Decidir cómo tratar la menopausia se hace de forma individual, dependiendo de los síntomas, antecedentes familiares y de salud de cada mujer.
Decidir cómo tratar la menopausia se hace de forma individual, dependiendo de los síntomas, antecedentes familiares y de salud de cada mujer. (Shutterstock)

Aunque cada mujer puede tener una experiencia diferente, con la llegada de la menopausia, muchas se preocupan de que ya no podrán disfrutar de la sexualidad como antes.

Esto ocurre, sobre todo, debido a que los ovarios producen cantidades mínimas de andrógenos y estrógeno, hormonas que son vitales para la respuesta sexual normal, lo que contribuye a que el deseo y la excitación sexual disminuyan. Mientras, la reducción del estrógeno también puede causar resequedad vaginal, lo que provoca dolor durante el acto sexual.

Sin embargo, la doctora Alicia Fernández Villanueva, sexóloga y presidenta del Instituto Sexológico, Educativo y Psicológico (ISEP), asegura que para una mujer con menopausia, es posible disfrutar de la sexualidad.

“Cuando esto (la menopausia) sucede, no todas las mujeres van a sentirse de la misma manera porque el deseo sexual es una combinación de los efectos fisiológicos y la parte mental. Tiene que ver también con cuán preparada está la mujer para auto estimularse mentalmente y tener intimidad sexual con su pareja. Y, aunque fisiológicamente puede haber un grado de resequedad vaginal, hay formas de tratar eso con cremas y medicamentos”, explica Fernández, quien dice que tiene pacientes de hasta 70 años que disfrutan muy bien de su sexualidad.

Si aun así hay dificultades de índole sexual afectando la calidad de vida y las relaciones sexuales de pareja, es momento de buscar ayuda y consejería.

La sexóloga y educadora expone que se debe tener en cuenta que, con el envejecimiento, ciertas condiciones médicas como diabetes, hipertensión, osteoartritis y el uso de ciertos medicamentos pueden interferir con la sexualidad. Asimismo, destacó otros factores, como fumar, uso de alcohol excesivo, estrés, ansiedad, depresión, experiencias sexuales pasadas negativas y problemas de pareja que pueden afectar negativamente el interés y el apetito sexual.

“Además, se debe atender esa etapa (menopausia) porque hay muchas maneras de volver a restablecer esos niveles hormonales con la ayuda de un profesional de la salud, como puede ser el ginecólogo. Pero hay muchas formas de enfrentarla y todo va a depender de la evaluación que haga el médico”, señala la doctora Fernández, quien cree que, la disminución en el deseo sexual es una causa de preocupación en la medida que cause problemas en la relación de pareja.

Decidir cómo tratar la menopausia se hace de forma individual, dependiendo de los síntomas, antecedentes familiares y de salud de cada mujer, indica la American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). De ahí la importancia de consultar a tu médico sobre su plan para aliviar los síntomas.

Aquí te mencionamos algunas alternativas que puedes discutir con tu médico:

Terapia hormonal

La terapia con estrógeno es la opción de tratamiento más eficaz para aliviar los sofocos menopáusicos. Según publica Mayo Clinic, dependiendo de tus antecedentes médicos personales y familiares, el médico puede recomendarte estrógeno en la dosis más baja y durante el período más corto necesario para aliviar los síntomas. Si todavía tienes útero, necesitarás progestina además de estrógeno. El estrógeno también ayuda a prevenir la disminución de la masa ósea. Pero, ojo, la terapia hormonal durante períodos prolongados puede presentar algunos riesgos cardiovasculares y de cáncer de mama. Además, la combinación del estrógeno y hormonas masculinas conocidas como andrógenos en forma de cremas, parches y geles pueden aumentar la libido en la mujer y evitar la resequedad vaginal.

Implante de hormonas bioidénticas

Se conocen también como “pellets”, una cápsula muy pequeña que se inserta en un área del glúteo, a través de un sencillo procedimiento ambulatorio. Están diseñadas para que el cuerpo las utilice de la misma forma en que utiliza las hormonas generadas por el organismo. Además de trabajar con los problemas sexuales, puede ayudar con otros síntomas, como la pérdida de cabello, reducir la fatiga, disminuir los sofocos, piel menos reseca, disminuir el insomnio, aumentar la memoria, entre otros. Las hormonas se secretan lentamente a lo largo de unos cuatro a cinco meses.

Estrógeno vaginal

Para aliviar la sequedad vaginal, se puede administrar estrógeno directamente en la vagina usando una crema vaginal, un óvulo o un anillo. Este tratamiento libera solo una pequeña cantidad de estrógeno, que absorben los tejidos vaginales. Esto puede ayudar a aliviar la resequedad vaginal, las molestias al tener relaciones sexuales y algunos síntomas urinarios.

Antidepresivos en dosis bajas

Ciertos antidepresivos pueden atenuar los sofocos menopáusicos y puede ser útil para las mujeres que no pueden tomar estrógeno por motivos de salud o que necesitan un antidepresivo para un trastorno del estado de ánimo.

Medicamentos para prevenir o tratar la osteoporosis

Según las necesidades individuales, los médicos pueden recomendar medicamentos para prevenir o tratar la osteoporosis. Hay varios medicamentos disponibles que ayudan a reducir la pérdida de la masa ósea y el riesgo de fracturas. El médico puede recetar suplementos de vitamina D para ayudar a fortalecer los huesos.

“Es importante que ambos en la pareja entiendan que el sexo es mucho más que la penetración. Por ejemplo, los masajes y caricias, la masturbación sola o en pareja y el sexo oral son opciones. Compartir con tu pareja con honestidad sobre lo que les gusta y lo que no también es esencial. El entendimiento ayuda a aliviar los conflictos”, aconseja la sexóloga, tras resaltar la importancia de aprender a separar el estrés de tu vida sexual.

Mejora tu vida sexual

Para mejorar la calidad de tu vida sexual, la American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) tiene estas 5 recomendaciones:

1. Aumentar el deseo: maneja el estrés, resuelve los problemas de pareja y de comunicación. Enfócate en la intimidad. Separa el tiempo para el acto sexual y concéntrate en disfrutarlo.

2. Aumentar la excitación: aumenta el tiempo del juego preparatorio antes del acto sexual. No fumes ni ingieras alcohol en exceso. Usa lubricantes vaginales si sientes resequedad vaginal.

3. Alcanzar el orgasmo: aumenta el estímulo sexual. Puedes intentar juegos y utilizar la fantasía e imaginación.

4. Minimizar el dolor: intenta distintas posiciones y lleva a cabo otras actividades sexuales que no envuelvan la penetración. Usa lubricantes si tienes resequedad vaginal y vacía la vejiga antes del acto sexual. Permite suficiente tiempo para la excitación antes de la penetración. Si la resequedad vaginal no se mejora con lubricantes, visita tu médico ya que existen tratamientos muy efectivos para resolver ese problema.

5. Si no has notado mejoría, visita un profesional de la salud con conocimiento en estos temas como el ginecólogo y un sexólogo. Sé abierta y honesta. Involucra a tu pareja. No hay por qué sentirse avergonzada. Todo tiene solución si se atiende a tiempo.

Algunos síntomas de menopausia

Según Mayo Clinic, en los meses o años conducentes a la menopausia (perimenopausia), es posible que experimentes lo siguiente:

  • Períodos menstruales irregulares
  • Sequedad vaginal
  • Dolor durante el acto sexual
  • Sofocos
  • Escalofríos
  • Infecciones vaginales
  • Sudores nocturnos
  • Problemas de sueño
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Aumento de peso y metabolismo lento
  • Afinamiento del cabello y piel seca
💬Ver comentarios