Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Doreen Colondres (vertical-x1)
Doreen Colondres autora de La cocina no muerde. (Ana María Abruña Reyes)

Cocinar es un placer para muchos. Para otros, puede ser una misión imposible, en especial si la tarea frente a la estufa se realiza tras un intenso día de trabajo o entre peleas con los hijos para que cumplan sus tareas.

Para evitar salir a toda prisa a comprar comida o simplemente calentar alimentos precocinados y procesados, la mejor estrategia es recurrir a la organización y la planificación.

“La excusa más frecuente es el tiempo y luego le sigue el miedo de que no le quede bien. O el no saber comprar en el supermercado. Esas son las tres más famosas pero siempre el tiempo es lo primero. Y le digo a la gente, organízate. En el fin de semana prepara un menú, basado en eso haces tu lista de compras. Si sabes que no vas a tener mucho tiempo (durante la semana) o que vas a llegar cansada y hambrienta, en el fin de semana adelanta un poco de la preparación”, recomienda Doreen Colondres, una boricua que se ha destacado en Estados Unidos por sus segmentos de cocina en Despierta América y otros canales.

“Si vas a meter algo en el horno, déjalo ya en la nevera en el mismo plato del horno con todo listo que cuando llegues del trabajo, sacaste la bandeja, la metiste en el horno y se acabó. O si vas a hacer algo que requiere sofreír algo o un salteado, deja ya en un ‘ziploc’ en la nevera todo picado. Eso te adelanta muchísimo”, explica la también editora de cocina de la revista Siempre Mujer.

Colondres, natural de Río Hondo y residente en Miami hace 15 años, ofrece estos consejos como parte de su visita a la Isla para compartir su primer libro "La cocina no muerde: Un recorrido por nuestras tierras y más de 100 recetas para tu mesa". Además de un paso a paso, incluye estrategias para encontrar el tiempo y la motivación para cocinar, y una guía para comprar en el supermercado.

Enfatiza en la importancia de utilizar ingredientes frescos en vez de enlatados o procesados. Da como ejemplo el clásico puertorriqueño: arroz con cebolla. En vez de utilizar sopa de cebolla condensada -como se hace tradicionalmente- sugiere caramelizar cebolla roja, echarle ajo con un poco de tocineta, y utilizar un caldo de res de buena calidad. “¡Llega a un arroz con cebolla que te quieres comer el caldero entero!” asegura emocionada. 

La boricua, quien ofrece charlas educativas y demostraciones de cocina a pacientes de diabetes, asegura que el truco está también en el balance.

“Sí se puede comer de todo si lo sabemos balancear”, indica. Por ejemplo, ofrece “truquitos” para hacer ciertos platos más livianos, como utilizar leche baja en grasa y aguacate, maíz o zanahoria para espesar una salsa cremosa en vez de mantequilla y crema pesada. Sin embargo, tampoco evita por completo los ingredientes altos en grasa como la tocineta o el chorizo, que utiliza para realzar el gusto en algunos de sus platos.

“No es no usar tocineta en una receta, es la cantidad de tocineta y cuántas veces la vas a usar. No es no comer pasta o no comer arroz, es hacerlo con todos los ingredientes frescos y no comerte el caldero entero. O no comértelo y acostarte a dormir. O no comértelo todos los días. Mi mensaje va por ahí, podemos sí comer de todo pero controlemos las grasas, controlemos lo procesado, todo fresco y sí se puede comer de todo”, exhorta.

Es algo que conoce por experiencia, ya que es una viajera apasionada de la gastronomía y sommelier con cuatro certificaciones. Para crear el recetario, Colondres se inspiró en las culturas de 10 a 12 países que ha visitado y donde ha estudiado las tradiciones culinarias.

En el libro destacan recetas como Sopa de yuca al mojo junto a Sopa de elote, poblano y cilantro, Albóndigas con ají dulce y queso manchego, Chaufa de quinoa con camarones, Fetuccine de tira de asado y malbec, diferentes tipos de ceviche, entre otras.

La también creadora de la página LaCocinaNoMuerde.com explica que, si una persona conoce la historia detrás de la receta y la adapta a su paladar o a los ingredientes disponibles, estará más dispuesta a experimentar en la cocina y probar nuevos sabores. Revela que conoce a mucha gente que no sigue sus recetas al pie de la letra, sino que se inspiran y crean su propia versión.

“No te voy a obligar ni hacerlo a mi estilo, ni a que no puedas hacerla porque no encuentras un ingrediente”, agrega.

Al final de su libro incluye capítulos sobre diferentes versiones de sofrito que ha conocido en sus viajes, una introducción a los vinos y el maridaje, el tequila y el pisco, un recorrido por los diferentes tipos de aceite de oliva y jamones españoles. Cierra con un capítulo dedicado a “enamorar” a los niños de la cocina.

Con este recetario, Colondres alcanza un paso más en su misión de educar sobre la cocina y de esa manera lograr que la gente le pierda el miedo a cocinar. “Es como un cambio de vida. Yo lo vendo como si fuera una campaña de motivación porque es lo que quiero crear en la gente”, culmina.


💬Ver 0 comentarios