Mujer con medidor de glucosa y carita triste (horizontal-x3)
Aunque la relación entre la diabetes y la depresión no se entiende con total claridad, se sabe que la rigurosidad que exige controlar la enfermedad puede causar estrés y generar síntomas de depresión. (Shutterstock)

La combinación de depresión y diabetes puede tener serias consecuencias, según han comprobado los profesionales de la salud. Entre ellas, mencionan un mal control metabólico, dificultades en la adherencia al tratamiento, mayor frecuencia de tentativas de suicidio, mayor duración de los cuadros depresivos y más recaídas.

Según la Asociación Americana de Diabetes, el número personas con diabetes y depresión es más alto que el de la población en general. Además, las mujeres  con la enfermedad corren un riesgo mayor de tener depresión.

De la misma forma, cuando la  diabetes es diagnosticada a temprana edad, lo que implica cambios en la alimentación y hábitos diarios, podría desencadenar síntomas de depresión.  Sobre todo, cuando el niño o adolescente no entiende o no acepta lo que le está pasando y surgen complicaciones, tanto físicas como emocionales. 

En información publicada por la Clínica Mayo, aunque la relación entre la diabetes y la depresión no se entiende con total claridad, se sabe que la rigurosidad que exige controlar la enfermedad puede causar estrés y generar síntomas de depresión.

A su vez, la depresión puede hacer que la persona tome decisiones relacionadas con una forma de vida equivocada, como alimentarse de manera no saludable, hacer menos ejercicios, fumar y aumentar de peso (todos factores de riesgo para la diabetes).

Sin embargo, la buena noticia es que ambas enfermedades pueden tratarse al mismo tiempo. De hecho, controlar eficazmente una, puede influir de forma positiva en la otra. En ese sentido, las investigaciones señalan que para mejorar la calidad de vida de los pacientes diabéticos se debe promover la prevención con un tratamiento psicológico adecuado dirigido a tratar la  depresión y ansiedad. Por eso siempre se recomienda que un profesional de la salud mental, como un psicólogo o psiquiatra, forme parte del equipo multidisciplinario que atienden a los pacientes de diabetes.


💬Ver 0 comentarios