la belleza pasará a un segundo plano. La esposa del coreógrafo puertorriqueño Aníbal Marrero fue más allá y detalló otras cualidades que también son representativas del encanto femenino.

“Fíjate, sinceramente, siempre el físico ha sido completamente punto y aparte. Para una persona poder sobresalir se requiere de muchas cosas más y yo sé que ‘Nuestra Belleza Latina’ tiene la palabra ‘belleza’ en el título, pero la belleza no solo se puede ver. También se puede sentir cuando la chica tiene algo para dar. Cuando tienen un ángel, es belleza; cuando habla y te deja hipnotizado, es belleza; como se proyecta, eso es belleza. Los jueces la van a tener bien difícil este año”, adelantó.

La natural de Tijuana, Baja California, continuó que al final del día el físico se arregla con maquillaje “o un filtro de Instagram”. Espinoza también enfatizó que en 2021 las 12 candidatas están bien preparadas y lo adjudicó a que han contado con 11 años para darse cuenta de lo que realmente busca la producción.

A pesar de que el “reality” no se presenta en la televisión desde 2018, la también empresaria reveló que este año la producción fue sobre los momentos, retos y dinámicas que más el público se ha disfrutado a lo largo de la trayectoria de “Nuestra Belleza Latina” para rescatar su esencia. De igual manera, abundó que el programa ofrecerá mucha diversidad.

“Para mí es importante que cualquier persona y cualquier niña que encienda el televisor se sienta representada e identificada. Me siento contenta de formar parte de este programa, del cambio de vida de todas las chicas que pasarán por él y que la gente en sus casas se dé cuenta de que, si estas chicas pueden lograr su sueño, ellos también pueden hacerlo”, expresó esta soñadora empedernida quien desde los 10 años le exteriorizó a su papá que estaría en la televisión, y lo logró.

Espinoza informó que los ensayos para “Nuestra Belleza Latina”, que en Puerto Rico podrá verse a través de TeleOnce a las 8:00 p.m., ya comenzaron.

“Estoy agradecida con Dios por la oportunidad de ser madre”

Hace unos días la reina de belleza se convirtió en tema de conversación luego de revelar un secreto durante una conversación para el podcast “Sin Rodeo” del experto en moda Jomari Goyso. Desde la sinceridad y el amor, la comunicadora habló de la posibilidad de volver a ser madre y el temor de perder un bebé nuevamente.

“Ese embarazo de cuando Matteo tenía dos años fue tan horrible, la pérdida fue tan fuerte que a mí me da mucho miedo, hoy en día, embarazarme cuando Matteo es tan consciente”, confesó en ese entonces mientras añadía que es capaz de renunciar a su sueño por no ver sufrir a su primogénito.

Desde Miami, Espinoza contó esta mañana que la semana pasada estuvo reunida con su ginecólogo para auscultar la posibilidad de consultar con otro médico y cumplir el sueño de Matteo de convertirse en hermano mayor. Por el momento, la artista rechazó cualquier alternativa.

“No quiero hacerlo por mi salud mental. Estoy agradecida con Dios por la oportunidad de ser madre. Matteo es mi bendición. Tengo un esposo increíble. Si de forma natural se da que vuelva a ser mamá, estaré contenta y si no, también. Mis temores puedo controlarlos. No creo que necesite algún profesional”, apuntó.

AIMAE

Luego de mucho sacrificio y constancia, Espinoza acaba de comenzar una nueva faceta como empresaria con su línea de ropa, AIMAE. La creativa todavía se encuentra en un proceso “complicado, pero gratificante” entre telas, botones y patrones.

“Es algo que siempre soñé. El nombre de mi marca se deriva del nombre de mi hijo. Estoy feliz viendo todo el fruto del esfuerzo de estos dos años”, estableció al mismo tiempo que agradeció el respaldo del público y sus seguidoras que han comenzado a obtener sus piezas a través de aimae.com.

La intérprete ha ejercido como modelo de sus propios diseños a través de las redes sociales que se han destacado por ser elegantes y cómodos. La colección de verano se caracterizó por los predominantes estampados alegres y coloridos.

Durante la pandemia del COVID-19, al igual que la mayoría, Espinoza tuvo que añadir el rol de maestra a su rutina diaria y aseguró que pasaba de tres a cuatro horas en clases con Matteo. En esa línea aprovechó para enviar un mensaje a todas las madres, en espacial a la de niños de cinco años.

“Tener a un niño de cinco años frente a una computadora por cinco horas corridas es imposible. Había que estar quitándole hasta cada cabello o pestaña que se le caía porque se distraía. Es bastante agotador en ese sentido. Estoy segura que todas las madres con hijos de cinco años especialmente, me entenderán, pero seamos fuertes”, dijo entre risas y agregó que aprendió inglés en el proceso.

“Me tocó aprender más del idioma para poder enseñarle”, expuso. Actualmente, Matteo -que cursa el primer grado- está matriculado en un programa de “home schooling” en Miami mientras llega 2022, cuando la familia Marrero Espinoza volverá a Los Ángeles.

💬Ver comentarios