Los chefs Xavier Pacheco, René Marichal y Raúl Correa esperan abrir su restaurante muy pronto. (Suministrada)

Desde su apertura el 8 de agosto de 2019, el restaurante Bacoa, en Juncos, disfrutó de una gran acogida. Apenas siete meses después, el surgimiento de la pandemia de COVID-19 transformó el panorama de la industria de la gastronomía imponiendo a sus dueños retos que jamás imaginaron.

En medio de la cuarentena y luego de más de 40 días con su negocio cerrado, René Marichal, Raúl Correa y Xavier Pacheco decidieron regresar a la cocina el Día de las Madres con un menú especial. Tras recibir el apoyo de sus clientes los chefs continúan ofreciendo el servicio de "carry out" y entrega en el hogar, con la meta de reabrir lo antes posible poniendo en práctica un protocolo de higiene revisado.

El menú modificado para este periodo de cuarentena consiste en platos favoritos de los comensales que son apropiados para llevar listos al hogar o para terminar de cocinarlos allí. Las opciones incluyen pollo ahumado a la leña, pan foccacia, carne ahumada (se vende por libra para recalentar o hacer en casa), bacalaítos (para freír en el hogar), churrasco al fogón, arroz "Jaquita" (con habichuelas guisadas, jamón, calabaza, sofrito, morcilla y longaniza y carne ahumada), arroz con salmorejo de jueyes, dip de remolacha y calabaza asada, un plato vegano que se prepara con especias, reducción de vinagre y maví, granola semillas y queso hecho con pajuil (cashews), entre otros.

Correa explicó que antes de comenzar a operar parcialmente el equipo hizo una revisión de sus protocolos de higiene para incluir nuevas medidas que reduzcan al máximo el contagio de COVID-19 a los empleados o visitantes. Esto incluye el uso de mascarillas, guantes, lavado de manos más frecuente y estaciones de limpieza, así como la toma de temperatura al equipo y el monitoreo de su condición de salud.

La limpieza en todas las áreas del restaurante y sus alrededores también se ha reforzado.

Con miras a maximizar el buen servicio al momento de recibir a sus clientes, los propietarios de Bacoa volverán a utilizar el sistema de reservaciones, que redundará en una espera mínima y reducirá la cantidad de personas que espera una mesa. Además, ubicarán espacios para comer en los alrededores de la finca, frente al lago, de manera que los grupos puedan sentarse juntos pero manteniendo el distanciamento físico con el resto de los comensales. Otro de los planes del grupo es ampliar el horario que antes se limitaba a los fines de semana, de viernes a domingo.

El chef destacó que para los restaurantes es vital comenzar a recibir público pronto. De lo contrario, muchos tendrán que cerrar al no poder aguantar el impacto económico que la crisis de salud pública ha tenido para el sector.

"Bacoa estuvo en proceso de construcción casi un año y en lo que sacamos permisos, desarrollamos ideas y tuvimos mil retrasos por mil cosas. Por fin abrimos y fue un éxito... nunca paramos. De momento llega esto y fue bien triste... Vamos a ser honestos. Para un restaurante el 'take out' y el delivery son una curita. Si no abrimos pronto y seguimos pagando renta no vamos a poder", explicó Correa.

El restaurante tiene una plantilla de alrededor de 50 empleados y la mayoría han podido regresar a trabajar en su área o están siendo readiestrados para realizar otras labores, por ejemplo, el mantenimiento del huerto del cual obtienen muchos de los ingredientes para cocinar. En la cocina, el límite de cocineros se redujo a tres y mantienen distancia en sus áreas de trabajo.

Correa sostuvo que en esta etapa es importante que se comience a hablar de los protocolos que se le exigirán a los restaurantes para volver a abrir, además de los que hayan establecido por cuenta propia, de manera que tengan tiempo suficiente para prepararse.

El horario de Bacoa para "carry out" y entregas al hogar es de lunes a viernes de 11:30 a.m. a 5:0 p.m.

Todos los cambios y noticias se anuncian a través de las redes sociales del restaurante.


💬Ver 0 comentarios