La chef Rosita Rosado sugiere las típicas fresas con chocolate como el obsequio ideal para San Valentín.

Febrero es por excelencia el mes del amor y el Día de San Valentín, la ocasión perfecta para tener un detalle especial con los que más quieres. No obstante, a veces la víspera del 14 de febrero se convierte en un pequeño dolor de cabeza ante la búsqueda de un regalo original, con presencia, buen gusto… y precio módico.

Ante esta realidad, la chef Rosita Rosado sugiere las típicas fresas con chocolate como el obsequio ideal. “Las puedes hacer desde la comodidad de tu hogar y tu ser querido las recibirá con muchísimo entusiasmo al saber que las hiciste con tus propias manos”, destaca la propietaria de Legado Café y Tisana Bar en Bayamón.

¿Qué necesitarás?

- Fresas frescas

- Chocolate con leche

- Chocolate blanco

- Frutos secos a gusto: almendras, avellanas, coco rallado

Utensilios

- Palos de pinchos

- Manga pastelera

- Recipientes para baño María

- Bandeja

- Papel encerado

Procedimiento

1. Separa cualquier fresa que muestre signos como:

-Blandura

-Áreas de color blanco

-Hojas secas de color marrón

2. Lava las fresas. Enjuágalas en un colador con agua fría. Agita suavemente el colador para limpiar de impurezas todos los lados de las fresas.

3. Sécalas con papel absorbente. Una gota de agua puede volver al chocolate granulado.

4. Ensarta las fresas. Inserta un palo de pincho en la base de cada fresa.

5. Cubre una bandeja con papel encerado. Este evitará que las fresas se peguen cuando se les aplique el chocolate. El papel de aluminio también podría funcionar, pero puede dejar marcas en la fresa con chocolate.

6. Derrite el chocolate utilizando el método baño María. Usa pastillas de chocolate o barras en pedazos. Usa el modo de temperatura más baja posible para así mantener el agua hirviendo a fuego lento.

7. Remoja las fresas. Sostén cada fresa por el palo de pincho. Sumérgelas en el chocolate derretido más o menos hasta las hojas verdes. Cuando las retires, agítalas un poco.

8. Déjalas paradas en una bandeja. Coloca las fresas remojadas boca abajo en la bandeja para hornear cubierta de papel encerado.

9. Decora las fresas. Esparce los frutos secos (a tu gusto). Asimismo, con la manga pastelera, agrega un chorrito de chocolate blanco. Derrite el chocolate blanco de la misma manera que el chocolate con leche.

10. Enfríalas por 15 o 30 minutos. Déjalas que se enfríen hasta que el chocolate se endurezca por completo.

“Para crear una mezcla de sabores diferente puedes añadir canela en polvo al chocolate. Esto le dará un aroma y sabor ‘spicy’”, recomienda la cocinera. “También puedes agregarle un toque de menta”, añadió.

Por último, Rosado dijo que también puedes “inyectarle” licor a las fresas. Sin embargo, debes ser cuidadoso y comerlas o regalarlas rápido porque el alcohol puede fermentar la fruta.


💬Ver 0 comentarios